SyP Martes, 21 de Octubre
25 octubre, 2011 9:55 Imprimir

Cine y Psicoanálisis

A partir de la conjunción entre cine y psicoanálisis se analizan los alcances de la posición inevitablemente voyeurista del espectador cinematográfico y su relación con la crítica feminista. Desde una perspectiva lacaniana se atiende a la función de la imagen tanto en la intrincada relación mirada – productor y espectador, como en la discusión de lo que se conoce como el régimen especular del cine. Tras estas re-visiones teórico-estéticas se abordan -finalmente- las construcciones de las fantasías en el film noir de los 90′.


Esquizia de la mirada y pulsión escópica en Lacan

1.- Lacan y la crítica cinematográfica posfeminista

La teoría cinematográfica, el pensamiento feminista y la teoría lacaniana conforman un tríptico recurrente. La conjunción entre el cine y el psicoanálisis surge como una poderosa forma de crítica ideológica a mediados de la década de 1970 y en la década de 1980. Esta crítica hizo un temprano uso de los conceptos lacanianos del estadio del espejo y de lo imaginario, y de sus desarrollos de sus conceptos freudianos de pulsión y escisión del sujeto. A este respecto ha sido la crítica feminista la que han prestado particular atención a la función de la imagen en relación mirada – productor y espectador.

La crítica de los 70′ articula sus análisis cinematográficos a partir de lecturas e interpretaciones con recurso al nivel inconsciente. En esta crítica el “régimen escópico” del cine conduce a mecanismos de voyeurismofetichismo: el cine deviene una máquina deseante al poner en escena la “pulsión escópica”, que según la lectura Laca consiste en la incorporación de la mirada y la voz en el reconocimiento temprano y concreto de ser reconocido por la madre; en el estadio del espejo de Lacan la madre ya está implicada en la percepción que el niño hace de sí mismo; está presente a sostenerlo. El resultado es una localización del sujeto en el campo del Otro, lo social. A partir de entonces, la pulsión escópica (asociada con el ojo involucra esencialmente la constitución del sujeto en relación con los otros: «en la pulsión, de lo que se trata es de hacerse ver. La actividad de la pulsión se concentra en este hacerse». Así, en el fantasma escópico, el sujeto existe sólo en relación con una mirada imaginaria, la del Otro – en este caso, la madre -.

Con esta noción de la mirada, la crítica cinematográfica adquiere fuerza, pero aún resta una dificultad teórica, en tanto confunden la «visión» con la “mirada”.

2.- Sartre y Lacan; o la esquizia entre la visión y la mirada

El término francés “le regard” sirve para ambas, pero los traductores de Jacques Lacan utilizan “mirada”, mientras que los de Jean-Paul Sartre usan “visión”. En el pensamiento de Sartre, “le regard” (la visión) está del lado del sujeto, en tanto que en los desarrollos más avanzados de Lacan “le regard” (la mirada) está del lado del objeto, en el campo del Otro. Así, debe aclararse que en la discusión de lo que se conoce como el régimen especular del cine, la visión es identificada con la cámara, y la cámara está del lado del sujeto.

Por otra parte, los críticos cinematográficos que se sirven de los desarrollos psicoanalíticos consideran que el espectador de cine es posicionado en un determinado lugar por el aparato cinematográfico, que incluye una sala oscura, imágenes más grandes que las de la vida real proyectadas en lo alto, y métodos clásicos de edición que «suturan» al espectador en la narrativa fílmica, en una analogía con el estadio del espejo de Lacan. La «sutura» es una metáfora tomada de la cirugía, en la que se alude a la unión de dos superficies del cuerpo, especialmente la unión de una herida mediante puntos. Según Metz, la identificación primaria es con la propia actividad de ver del espectador, no con las personas que aparecen en la pantalla. El significante cinematográfico construye para el espectador una relación fetichística con el cuadro, los personajes, la historia e incluso con la institución cinematográfica misma. Puesto que en el cine clásico de Hollywood la cámara generalmente es controlada por un director hombre, la percepción del espectador está ligada a la orquestación de la visión masculina, esto conduce a un punto de intervención con las feministas.

