SyP Viernes, 18 de Abril
1 marzo, 2011 21:47 Imprimir

Trastorno Narcisista: Perfil clínico y Psicodinámico

Fiorini, Héctor: “Perfil clínico y Psicodinámico del trastorno narcisista”, en Estructuras y Abordajes en Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos. Aires, Nueva Visión, 1998.

Apuntes del texto:

Saul Recomienda HUGIESS ULTRA (maxima absorción)

Las líneas tradicionales, de una psicopatología de las neurosis, de las psicosis y de las perversiones, han sido enriquecidas con estudios clínicos y psicodinámicos centrados en la indagación de formas de narcisismo patológico. Estas configuraciones han recibido, dada su diversidad, diferentes nombres: trastornos narcisistas de la personalidad, patologías de la identidad, del sí mismo (self), caracteres “como si”, personalidades infantiles, entre otros.

Desde luego, toda referencia a patología del narcisismo nos remitirá a una conceptualización freudiana, psicodinámica, tópica y estructural sobre génesis y organizaciones del narcisismo, espacios y limites yo / no yo, identificaciones, distribuciones de la libido narcisista y objetal, formaciones en un registro imaginario, entre otros aspectos básicos de su problemática.

Las diferentes formas clínicas del trastorno narcisista muestran una serie de rasgos en común, además de otros que son diferenciales. Es a un conjunto de rasgos comunes, a varias formas del narcisismo patológico que nosotros denominaremos “perfil clínico y psicodinámico” del trastorno.

Puestos a caracterizar estos trastornos nos ha dado la impresión de que los mismos tienden a configurar un síndrome, de modo que sus rasgos surgen interrelacionados, remiten unos a otros, tanto en el plano de la descripción clínica como en las hipótesis psicodinámicas que intentan dar cuenta de sus conexiones profundas.

Hablamos de trastorno narcisista cuando una persona presenta:

  1. Una problemática centrada en el sí mismo, una preocupación constante por definir su identidad la estima que esa imagen de si pueda merecer ante los otros significativos y ante sí mismo.
  2. Una constante preocupación puesta en el saldo, que en términos de identidad y estima de si, pueda resultar de toda interaccion con los otros.
  3. Una constante angustia centrada en la ubicación de esos resultados interacciónales con los otros, en términos de responder a un yo-ideal o al absoluto opuesto, el negativo del ideal.
  4. Alteraciones en la percepción y en la configuración de una imagen del propio cuerpo.
  5. Frecuentes temores hipocondriacos.
  6. Reiteración en la demanda de modos primarios de vínculos, caracterizados por una dependencia patológica.
  7. Ansiedades vinculadas con objetos sexuales parciales, pre-genitales, a menudo integrados en fantasías perversas (oralidad, anal retentivo, conductas expulsivas evacuativas) y consecuentes dificultades en el plano de la sexualidad genital adulta.
  8. Pensamiento confusional prevalente, correlativo de las modalidades de vinculo fusional infantil preservadas como predominantes hasta edades adultas.
  9. Estados depresivos frecuentes. Un fondo depresivo constante.
  10. Dificultades para el registro y la comprensión empática de las conductas y los motivos de los otros, lo cual acarrea perturbaciones en la esfera social.

Hacemos la salvedad de que nuestro perfil caracteriza a trastornos narcisistas de las etapas adultas. En la adolescencia muchos de estos rasgos pueden presentarse en relación a las crisis evolutivas y a las dificultades inherentes a configurar y remodelar una identidad, tareas esenciales para esta etapa vital.

Loading ... Loading ...

1. Problemática centrada en el sí mismo:

Desde la Antigüedad, el mito de Narciso destaco dos parámetros claves para comprender los fenómenos de orden narcisista: el sujeto dependiendo de imágenes de sí y del amor que esas imágenes merezcan. El trastorno narcisista instaurado en el déficit, pena lejos de aquel yo ideal, meta tan deseable como imposible, maravillosa e inaccesible, lo cual forma parte de su fondo depresivo.

