SyP Sabado, 19 de Abril
26 julio, 2011 1:21 Imprimir

Las Psicosis en Diván (II parte)

Schreber inventa y sustenta, por su sola decisión, un “orden del universo” curativo de los desordenes del goce cuya experiencia él padece; y, donde el Nombre-del-padre forcluido no promueve la significación fálica, aparece una significación de suplencia: ser la mujer de Dios, con la ventaja de que el goce desde ahora consentido se localiza sobre la imagen del cuerpo.

 

El trabajo de la psicosis

Párrafos extraídos del libro de Colette Soler: “Estudios sobre las psicosis”. Caps.: “El trabajo de la psicosis”. Ediciones Manantial – 1989.

Freud, al descifrar a Schreber, reconoció en el delirio una tentativa de curación que nosotros confundimos –dice- con la enfermedad. De ahí la necesidad de distinguir, en el propio seno de la psicosis, entre los fenómenos primarios de la enfermedad y las elaboraciones que se les añaden, y mediante las cuales el sujeto responde a esos fenómenos que padece.

Decir “trabajo de la psicosis” como se dice “trabajo de la transferencia” en el caso de la neurosis, implica también marcar una diferencia fundamental entre neurosis y psicosis. Esta diferencia es la consecuencia de otra: entre la represión, mecanismo de lenguaje que Freud reconoció en el fundamento del síntoma neurótico, y la forclusion, promovida por Lacan como la causa significantes de la psicosis. Mientras que el trabajo de la transferencia supone el vínculo libidinal con Otro hecho objeto, en el trabajo del delirio es el propio sujeto quien toma a su cargo, solitariamente, no el retorno de lo reprimido sino los “retornos en lo real” que lo abruman. Mientras que no hay autoanálisis del neurótico, el delirio si es una autoelaboración en la que se manifiesta con toda claridad lo que Lacan denomina “eficacia del sujeto”. El delirio no es, evidentemente, su única manifestación: que se hable de prepsicosis antes del desencadenamiento y de eventuales estabilizaciones después, indica suficientemente que la forclusion es susceptible de ser compensada en sus efectos, con formas que no se reducen exclusivamente a la elaboración delirante.

El problema para el psicoanalista es saber si este trabajo de la psicosis puede insertarse en el discurso analítico; y, en caso afirmativo, como. Para ser más precisos: ¿puede tener el acto analítico incidencia causal sobre el autotratamiento de lo real, como la hay en el trabajo de la transferencia? ¿Hay al menos una simpatía entre la ética del bien decir, y la ética del sujeto psicótico?

Primero necesito marcar la frontera entre la enfermedad propiamente dicha y las tentativas de solución, entre el psicótico “mártir del inconsciente”, como dice Lacan, y el psicótico eventualmente trabajador. Llamarlo “mártir del inconsciente” es otra manera de designar el retorno en lo real de lo que fue forcluido de lo simbólico y que se impone al sujeto, para su tormento y perplejidad, en fenómenos que los psiquiatras clásicos ya solían reconocer aunque sin comprender su estructura.

El hecho de que Lacan planteara, con la noción de forclusion, la causalidad significante de la psicosis no impide que la psicosis siga siendo para nosotros lo que era ya para Freud: una enfermedad de la libido.

Entretengo a tus hijos

Desde ese momento, el trabajo de la psicosis será siempre para el sujeto una manera de tratar los retornos en lo real, de operar conversiones; manera que civiliza al goce haciéndolo soportable. Así como podemos realizar la clínica diferencial de los retornos en lo real según que se trata de paranoia, esquizofrenia o manía, podemos diferenciar también las mencionadas soluciones.

Las mejor observables son las que echan mano a un simbólico de suplencia consistente en construir una ficción, distinta de la ficción edipica, y en conducirla hasta un punto de estabilización; obtenido este mediante lo que Lacan considero en una época como una metáfora de suplencia: la metáfora delirante.

¿Qué hace Schreber sino construir una versión de la pareja original, distinta de la versión paterna y en la que el goce en exceso encuentra un sentido y una legitimación en el fantasma de procreación de una humanidad futura? Schreber inventa y sustenta, por su sola decisión, un “orden del universo” curativo de los desordenes del goce cuya experiencia él padece; y, donde el Nombre-del-padre forcluido no promueve la significación fálica, aparece una significación de suplencia: ser la mujer de Dios, con la ventaja de que el goce desde ahora consentido se localiza sobre la imagen del cuerpo, y con la diferencia de que la significación de castración de goce queda excluida en beneficio de un goce de la relación con Dios, marchando a la infinitud. Única restricción; esa infinitud no es actualizada –no todavía- sino aplazada al infinito.