Cuando el falo pierde su poder

3.- Un regard oblique

Un regard oblique [“Una mirada oblicua”, 1948] la fotografía de Robert Doisneau ilustra la dimensión política que puede revestir la mirada en una cultura patriarcal. Un respetable matrimonio de clase media se detiene ante el escaparate de una galería de arte: la mujer comenta con su marido los pormenores de un lienzo, del que tan sólo podemos percibir la parte posterior; pero el hombre, poco atento a las observaciones de su esposa, desvía subrepticiamente la mirada hacia el retrato de una mujer desnuda que cuelga en la pared opuesta.

El personaje masculino no se halla en una posición central, sino que ocupa un lugar marginal en el extremo derecho de la imagen. Sin embargo, es su mirada a que estructura todo el argumento narrativo de la misma. No es que su mujer no mire: ésta mira, de hecho, con intensidad, pero el objeto de su interés permanece oculto a los ojos del espectador. La mirada femenina se define así como vacía, atrapada entre dos polos que trazan el eje masculino de la visión. En efecto, el objeto de la mirada del varón sí que se halla claramente subrayado: la presencia del desnudo femenino, plenamente visible, hace que nos identifiquemos inmediatamente, en tanto que espectadores, con la mirada masculina. La mujer queda al margen de un triángulo imaginario de complicidades que se teje entre el cuadro, el hombre y el espectador. De este modo, el placer que experimenta este último se produce a través de una negación de la mirada de la mujer, que no está ahí sino como blanco de una broma sexual construida a sus expensas. En tono jocoso, la fotografía de Doisneau refleja de una forma sorprendente lo que algunas autoras feministas han llamado «la política sexual de la mirada» [the sexual politics of looking].

Traducción: "Quien tiene una para meterla"

4.- Laura Mulvey: Placer visual y narrativa fílmica

La crítica cinematográfica emergió en todo su esplendor con la aparición del ampliamente citado ensayo de Laura Mulvey que inauguró una fuerte investigación en cuestiones ligadas a la representación. Este ensayo titulado «Visual Pleasure and narrative Cinema» [«Placer visual y cine narrativo» publicado en 1975 en la revista británica Screen, es uno de los textos que más ha contribuido a analizar este componente político de la mirada. Convertido en una referencia ineludible en la teoría fílmica, el texto de Mulvey utiliza el psicoanálisis como una herramienta para indagar en una doble dirección. Por una parte, intenta desentrañar el rol que se les atribuye a las mujeres como espectadoras en el aparato cinematográfico. Por otra, se interesa por estudiar cómo aparece representada la mujer en el cine - sobre todo, en su formulación canónica, en el llamado cine clásico de Hollywood de las décadas de 1930 y 1950-.

Para cumplir con este objetivo, Mulvey parte de una pregunta básica: ¿qué tipo de placer proporciona el cine? En primer lugar, la autora sugiere un disfrute ligado a la escopofilia o al placer de mirar. En Tres Ensayos sobre una teoría sexual, Freud identifica la escopofilia como uno de los componentes de la sexualidad infantil, destacando las actividades voyeurísticas de los niños, su deseo manifiesto de indagar en lo prohibido (los genitales, las funciones corporales, la presencia o ausencia de pene, el acto sexual entre los padres...). Las convenciones ilusionistas del cine clásico - que recrean un mundo cerrado en sí mismo que parece desplegarse mágicamente ante nosotros, indiferente a nuestra presencia - provocan en el espectador la fantasía voyeurística de estar observando la vida privada de una serie de personajes que permanecen totalmente ajenos a la existencia de su mirada. Las condiciones habituales de exhibición (el contraste extremo entre la oscuridad de las butacas, que aísla a los espectadores unos de otros, y el brillo parpadeante de la pantalla) acentúan esa ilusión placentera de contemplación secreta.

¿Qué función desempeña la diferencia sexual en la economía del placer dentro del cine clásico? Según la autora, el placer de mirar se halla dividido en dos polos: un polo activo/masculino y un polo pasivo/femenino. Mulvey sostenía que la visión está vinculada con el descubrimiento de la diferencia sexual, la falta de pene en la mujer; de allí que varias imágenes glamorosas de mujeres estuvieron destinadas a llenar esa falta, a tal punto que la mujer se convierte en el sustituto del falo imaginario, provocando y satisfaciendo los deseos voyeuristasfetichistas de los espectadores hombres. Como señala la autora, ello hace del hombre el portador activo de la visión, y de la mujer, su objeto pasivo.6