Parámetros en los que quedan comprometidas las representaciones a las que el sujeto apela para identificarse como un “yo”, dotado de alguna consistencia, de cierta constancia, reconocible para si en alguna medida:

  1. Dificultades en la configuración de las imágenes de sí mismo: precariedad, carácter confusional de las mismas. El paciente no logra pensar en sí mismo con alguna aproximación, y lo expresa de modo manifiesto.
  2. Las imágenes de si son afectadas por una gran inestabilidad. Aquellas que precariamente esbozan una configuración son altamente vulnerables, puestas en cuestionamiento por cada confrontación con el juicio de los otros. La inestabilidad es la oscilación entre imágenes antagónicas, extremadamente polarizadas.
  3. Falta de un cierta coherencia entre las diferentes representaciones del sí mismo. La discordancia es extrema en los cuadros borderline, pero afecta a otras formas del narcisismo patológico.
  4. Inestabilidad y conflicto en la valoración de esas imágenes de si, lo que hace a la autoestima. La estima oscila entre juicios de perfección (atribuidos al Yo ideal, cargado de omnipotencia infantil) y juicios de denigración (categorías absolutas de condena por un superyó arcaico cargado del sadismo infantil).

Este conjunto de alteraciones coloca al individuo en constante zozobra, una inseguridad básica, ya que cada confrontación con el mundo lo pone en tela de juicio, no de modo relativo sino radical.

El individuo está expuesto, no tiene un “capital” acumulado de reconocimiento de sí que pueda referirse a una experiencia de lo ya vivido. Todo se apuesta de nuevo en el acontecer por vivir. Vivir es, entonces, riesgo, amenaza, fragilidad.

2. Preocupación por el saldo que en términos de identidad y estima de si pueda resultar de toda interaccion con los otros:

El sujeto del trastorno narcisista, así expuesto, vive lo amenazante de la interaccion, ya que toda conducta propia o ajena tiene el poder de otorgar o de negar una identidad. Dada una falta de referencias identificatorias estables (y esto es lo que merece llamarse con Balint, una “falta básica”), el individuo pasa, de registrar una conducta a establecer o a detectar como establece un otro, el juicio de valor sobre la misma.

El paciente aplica como natural la lógica que va de la conducta a un yo supuesto sustancial. Infiere la imagen de si por la conducta. El pasaje directo de la conducta (particular) a las representaciones de si (dotadas de una cualidad general) lleva a soslayar la consideración de muchas condiciones que hacen a lo singular del acontecer. No se analiza una situación, se cree que todo lo que había que encontrar era que defecto de esencia (el ser del sujeto) explica cada falla en logros esperados.

Loading ... Loading ...

3. Angustia centrada en la ubicación de esos resultados interacciónales con los otros, en términos de responder a un yo-ideal o al absoluto opuesto, el negativo del ideal:

Vemos aquí en acción los fenómenos disociativos que Melanie Klein atribuyo al psiquismo temprano. Este código valorativo supone que solo existen aquellos lugares llevados al límite. Niegan la existencia de grados en una escala. Clínicamente esta ausencia deja solo lugar para la euforia o la depresión.

La defensa caracterológica, frente a los riesgos de esa oscilación extrema, es la restricción del yo. Se evita pasar por el riesgo de esas valoraciones inexorables; limitando diversas aéreas de la relación con el mundo (puede ser el trabajo, el sexo, el encuentro de una vocación, la vida social, lo que encierre el peligro de instaurar el temible código valorativo de un área particular que pone en juego las identificaciones del sujeto).

Otra defensa caracterológica consiste en la identificación con lo que Kohut ha denominado “self grandioso” (modalidades maniacas, en unos casos variantes de las personalidades “como si”), identificación que tiende dinámicamente a mantener alejada la experiencia del negativo del ideal.

4. Alteraciones en la percepción y en la configuración de una imagen del propio cuerpo:

Las representaciones de esquema corporal resultan confusas, de límites borrosos. Hay fallas en el registro de partes del cuerpo. Confrontado el individuo a evocar su cuerpo, a dibujarlo o a mirarse en un espejo, surgen distorsiones en el registro de las formas, de los volúmenes, de rasgos propios de ese cuerpo. Se hacen en estos trastornos muy evidentes las diferencias entre “cuerpo real” y “cuerpo imaginario” (Sami-Ali).