En muchos casos funciona la misma solución consistente en tapar la cosa mediante una ficción colgada de un significante ideal, pero no requiere por fuerza la inventiva delirante del sujeto. Significación que vuelve a dar al sujeto la posibilidad de deslizarse bajo el significante que daba sostén a su mundo. Salvo que entonces, en general no es resultado de un trabajo del sujeto, sino, más frecuentemente, el efecto de una tyche, de un encuentro que viene a corregir el de la perdida desencadenante. En estos casos el sujeto no inventa sino que toma prestado del Otro –casi siempre materno- un significante que le permite, al menos por un tiempo, tapar, mediante un ser de pura conformidad, el ser inmundo que él tiene la certeza de ser.

Civilizar a la cosa por lo simbólico es también la senda de ciertas sublimaciones creacionistas. La promoción del padre es una de ellas, y Lacan lo decía en su Seminario La ética. No todas las sublimaciones son del mismo tipo, pero las que proceden por la construcción de un nuevo simbólico cumplen una función homogénea a lo que es el deliro para Schreber.

Existen otros tipos de soluciones que no recurren a lo simbólico sino que proceden a una operación real sobre lo real del goce no apresado en las redes del lenguaje. Así sucede con la obra –pictórica, por ejemplo- que no se sirve del verbo sino que da a luz, ex nihilo, un objeto nuevo, sin precedentes –por eso la obra está siempre fechada-, en el que se deposita un goce que de este modo se transforma hasta volverse “estético”, como se dice, mientras que el objeto producido se impone como real.

Joyce logra hacerlo pasar a lo real, o sea al “fuera del sentido”. Joyce no rectifica al Otro del sentido como Rousseau: lo asesina. Se opera con el lenguaje de tal modo que el Otro queda evacuado, y se procede a una verdadera forclusion del sentido, forclusion que es al mismo tiempo una letrificación del significante mediante la cual este se transforma en átomo de goce…real.

En la misma línea de tratamiento de lo real por lo real, tenemos los pasajes al acto auto –y hétero- mutiladores. Son totalmente antinómicos a la sublimación creacionista, pero sin embargo no la excluyen. La mutilación real emerge en proporción a la falta de eficacia de la castración, y ello hasta el punto de adquirir a veces un alcance diagnóstico.

Hatori Hanzo

Lo que importa no es tanto el carácter irreprimible del acto, que también aparecería en ciertos pasajes al acto de la neurosis, sobre todo la obsesiva, sino el hecho de que el sujeto no solo no puede dar cuenta de él, sino que ni siquiera se considera responsable. Como indiferente a su gravedad, solo puede enumerarlos, sin problematizarlos nunca y teniéndolos por ajenos a ella misma. Esta persona se encuentra habitada por una necesidad casi presubjetiva de negativizar el ser-ahí, y más precisamente de perder un objeto que esta como en exceso. Pues cuando el objeto no es llamado a complementar la falta básica, cuando es únicamente el doble especular del sujeto, funciona en exclusión y deviene para él sinónimo de muerte. Se entiende que un objeto así, un objeto que, lejos de fundar un lazo social, lo ataca, deja poco espacio para el psicoanalista.

Los diversos tratamientos de lo real que acabo de distinguir –por lo simbólico, por lo real de la obra o del acto- no son equivalentes, desde luego, a los ojos del psicoanalista: el último casi lo excluye y el segundo lo vuelve superfluo.

En efecto, el acto negativizador se estrella a la vez con los límites de la legalidad, como tratamiento que al Otro social le es imposible soportar, y con sus límites propios, al no tener otro futuro que su repetición. En cuanto a las producciones del arte que alcanzan un bien-inventar, ellas no contradicen el imperativo de elaboración del análisis pero, contrariamente al bien decir, que se despliega en el entre-dos decir del analizante y del intérprete y como producto del lazo analítico, estas obras se realizan en soledad y vuelven superfluo al analista. Queda aun el bien-pensar de las elaboraciones simbólicas que logran compensar la carencia de la significación fálica, y a su respecto habrá que plantearse qué papel causal puede cumplir en ellas el analista.

En todos los casos hay una cosa segura: si el analista acoge la singularidad del sujeto psicótico, no lo hace como agente del orden, y la sugestión no es su instrumento.

 

SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


17 febrero, 2013 21:18

David Lynch Psychoanálisis / Twin Peaks: Fire, walk with me

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

29 septiembre, 2011 10:19

Ensayo breve sobre La Perversión

21 septiembre, 2011 11:10

¿Como armar una Biblioteca Perversa?

31 agosto, 2011 19:08

La locura fuera del orden jurídico

Otras Noticias