Así, las mujeres, codificadas para causar un fuerte impacto visual y erótico, cumplen fundamentalmente el papel de «espectáculo», de objetos para-ser-mirados. Esta cualidad de «ser-mirada-idad» (to-be-looked-at-ness) del personaje femenino es tan marcada que la irrupción de su imagen en la pantalla llega a veces a interrumpir el desarrollo de la línea argumental, congelando el flujo de la acción en momentos de contemplación erótica. El hombre, en cambio, ejercería una función netamente narrativa: es él quien actúa como soporte activo de la historia, controlando los acontecimientos, haciendo que las cosas sucedan, mientras que la mujer es una presencia pasiva, un mero icono; él hace avanzar la diégesis, ella simplemente se muestra. Se explicaría así que el espectador tienda a elegir al héroe como objeto de identificación y a la heroína como objeto de goce.

El texto de Mulvey insiste, pues, en el papel de espectáculo que cumple la mujer en el cine clásico. Sin embargo, como ella misma se encarga de remarcar, la aparición de la figura femenina plantea en términos psicoanalíticos, un problema aún más complejo: su carencia a la castración provoca ese miedo que, según Freud, se oculta en el inconsciente masculino. De este modo, si por un lado la mujer constituye una imagen fascinante, una ocasión de goce visual, por el otro representa una presencia amenazante, una fuente de ansiedad ¿De qué opciones dispone el cine para enfrentarse a la amenaza de castración? La primera de ellas es, según la autora, la del sadismo - tan frecuente en el llamado film noir [cine negro] – probar la «culpa» (asociada con la castración) del personaje femenino, subyugándolo mediante el castigo o el perdón. Es la vía que suele adoptar Hitchcock. Buen ejemplo de ello - afirma Mulvey- es el voyeurismo sádico de Scottie, el protagonista de Vértigo:

“El voyeurismo de Scottie es evidente: se enamora de una mujer a la que sigue y espía sin hablarle. Su lado sádico es igualmente evidente: ha elegido (y lo ha hecho libremente, pues había sido un abogado de éxito) ser policía, con lo que esto supone de posibilitar seguimientos e investigaciones. (…) La curiosidad de Scottie vence en toda línea y Judy es castigada.”7

El segundo camino que puede emprender el inconsciente masculino – según Mulvey – es el del fetichismo. Esto es, la negación de la amenaza de castración mediante la transformación de la figura femenina (la “estrella”) en un fetiche, en un objeto despojado de toda connotación de peligro. Es la opción que elige, por ejemplo, Sternberg:

“Mientras Hitchcock se adentra en el lado del investigador del voyeurismo, Stenberg produce el fetiche final. (…) La belleza de la mujer como objeto y el espacio de la pantalla se funden; aquélla no es ya la portadora de la culpa sino un producto perfecto, cuyo cuerpo, estilizado y fragmentado por los primeros planos, se convierte en el contenido del film y en el destinatario directo de la mirada del espectador. Sternberg combate la ilusión de la profundidad de la imagen; su pantalla tiende a ser unidimensional, pues sombras, encajes, follaje, veladuras, serpentinas, etc., reducen el campo visual.”

5.- De la representación imaginaria, a la dialéctica entre “el ojo” y “la mirada”.

Un corolario importante de este análisis que Mulvey plantea en torno al espectador suturado en el filme desde una posición inevitablemente voyeurista, es que el placer es teorizado como un término negativo, una marca del pacto del espectador con un sistema sexual opresivo. Con la aparición del ensayo de Mulvey, el cine se convirtió en un arma feminista por excelencia, hasta el punto de que «el feminismo y el psicoanálisis se convirtieron en herramientas de un acto absorbente de desciframiento para la teoría de Mulvey y para su descubrimiento del «espectador activo», que apuntaba a poner al descubierto “el inconsciente social regido por el patriarcado».