5. Frecuentes temores hipocondriacos:

Esas fallas de esquema corporal se acompañan de acentuadas ansiedades hipocondriacas. La fragilidad de las representaciones de si se extiende a una fantasía de fragilidad del “cuerpo real”.

Ante sintomas menores, el paciente es presa de grandes miedos: a morir, a padecer enfermedades graves, miedos invasores, muchas veces sin nombre, angustias sin objeto, experiencias agudas de fragilidad.

A diferencia de una patología psiquiátrica hipocondriaca, aquí se trata de temores mas confusos, erráticos, carentes de precisión, a menudo favorecidos por la presencia de somatizaciones de la ansiedad.

Existe una proyección de la superficie corporal a una especie de espacio exterior al sujeto, rige aun para las sensaciones propioceptivas. Cito a un paciente: “El dolor no está en mi cuerpo, antes bien yo estoy en el dolor”.

El trastorno narcisista presenta una problemática múltiple en sus referencias al cuerpo: déficits de la configuración, déficits de apropiación-interiorización, y toda clase de incertidumbres a partir de estos déficits.

Loading ... Loading ...

6. Reiteración en la demanda de modos primarios de vínculos, caracterizados por una dependencia patológica:

El trastorno narcisista mantiene algún equilibrio de su lábil sistema de representaciones mediante vínculos soportativos, fusionales, en condiciones de dependencia patológica, con figuras capaces de cumplir una función parental. Tal función parental queda investida con poderes de sostén y continencia estructurante, poderes en los que es proyectada una ilusión de protección omnipotente (“imago parental idealizada” en terminología de Kohut). Este rol parental del otro parece demandado a cumplir funciones de “espejo”. La función de la mirada del otro, dadora de imagen para el sujeto, fue destacada en los estudios  de Sartre.

El trastorno narcisista es resultado de perturbaciones de esa función de espejo familiar, interferido en la capacidad de interiorizar imágenes de si coherentes y aceptables. El trastorno narcisista, por aquellos déficits, queda fijado al momento de exterioridad, aquel en que el otro, omnipotente en la función de espejo, detenta toda imagen del sujeto. De allí la inexorable dependencia, se va al otro a buscar el sí mismo.

Esta función “espejo”, función dadora de imagen, mantenida en el desarrollo mas allá de las etapas en que es imprescindible como formadora del “yo” del niño, da lugar a intensas ansiedades confusionales (desde el vinculo fusional la identidad de uno queda localizada enteramente en las conductas del otro, depende de todo ese acontecer subjetivo propio del mundo fantasmático del otro) y a ansiedades persecutorias (el otro está dotado de un enorme poder, es temido, pero también desafiado y atacado en el interior del vinculo fusional, las fricciones, las acusaciones mutuas, el constante estar pendiente de las mínimas reacciones del otro, respondiendo a las mismas con máxima sensibilidad, son clínicamente los motivos de consulta mas frecuentes, el tema hilo conductor de muchas sesiones). Ansiedades depresivas también ya sea por amenaza o alejamientos del vínculo fusional soportativo, ya por las imágenes denigradas, condenatorias que resultan de la función de espejo jugada en el interior del conflicto vincular.

Esta relación de dependencia patológica supone un constante borramiento de los límites entre el yo y el no yo. El trastorno narcisista gira en la confusión de esos límites. Gran parte del proceso terapéutico necesariamente pasara por la interpretación, la discriminación y el registro de la necesidad y posibilidad de operar el trazado, en cada experiencia vincular, del límite entre esos espacios yo – no yo.

Freud llamo la atención sobre esa operación típica del narcisismo, consistente en atribuir lo placentero al espacio del yo y evacuar proyectivamente lo displacentero adjudicándolo al espacio no-yo. El mantenimiento de tal economía psíquica supone un trabajo constante, un control sobre el sí mismo y sobre sus objetos que a menudo toma modalidades obsesivas, control siempre amenazado y cuando quebrantado, generador de confusión y persecución.

Loading ... Loading ...

7. Ansiedades vinculadas con objetos sexuales parciales, pre-genitales, a menudo integrados en fantasías perversas y consecuentes dificultades en el plano de la sexualidad genital adulta.

