SyP Viernes, 24 de Octubre
23 noviembre, 2010 15:52 Imprimir

La elaboración Lacaniana de “La Perversión”: I parte

La pregunta que subsiste es: ¿El Otro- el otro cuerpo- goza? Su respuesta queda en suspenso; si la hubiera, si fuera posible acceder a la experiencia de que el otro cuerpo goza, entonces, podría decirse que en el acto sexual cada cuerpo es la metáfora del goce del cuerpo del otro. Pero este goce queda en suspenso.

Gozar hasta morir...

La elaboración Lacaniana de “La Perversión” como categoría clínica

Párrafos seleccionados  del libro de Mazzuca, R.: Perversión. De la psychopathia sexualis a la subjetividad perversa. Ed. Berggasse 19, Bs. As. 2003

En el seminario 16 presenta la posición del sujeto perverso como la identificación con el objeto a para servir, de esa manera, como instrumento del goce del Otro.

Diagnóstico Diferencial: La Neurosis presenta una clínica de la pregunta. En las psicosis se plantea como una clínica de las respuestas. En el perverso hay una clínica de la demostración.

En las neurosis se constituye un cuerpo vaciado de goce, el goce queda fuera del cuerpo, pero también, fuera del Otro. En el caso de las psicosis, por el contrario, se presenta, o bien una invasión de goce en el cuerpo (esquizofrenia) o bien la identificación del goce en lugar del Otro (paranoia). En síntesis, para el psicótico el goce es un problema, ya sea en el cuerpo, o en el Otro. En el perverso, el goce esta perdido, como en la neurosis, pero hay una voluntad de goce, la orientación hacia la recuperación del goce. A diferencia del psicótico, en el neurótico y el perverso el goce está separado del cuerpo y separado del Otro, pero en este último, esta es la fórmula de lacan, su posición subjetiva está orientada a recuperar ese goce perdido y devolverlo al Otro.

Neurosis, Psicosis, Perversión son estructuras subjetivas. Hombre y Mujer, también. En el entrecruzamiento entre ambas se producen diferencias. El sexo masculino es el sexo débil respecto de la perversión.

La función del fantasma en la neurosis es la de sostener el deseo, en el perverso, voluntad de goce. El neurótico otorga al fantasma el papel de sostener su deseo desfalleciente, porque no dispone de un deseo fuerte o decidido. Definimos las variedades de neurosis por el modo de sostener el deseo: imposible en el obsesivo, insatisfecho en la histeria y prevenido en la fobia. El neurótico no es un hombre de deseo, tiene un deseo débil. El neurótico es más bien cobarde, entonces para sostenerse a nivel del deseo tiene que acentuar su insatisfacción, su imposibilidad. Para ello se sostiene también en su fantasma, para darle alguna consistencia al deseo que en el neurótico no conduce al acto; el cumplimiento del deseo, en su caso, es ilusorio: alucinatorio en el sueño, o fantaseado en otras formación del inconsciente; es decir, sostenido en el fantasma. Mientras que el acto, verdadero cumplimiento del deseo, resulta evadido por el neurótico.

El perverso sabe que la relación sexual no existe, que no hay goce sexual, que el goce sexual es asexual, y sabe cómo obtenerlo: “la instauración del valor de goce a partir de la negativización de un cierto órgano” de ese órgano, decisivo para el acto sexual, entendido en su versión copulante, el perverso pondría en evidencia su carácter accesorio. De allí que el perverso articula el fantasma en relación con el goce del acto sexual, pero justamente refutando este acto.

