HealthDay News – Las diferencias raciales en las tasas de mortalidad por COVID-19 se explican por determinantes sociales adversos de la salud, incluida la educación y la pobreza, según un estudio publicado el 5 de enero en la Revista de disparidades de salud étnicas y raciales.

Ankur K. Dalsania, de la Facultad de Medicina de Rutgers New Jersey en Newark, y sus colegas utilizaron bases de datos disponibles públicamente sobre las tasas de muerte por COVID-19 hasta el 28 de octubre de 2020, para determinar la asociación entre los determinantes sociales de la salud y la mortalidad por COVID-19.

Los investigadores encontraron que los condados con mayores tasas de mortalidad tenían una mayor proporción de residentes negros y mayores niveles de determinantes sociales adversos de la salud. Por cada aumento de 1 punto porcentual en el porcentaje de residentes negros, el porcentaje de adultos sin seguro, el porcentaje de bajo peso al nacer, el porcentaje de adultos sin diploma de escuela secundaria, la tasa de encarcelamiento y el porcentaje de hogares sin internet en un condado, hubo un aumento en las tasas de mortalidad de COVID-19 de 0,9 a 7,6 por ciento. Las tasas de muerte por COVID-19 aumentaron en un 67.5 por ciento para los condados en el quintil más bajo de privilegios económicos.

"Este estudio demuestra que los determinantes sociales de la salud contribuyen a la mortalidad por COVID-19 para los estadounidenses negros a nivel de condado, lo que destaca la necesidad de políticas de salud pública que aborden las disparidades raciales en los resultados de salud", escriben los autores.

Resumen / Texto completo