El objeto es fijado, queda instalado en un plano de oralidad o analidad, manifestándose en modalidades estables de conducta. En lo oral, el otro de la dependencia patológica está destinado a proveer suministros. Una ansiedad constante en el trastorno narcisista, fuente de conflicto y de agresividad permanentes, es referida a lo que el otro hace faltar, lo frustrante del otro (“No me da…”).

En el nivel anal el objeto es evacuador (“me trae todos sus problemas…”) o bien, en otros momentos, debe ser el otro el contenedor de la expulsión anal: (“al final estalle…”).

Las demandas orales y las fantasías de expulsión anal introducen siempre en el vinculo erótico componentes persecutorios, de frustración, culpa, amenaza de perdida, resentimientos.

La restricción de la experiencia genital es otra modalidad de conducta protectora para la fragilidad del self narcisista. Winnicott ha explicado así la función de esta defensa: “Solo cuando alguien ha logrado constituir un self es que la satisfacción pulsional deja de convertirse en un factor de desintegración o alcanza un significado mas allá de lo estrictamente fisiológico.”

La diferencia con una caracterología asentada en el orden de las neurosis estriba en que las manifestaciones neuróticas son en el trastorno narcisista, proteiformes, diversas, inestables, varían con frecuencia según vicisitudes del acontecer individual y grupal; reflejan, de modo más directo que las neurosis (en las que las formaciones del inconsciente actúan como mediatizadoras) las emergencias de ansiedades propias de cada situación con sus crisis.

La estructura de la conducta es en el trastorno narcisista, de predominio pre-edipico: el conflicto es diádico, la problemática nuclear no es la del falo-castración y sus fantasmas, sino la de la existencia de un sí mismo o su disolución ya en la dependencia fusional, ya en su quiebra. No es el yo perdiendo partes valoradas de si sino que está en juego la pérdida del yo.

La fusión no es un estado estable, sino un estado deseado estático, como un cierto ideal, inestable, siempre amenazado, lo cual supone una constante inversión de esfuerzo para recrearlo en el nivel de ilusión y en las interaccion que permitan darle sustento.

Separarse de las propias percepciones: el sujeto desea no ver, no saber. Facto dinámico de importancia en el mantenimiento de vínculos y pensamientos de tipo confusional. Factor también importante, con función defensiva, que se erige como resistencia activa a avanzar en un saber que resulte de la indagación psicoanalítica.

8. Pensamiento confusional prevalente, correlativo de las modalidades de vinculo fusional infantil preservadas como predominantes hasta edades adultas:

El paciente necesita mantener la ilusión de fusión con el objeto: necesita entonces no discriminar, no hacer nada, relativo a los vínculos primarios, con carácter de separable o sustituible.

Tenemos que considerar en todo su alcance esta dificultad para sostener ya la percepción. En los comienzos de una psicoterapia el paciente habla de ansiedades y de conflictos con seres a los que no percibe. Detenerse en la percepción, registrar su vaguedad, sus fragmentaciones, es una parte esencial a trabajar, ineludible. Toda propuesta interpretativa, que abstrae, relaciona, organiza conjuntos, tiene que considerar las dificultades cognitivo-afectivas que presenta el paciente al cual está destinada.

Loading ... Loading ...

9. Depresiones

El fondo depresivo expresa un estado sufriente que pena por la falta de un sí mismo. Depresión que resulta de la experiencia de fragilidad, de vacío, de búsqueda fallida, insistente e infructuosa.

Cada situación de amenaza o de pérdida del vínculo sostenedor primario especular es fuente de reacciones de ansiedad y depresión.

NOTA: (Recordar la hipótesis freudiana de la referencia corporal en la vivencia de aniquilamiento del sí mismo, dado que en la génesis del sí mismo, el yo es primero corporal)

10. Dificultades en el registro empático de sí y de los otros

Empatía supone poder salir de la perspectiva del sí mismo, abandonar momentáneamente su vigilancia, para captar todo desde otra perspectiva. Esto resulta muy difícil. Si preguntamos al paciente por los motivos que otro pudo tener para la conducta que comenta y le ha afectado su primera respuesta es “no sé, ni me interesa”. Este trastorno de la empatía es generador de múltiples dificultades en los vínculos.