Sin embargo, hacia fines de la década del 80, surgió una crítica lacaniana al uso que Metz y Mulvey hicieron de Lacan en sus análisis. Según esta crítica, aquellos análisis estaban basados en una concepción equivocada de la mirada, pues presentaban al sujeto demasiado determinado por la imagen de la pantalla. Se llegó a la decisiva conclusión de que no es lo mismo concebir la pantalla como un espejo (concepción derivada del estadio del espejo de Lacan) o el espejo como una pantalla (concepción que debería derivarse de una correcta comprensión de la mirada lacaniana). Este problema se debe a que la mirada lacaniana ha sido confundida con la «mirada panóptica» analizada por Michel Foucault, que define la perfecta visibilidad de la mujer bajo el patriarcado y de «absolutamente cualquier sujeto». El aparato panóptico del siglo XIX niega la existencia de lo que queda por fuera de lo visible y lo conocido. Esto no significa que ese aparato ignore el hecho de que los sujetos individuales están en conflicto respecto de lo que constituye el saber, sino que supone que como resultado de esos conflictos puede llegarse a un saber totalizado, completamente definido. El sistema lacaniano, por el contrario, muestra que lo que se produce por acción del sistema simbólico nunca puede ser determinado. Aquí el conflicto no se refiere a aquel que se produce entre dos posiciones diferentes, sino al hecho de que ninguna de ellas surge de una identidad segura, que no puede llegarse a un conocimiento definitivo,

Este nuevo punto de vista del cine fue radical, a tal punto que rechazó una teoría de la representación basada en una realidad que supuestamente ya estaba allí antes de los discursos que ayudan a construirla, y también a construir al sujeto espectador.

La teoría cinematográfica posfeminista pasó de la teorización de Metz del significante cinematográfico como imaginario a la teorización de Lacan de una dialéctica entre «el ojo» y «la mirada». En su teoría, el ojo no es meramente un órgano de la percepción, sino también un órgano de placer. Hay una dialéctica del ojo y la mirada – «el ojo» como capturado en el orden simbólico y «la mirada» como buscando la satisfacción de una fantasía narcisista – puesto que todos los objetos, sujetos a la pulsión escópica, participan en el conflicto entre la fantasía imaginaria y las exigencias de lo simbólico, el deseo del Otro. El sujeto hablante nunca puede quedar completamente atrapado en lo imaginario, como sostenía la antigua teoría feminista. No puede suponerse que el proceso que produce la operación ideológica de constitución del sujeto trabaje sin error.

Para Lacan, en cambio, el desconocimiento es inseparable de proceso de constitución mismo, ya que el sujeto nunca puede localizarse en el punto de la mirada. El campo visual deja de ser un espejo y se convierte en una pantalla. Por lo tanto, es teóricamente incorrecto concentrarse en las identificaciones imaginarias del espectador cuando la emergencia de la alteridad perturba la distinción entre el objeto y el sujeto, «entre lo que veo» y lo que «soy». La anterior teoría cinematográfica consideraba la identificación como un reconocimiento, y de ese modo dejaba de lado la invasión de la otredad. La ilusión cinematográfica no es fantasmagoría carente de significado. Lo real lacaniano es «imposible» desde el punto de vista de lo imaginario que la ideología tiene bajo su control, pero su existencia se hace sentir como terroríficamente otra, en razón de su ausencia del mundo ilusorio del espectador. Por lo tanto, la tela en la que se proyecta el filme, en lugar de ser un mero espejo para el narcisismo del sujeto, se vuelve una pantalla, un elemento otro, opaco, que alcanza y suscita la mirada del sujeto.

La obra de Magritte «Relaciones Peligrosas» puede utilizarse como una metáfora en este sentido. En el cuadro, una mujer desnuda se esconde detrás de un espejo. Pero el espejo, utilizado así como una pantalla, delata su deseo de ser vista, puesto que en el espejo vemos la espalda de la mujer desnuda. Ella se esconde – a través de la mascarada – como femenina mientras desea ser vista como el falo. Solicita la mirada mediante una afectación de modestia, pero la pantalla-espejo no solo no oculta sino que revela lo que no debería: que en su mascarada femenina ella es fálica.

Una primera asociación que surge en este punto consiste en que la pornografía constituiría el género que se supone “revela todo lo que hay allí para revelar”, que lo registra “todo” con una cámara directa y lo ofrece a nuestra vista. Sin embargo, “es precisamente en el cine pornográfico donde la «sustancia del goce» percibida por la visión desde afuera está radicalmente perdida. Retomemos la relación antinómica de la mirada y la visión como la articula Lacan. La visión, es decir el ojo que ve el objeto, está del lado del sujeto, mientras que la mirada está del lado del objeto. Cuando miro un objeto, el objeto está siempre mirándome de antemano, y desde un punto en el cual yo no puedo verlo.