El perverso es un demostrador. Sabe que la complementariedad hombre-mujer no existe, y que por lo tanto debe ser sustituida por otros recursos de producción de goce. El perverso muestra que no existe una relación de complementariedad y reciprocidad. Poniendo el acento no en la interrogación sino en la demostración, hace evidente que esa complementariedad que no existe es sustituida por otras oposiciones, por otros tipos de complementariedades. En el inconsciente la oposición masculino-femenina no existe y es representada a partir de las oposiciones: activo-pasivo. El perverso demostraría cuales son las oposiciones que se vienen a poner en lugar de esta complementariedad de los sexos que no existe. En el caso de las perversiones que responden al modelo de Leonardo, se sustituye por la complementariedad entre la madre y el hijo. El sujeto se identifica con la madre, y desde allí elige objetos que lo representan a él niño. Otra forma de complementariedad que la perversión muestra tomando el lugar de la relación hombre-mujer, es la relación entre el objeto a y el Otro, demuestra que se sustituye la relación ente hombre y mujer por la dupla objeto-Otro. En esta vertiente nos ubicamos en un segundo grupo de perversiones, las que Freud denomino pares de opuestos.

El neurótico no sabe, duda, sobre todo el obsesivo; en las psicosis es el Otro el que sabe, muchas veces no sabe que sabe, pero sabe que sabe. El perverso, él sabe. Sabe de la castración del Otro, de sus carencias, y sabe también cuales son los objetos y los recursos necesarios para repararla, para colmarla.

Criminal Minds

Las perversiones transitorias tienen todas las características de una perversión, son actos perversos, de duración muy variable, puede ser algo instantáneo, o prolongarse por años. El concepto no se define por su duración. La perversión no está en el neurótico solamente como el revés de su síntoma, como el goce de su síntoma, que siempre es el goce de una pulsión parcial, perversa. O en las fantasías que lo componen. Hay actos perversos en un neurótico.

Ante la experiencia de la castración materna, el fóbico se defiende con su síntoma, el fetichista, en cambio, con el suyo, el objeto fetiche, que reniega de ella. El neurótico esta en posición de angustia frente a la castración del Otro, el fetichista supera su horror con un modo de negación del que obtiene un goce.

La formación del síntoma fóbico constituye la sustitución de una función paterna mal cumplida. Pero el padre de Juanito no era un padre ausente, sino bien presente, tanto, que se ocupaba de Juanito y no de la madre, no cumplía con su función paterna: ocuparse de la satisfacción de la madre para que esta no moleste tanto al niño. El síntoma fóbico, como suplencia de la función paterna fallida en lo real, no implica que no haya significante del nombre del padre en lo simbólico, y constituye el dispositivo de viraje de la posición perversa del primer tiempo del Edipo, a la neurótica. Lacan usa la formula de la fobia como placa giratoria entre perversión y neurosis.

La mesa del Otro

Otra cuestión fundamental, es la creencia del perverso en el goce del Otro. Sabe no solo que ha sido vaciado de goce, sino que no hay seguridad de que ese goce exista. Y aun en ese caso, no hay manera de comprobarlo o de acceder a él. El psicótico tiene una certeza en este punto. Pero en la neurosis y la perversión, el goce del Otro, y del cuerpo del otro, permanecen inciertos. Lacan dice: ese goce queda en suspenso. El perverso, no obstante, tiene fe, cree en su existencia y en la posibilidad de recuperarlo, y se entrega a ese propósito.

“En el acto sexual hay para cada uno de los parteners, cualquiera que fuese, un goce que queda en suspenso, aquel del Otro, y no hay entrecruzamientos. Ese quiasma, que haría de cada uno de los cuerpos la metáfora del goce del cuerpo del otro, queda en suspenso, de manera que no podemos ver allí nada más que un desplazamiento que pone un goce en dependencia del cuerpo del otro.”

La pregunta que subsiste es: ¿El Otro- el otro cuerpo- goza? Su respuesta queda en suspenso; si la hubiera, si fuera posible acceder a la experiencia de que el otro cuerpo goza, entonces, podría decirse que en el acto sexual cada cuerpo es la metáfora del goce del cuerpo del otro. Pero este goce queda en suspenso.

En consecuencia, a pesar de la fe del perverso, ese goce permanece fantasmático; insistimos en que el acto perverso es una escenificación: por más que el deseo se orienta hacia el acto asumiendo la forma de voluntad de goce, es un goce del fantasma. Tanto en neurosis como perversión predomina un goce fantasmático.

SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

Otras Noticias