El rasgo de carácter no es solo lo aparente, manifiesto, de un latente psicodinamismo. Además es un existente, nudo en red, mensaje inserto en matrices grupales y en cuanto constituido como habito de conducta un existente con el cual el psiquismo tiene a la vez que enfrentarse, tomar posición. Es también creador de condiciones para su abordaje técnico.

Descargar Articulo en Word
SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


17 febrero, 2013 21:18

David Lynch Psychoanálisis / Twin Peaks: Fire, walk with me

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

15 noviembre, 2011 21:46

La propuesta de Octavio Amoroso

30 octubre, 2011 12:24

Arteterapia

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

12 octubre, 2011 13:44

La Homeopatía del Sonido

29 septiembre, 2011 10:19

Ensayo breve sobre La Perversión

Otras Noticias

  • GrupalTerapias "Psi" Entre la hendidura y el encierro, Marcelo Percia.

    Entre la hendidura y el encierro, Marcelo Percia.

    Un delgado rayo de luz o hendidura para poner en marcha una transformación. Creo que en eso piensa Lacan cuando sugiere que para el pasaje de un significante a otro es necesario suponer el significante –hendidura!- del nombre del padre. ¿Qué se pone en marcha? Un escape que no termina. Un deslizamiento que no se agota… [SEGUIR LEYENDO]

  • GrupalTerapias "Psi" Notas para pensar lo grupal

    Notas para pensar lo grupal

    El yo es un conjunto de identificaciones, es una máscara, y el grupo terapéutico es un sitio propicio para el trabajo de cada participante con su propia máscara. Jugando roles se actualizan y producen las identificaciones. El trabajo clínico, en situación de grupo, interroga roles y conjetura identificaciones. El espacio de un grupo terapéutico intenta crear condiciones para que los movimientos identificatorios sean interrogados…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psyko PatologiasSuicidioTrastornos del Ánimo La Carta Suicida

    La Carta Suicida

    El suicido no es sin dedicatoria. ¿A quien mata el muerto antes de morir? Estos y otros interrogantes se abren con la carta de un famoso caso suicida. Juan Carlos Bolton, psicoanalista lacaniano, miembro de la EOL, nos deja este testimonio antes de morir. … [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaMasoquismoPerversiónPsiquiatríaPsyko PatologiasSadismo Neurobiología del Psicópata (III parte)

    Neurobiología del Psicópata (III parte)

    Semiología Psiquiátrica y Psicopatía NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA Dr. Eduardo A. Mata Buschsbaum y Silverman desarrollaron una técnica para comparar los componentes de potenciales evocados tempranos. Este componente PE representa la reacción cortical temprana que ocurre entre 100 y 140 ms después del estímulo. Los individuos que muestran una amplitud marcadamente incrementada de los PE como función de un estímulo crecientemente incrementado (curva positiva), son llamados aumentadores, en tanto que aquellos que muestran poco incremento o aún disminución en la amplitud … [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo Fenomenología Mórbida: Ética Perversa

    Fenomenología Mórbida: Ética Perversa

    ÉTICA PERVERSA Dr. Juan José Ipar Vamos aquí a ocuparnos de algunas características de la ética que exhiben y gustan exhibir algunos sujetos perversos, así como de la manera en que su postura ética se imbrica con una suerte de doctrina de los placeres y haremos-¡cómo evitarlo!- una comparación con los sujetos neuróticos y psicóticos. Entre el placer (Lust) y el goce (Genub) La distinción entre placer y goce tal como la utilizamos hoy en día por influjo de Lacan … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introducción al psicoanálisis: III parte

    Lecciones de introducción al psicoanálisis: III parte

    Masotta, O.: “Lecciones de introducción al psicoanálisis” Ed. Gedisa, Barcelona, 2006. III. Lapsus y querer decir. Comunicación y comprensión. El significante. El chiste es modelo. Cuando Freud quiere introducir a su audiencia al concepto psicoanalítico por excelencia, el inconsciente, no lo hace hablando sin más de la represión de la sexualidad, sino que trata de mostrar las lagunas del discurso inconsciente, llama la atención más sobre fenómenos de palabras que sobre las cuestiones del sexo. Sin embargo, se lo ve: … [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsicosisPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo El Cómplice del Psicópata: Fenomenología Mórbida (Psicología Gore)