Esta antinomia visión-mirada se pierde en la pornografía, precisamente porque la pornografía es intrínsecamente perversa; su carácter perverso no reside en que llega al final y nos muestra todos los detalles obscenos; sino que el espectador es forzado a priori a ocupar una posición perversa. “Contrariamente al lugar común de que en la pornografía el otro (la persona mostrada en la pantalla) es degradado a la condición de un objeto de nuestro placer voyeurista, debemos subrayar que es en si el espectador el que ocupa la posición del objeto: los sujetos reales son los actores de la pantalla que tratan de excitarnos sexualmente, mientras que nosotros, los espectadores, somos reducidos a la condición de mirada-objeto paralizada.”

6.- La re-construcción de la fantasía en el film noir de los 90

En concordancia con estas re-visiones teóricas, la crítica cinematográfica feminista de la década de 1990 abandonó el interés central por los mecanismos del fetichismo y el voyeurismo, y se volcó a las construcciones de las fantasías y a lo que implica mantener la dialéctica del sujeto y del Otro constantemente a la vista. Uno de los desarrollos más impactantes en este punto fue el abordaje del film noir, un tipo de cine hollywoodense de las décadas de 1940 y 1950, convertido retrospectivamente en un género.

Hay dos aspectos de este género que, en conjunto, justifican el interés de las feministas. Uno atañe a sus dispositivos formales, y el otro, a su escenario. Los dispositivos formales articulan los enigmas propuestos por el escenario, un estilo visual en claroscuro de luz blanca y sombra negras en un escenario urbano define el tono de duplicidad de la acción, cuyo motor es la femme fatale.

¿Cómo posiciona el film noir al espectador y qué fantasías debe ofrecer a través de sus dispositivos, su argumento y sus personajes? Por un lado, este cine se presenta como un género masculino. Un héroe lucha contra otro hombre para tratar de vencer la alienación dentro de un sistema corrupto, inducido por una pérfida mujer: «el poder atribuido a la mujer fatal es una función de los temores ligados a las nociones de pulsiones indomeñables, el desvanecimiento de la subjetividad y la pérdida del control consciente». De esta manera, un modo de ver el film noir es considerar la destrucción de la mujer por acción del argumento o del héroe como venganza por haber despertado su deseo pasivo, por haberlo cautivado con la promesa del amor, por haberlo hecho caer en la trampa de su peligrosa sexualidad. Pero, por otro lado, las mujeres asumen roles activos en estos filmes, aún y especialmente cuando su deseo es siniestro y finalmente son castigadas. Y puesto que la fantasía de la mujer promiscua se inscribe en el escenario edípico, los placeres de lo prohibido son compartidos tanto por los sujetos masculinos como por los femeninos.

Esto, entonces, contradice el argumento clásico de Mulvey de que en la cinematografía patriarcal el placer está invariablemente dominado por la visión del hombre; también está gobernado por la fantasía inconsciente de la mujer que participa de lo prohibido. Pues lo que hace evidente en el film noir es que el deseo activo de la femme fatale se manifiesta en sus esfuerzos por atraer al hombre a su circuito. El film noir ejemplifica así el problema de la mascarada, por cuanto la mujer como objeto del fantasma recurre a sus atributos fálicos para hacerse deseable. Pero esta identificación también puede ser un lugar activo ofrecido a la espectadora mujer, quien puede disfrutarlo deconstructivamente.

Lic. Rosa Aksenchuk - Universidad de Buenos Aires
SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

21 septiembre, 2011 11:10

¿Como armar una Biblioteca Perversa?

30 julio, 2011 16:57

Complejo de Edipo, Reflexiones

29 julio, 2011 14:09

Epidemiología y Psicoanálisis

Otras Noticias

  • EsquizofreniaParanoiaPsicosisPsyko PatologiasToxicomanía Adicciones Graves. Aspectos esquizoides y depresivos

    Adicciones Graves. Aspectos esquizoides y depresivos

    El habito de drogarse en compañía de otros, fusionándose en un todo, como en un frustrado banquete totémico. No llegaron a reconocer al padre como tal, ni a rivalizar ni a matarlo, tampoco pudieron comerlo…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoMelancoliaPerversiónPsicoanálisisPsyko Patologias Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XV parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XV parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. XIII. La vida erótica de los sexos El amor es oblativo, sacrificial. El amor no está interesado por los objetos que el otro pueda dar. El amor se abastece de nada. Entonces ciertos pacientes nos enseñan que hay una escisión entre la tendencia amorosa y la tendencia del deseo. Los analistas han de tener en cuenta que el amor, en tanto oblativo, sacrificial, está preparado … [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsyko Patologias Anorexia-Bulimia: Parte III

    Anorexia-Bulimia: Parte III

    La anorexia-bulimia ponen en causa el vacio (como un estomago recipiente a llenar o vaciar) pero no todavía el vacio como causa, como valor de falta. Es entonces el vacio, el fundamento del objeto y no el objeto que constituye el vacio. El vacio constituirá el fundamento del deseo del sujeto, la causa del deseo del sujeto…. [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo Fenomenología Morbida: Empatía y Perversión

    Fenomenología Morbida: Empatía y Perversión

    Mesa del Congreso AAP octubre 2008. La empatía en el psicópata, el perverso y el neurótico Empatía y perversión Juan José Ipar Es un mito urbano muy extendido creer que los gay siempre saben si otro hombre es también gay o no, como si pudiesen meterse en la piel del otro y expedirse sobre tan interesante dato. El ojo de la loca no se equivoca. Estaríamos frente a un procedimiento o habilidad que bien puede relacionarse con los fenómenos empáticos. … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Aparato Psíquico y Adolescencia

    Aparato Psíquico y Adolescencia

    Uno de los procesos más difíciles de la adolescencia es la desidealización de los padres. En la medida en que esto va ocurriendo, va quedando vacancia para aquello que el sujeto aspira. Este vacío es llenado por nuevas figuras de identificación, como ser un líder juvenil, un hermano mayor, un maestro, un par, etc…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XVII parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XVII parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. XVI. El narcisismo y la pulsión El concepto de narcisismo se analiza en la teoría psicoanalítica en relación con otros dos conceptos básicos. Uno, el concepto de falo; otro, el de agresividad. Cada uno de esos conceptos se podría decir que abre vertientes conceptuales o campos teóricos. Una primera vertiente es la relación entre el narcisismo y el falo. Por este lado, el narcisismo se … [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo Psicología Gore: Un caso Clínico Paradigmático (II parte)

    Psicología Gore: Un caso Clínico Paradigmático (II parte)

    La ética de Montesinos Para construir hipótesis factibles en la explicación dinámica y estructural inconsciente de Montesinos, requerimos primero exponer algunos parámetros en la teoría psicoanalítica sobre las perversiones, aunque ello nos demande más espacio que el esperado destinado a nuestro desarrollo final. Es ya un hecho corrientemente aceptado en Occidente la existencia de la actividad sexual infantil. Para Freud, la sexualidad infantil de la cual deriva la adulta definitiva es polimorfa y perversa. El cuerpo infantil es inicialmente cargado … [SEGUIR LEYENDO]

  • MelancoliaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias Duelo y Melancolía

    Duelo y Melancolía

    CLINICA PSICOANALÍTICA DE LA MELANCOLÍA Roberto Mazzuca En esta mesa que se caracteriza por el hecho de reunir aportes de la biología, la psiquiatría y el psicoanálisis, modalidad concebida y sostenida a lo largo de varios congresos por su coordinador, el Dr. Hugo Marietán, me corresponde esta vez presentar la perspectiva psicoanalítica en el abordaje de la melancolía. Lo haré en dos pasos, el primero, teórico, el segundo, clínico. Es decir que, en primer lugar, intentaré reunir sintéticamente los principales … [SEGUIR LEYENDO]

  • SistémicaTerapias "Psi" Terapia Sistémica Individual (I parte)

    Terapia Sistémica Individual (I parte)

    Boscolo L, Bertando P.: “Terapia sistémica individual”. Capítulo 3 de la primera parte “El proceso terapéutico”. Amorrortu editores. 2000. El diálogo Como se mencionó en el capítulo 1, con el desarrollo de la narrativa y del construccionismo social en estos últimos años, se ha difundido el uso del término “conversación” para definir el complejo de los intercambios lingüísticos entre el terapeuta y el cliente. La mayor parte de los autores que adhieren a estas ideas atribuyen los efectos de la … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis

    Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

    Myle Cirus, Traducida al español como Mariela Claudia Cirus, oriunda de Glew, provincia de Buenos Aires. Tuvo más de un problema psiquiatrico en su trayectoria como estrella del pop & rock generación 2000 / 2014 y el ciberespacio no refugia a El Olvido…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Pulsion y Deseo en la obra de Freud: I parte

    Pulsion y Deseo en la obra de Freud: I parte

    PULSIÓN Y DESEO EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia Dictada el 3 de octubre de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Lo que vamos a intentar hacer hoy, es un recorrido tanto del concepto de Deseo cómo del concepto de Pulsión. El concepto de deseo es anterior al de pulsión. Sin embargo vamos a ir viendo que están íntimamente relacionados. ¿Dónde es el primer lugar dónde Freud habla del deseo?: en La Interpretación de los Sueños. (1900) No hay … [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria Anorexia-Bulimia: Parte V

    Anorexia-Bulimia: Parte V

    Se come para vomitar. El vomito es funcional a la repetición continua de la serie de las comilonas, porque vaciando el cuerpo del goce lo prepara a un nuevo exceso. No vomita para continuar comiendo sino que para continuar vomitando es que come. El vomito muestra el goce especial del vacío, junto a la inconsistencia del objeto-comida…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis

    Reparaciones sinthomáticas y no sinthomáticas

    El sinthome es exactamente una cuarta consistencia que anuda a los tres registros una vez que Lacan propone al cuarto nudo como irreductible. Justamente su condición de cuarto nudo, de cuarto anillo que enlaza a los tres restantes, es aquello que distingue al sinthome de la letra de goce del síntoma, toda vez que esta, como hemos visto, no es un cuarto nudo sino, en cambio apertura de lo simbólico sobre lo real: no una cuarta cuerda, sino un avance de un registro sobre otro…entre simbólico y real…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" Las Psicoterapias de Freud

    Las Psicoterapias de Freud

    Alexander, Franz y French, Thomas: “La evolución de la terapéutica psicoanalítica”, cap. 2 de Terapéutica psicoanalítica. Buenos Aires, Paidos, 1965. Apuntes del Texto: El primer método de psicoterapia desarrollado por Freud en colaboración con Breuer, fue la hipnosis catártica. Como su mismo nombre lo indica, se la consideraba también como una dramática representación en un acto, en la cual el paciente se desembarazaba de un cuerpo extraño espiritual – sus recuerdos traumáticos y sus afectos contenidos. En la hipnosis, el … [SEGUIR LEYENDO]

  • NeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko PatologiasTerapias "Psi"Trastornos Narcisistas No Psicoticos Neurosis Narcisistas y Neurosis de Transferencia

    Neurosis Narcisistas y Neurosis de Transferencia

    Avenburg, R.; Vigencia teórica y clínica del concepto de neurosis, en Revista de psicoanálisis de APDEBA, vol XV, nº 3, 1993. Apuntes del texto: Me voy a centrar en el concepto de neurosis tal como fue encarado por Freud: aunque su punto de partida fue la histeria, el descubrimiento del mecanismo de la defensa hace que incluya, bajo el termino neuropsicosis de defensa junto a la histeria también a la neurosis obsesiva, a la confusión aguda alucinatoria y algunos casos … [SEGUIR LEYENDO]

  • SistémicaTerapias "Psi" Terapia Sistémica Individual (II parte)

    Terapia Sistémica Individual (II parte)

    Boscolo L, Bertando P.: “Terapia sistémica individual”. Capítulo 3 de la primera parte “El proceso terapéutico”. Amorrortu editores. 2000. Preguntas circulares El concepto de “preguntas circulares” se ha confundido a menudo con el concepto de circularidad antes expuesto. Las preguntas circulares fueron inicialmente definidas de este modo porque, en el contexto de la terapia familiar, el terapeuta hacia preguntas por turno a los diferentes miembros de la familia sobre las conductas de dos o más de los otros miembros. De … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (II parte)

    Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (II parte)

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Introducción de la Trenza. Fabián Schejtman. Palabra de la trenza Para indicar entre que cuerdas de la trenza acontece el cruce se agrega un subíndice a la letra griega sigma. Si el cruce se da entre la primera y la segunda cuerdas anotamos subíndice 1, si ocurre entre la segunda y la tercera escribimos subíndice 2, y así sucesivamente. Cuando el segundo … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La trama del Síntoma y el Inconsciente: II parte

    La trama del Síntoma y el Inconsciente: II parte

    Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As. “En los sueños las imágenes figuran las impresiones que pensamos que causan; no sentimos horror porque nos oprime una esfinge, soñamos una esfinge para explicar el horror que sentimos” J. L. Borges, Ragnarok. VEO VEO … QUE VES? Márgenes de lo Interpretable: Siendo que el inconsciente “procede mediante la interpretación” y el sueño, su producto, lo es ya en sí mismo de pleno derecho, aun sin … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko Patologias Mas allá del Principio de Placer (VI parte)

    Mas allá del Principio de Placer (VI parte)

    Osvaldo Umérez: “La compulsión a la repetición en Lacan. Seminarios II y XI” en Puntuaciones Freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992.   Resumen: Lagache distingue un concepto que va a llamar “repetición de la necesidad”, de otro que es la “necesidad de repetición”. Es decir que distingue lo que sería la repetición de la necesidad al servicio del principio del placer, de lo que … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La Angustia en la obra de Freud: IX parte

    La Angustia en la obra de Freud: IX parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Decíamos entonces, que el niño se da cuenta de su necesidad antes de alcanzar el umbral traumático, y emítela señal de angustia antes de que se presente la situación económica temida. El paso siguiente, dice Freud, ya es la fase fálica, es cierto que se saltea deliberadamente la fase anal, y nosotros vamos a seguir a Freud en esto, … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía Toxicomania y Psicoanálisis

    Toxicomania y Psicoanálisis

    Las propiedades farmacodinamicas no son condición suficiente pero sin duda necesaria para que exista toxicómano. Esa entrada en la toxicómana es el resultado de un encuentro entre la negación de la falta de objeto con la contingencia de ese real químico (flash-viaje-trance místico trascendental) que la droga provee. No es un objeto a través del cual la pulsión se satisface, es el objeto donde la satisfacción se produce, por eso es exclusivo y necesario…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía Elaboración de la Toxicomanía

    Elaboración de la Toxicomanía

    Con la droga se genera un círculo vicioso. Calma la tensión momentáneamente, negando las exigencias de la realidad, evita la angustia, pero el depender de la sustancia lo somete a esa realidad, pasa a ser un esclavo de aquello que pretendió dominar. Progresivamente en su dependencia la ausencia de droga se vive en sí misma como desorganizante y angustiosa con lo cual se refuerza, vía la abstinencia y la tolerancia, la dependencia física y psíquica…. [SEGUIR LEYENDO]

  • DSM-IVEsquizofreniaPsicosisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos Generalizados del Desarrollo Esquizofrenia de comienzo en la infancia

    Esquizofrenia de comienzo en la infancia

    Kaplan, H; Sadock, B: “Sinopsis de psiquiatría. Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica”, Caps. de Psiquiatría infantil: 49 (Esquizofrenia de inicio en la infancia) Octava Edición, Editorial Panamericana. ESQUIZOFRENIA DE COMIENZO EN LA INFANCIA Según el DSM-IV el inicio de la esquizofrenia se produce habitualmente entre los últimos años de la adolescencia y la mitad de los treinta, pero este trastorno puede aparecer tan precozmente como los cinco o seis años. Aunque las características son las mismas para niños que … [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaFobiaHisteriaHisteria de AngustiaMelancoliaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias La clinica de los nudos en las Neurosis y las Psicosis

    La clinica de los nudos en las Neurosis y las Psicosis

    La cadena neurótica…y el sinthomanalista Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Síntoma y Sinthome (Fabián Schejtman) La realidad psíquica, el complejo de Edipo, o el nombre del padre, tienen función de sinthome en una posible cadena neurótica. Encadenan a los tres registros que, sin ese cuarto elemento suplementario, se desenlazarían. Los dos lapsus que dejan a los tres registros sueltos se localizan en el nudo como fallos basales en … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsicosis

    El caso Schreber 2.0

    Freud tuvo a Schreber, Lacan tuvo a Joyce y en la actualidad nos servimos de ella, de Barbara Leja, una mujer que viajo lejos para encontrarse con el nombre del padre (Ricardo). … [SEGUIR LEYENDO]