    El Cómplice del Psicópata: Fenomenología Mórbida (Psicología Gore)

    EL PARTENER COMPLEMENTARIO DEL PSICÓPATA Profesor Roberto Mazzuca I Congreso Internacional de Psiquiatría AAP. Mesa: Psicopatía. Coordinador: Hugo Marietan. Presentación de Roberto Mazzuca. 5 de octubre de 2006 La categoría clínica de la psicopatía En nuestros sucesivos encuentros, hemos tenido la oportunidad de cotejar distintas maneras de definir al psicópata y verificar que la definición de esta categoría clínica no es unívoca sino heterogénea. Dentro de sus amplios márgenes, sin embargo, hemos acordado en la necesidad de distinguir por lo … [SEGUIR LEYENDO]

  • Perversión Matrix, o las dos caras de la perversión – Slavoj Zizek

    Matrix, o las dos caras de la perversión – Slavoj Zizek

    Ser tratado como un loco, ser excluido del gran Otro social, ES estar loco. La «locura» no es una categoría que pueda fundamentarse basándose directamente en «hechos» (en cuanto que un loco no puede percibir las cosas de la manera en que son, ya que está atrapado dentro de proyecciones alucinógenas), sino en la relación que este individuo mantiene con el «gran Otro»…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Síntoma, Deseo e Inconsciente (I parte)

    Síntoma, Deseo e Inconsciente (I parte)

    Se trata de un primer tiempo en el que Freud no cuenta aún con el concepto de inconsciente y deseo, por lo que hablará de conciencia escindida y regulación por el principio de constancia. Es el tiempo del método catártico y la cura por abreacción. Y si bien la descarga, la tramitación vía la descarga, será el marco para estas teorizaciones, quedan obstáculos sin resolver: lo compulsivo del síntoma y la sexualidad como fuente de displacer… [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaMasoquismoPerversiónPsiquiatríaPsyko PatologiasSadismo Neurobiología del Psicópata (II parte)

    Neurobiología del Psicópata (II parte)

    Semiología Psiquiátrica y Psicopatía NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA Dr. Eduardo A. Mata Locomia Todo el Día Raine y Col.(17) afirman que el patrón antisocial se caracteriza por: a) una desinhibición comportamental, baja responsividad fisiológica (vinculada al bajo alerta), y disfunción prefrontal; y, b) disfunción del hemisferio izquierdo o, alternativamente, una lateralización reducida para las funciones lingüísticas. a) La desinhibición comportamental Todas las alteraciones incluidas en a) tendrían elementos comunes. Por empezar, la desinhibición comportamental se vincula con conceptualizaciones de Gray en … [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoMasoquismoPerversiónSadismo Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales

    Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales

    “La Violencia perversa obliga a la víctima a afrontar su falta y los traumas olvidados de su infancia. Excita la pulsión de muerte que se halla en germen en todo individuo. Los “perversos narcisistas” buscan en el otro ese germen de autodestrucción, y luego les basta con activarlo…. Es una violencia indirecta sin marcas ni heridas, con daños psicológicos que pueden ser de por vida.” Marie-Frence Hirigoyen…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La Angustia en la obra de Freud: IV parte

    La Angustia en la obra de Freud: IV parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Vamos a intentar ahora hacer una distinción de tres términos que habitualmente  se suelen confundir y que son bien diferentes. Estos términos son: Angustia, miedo y terror. Veamos a la angustia, por ahora, designada de manera imprecisa, como apronte angustiado, o como desarrollo de angustia, está ahí para indicar un peligro. El miedo parece ser más concreto, en relación … [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurosis de AngustiaPsicoanálisisPsyko Patologias Mas allá del Principio de Placer (V parte)

    Mas allá del Principio de Placer (V parte)

    Mónica Torres: “Capitulo III de Mas allá del principio del placer. Compulsión a la repetición. Recuerdo, repetición y reelaboración” en Puntuaciones Freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992.     Resumen: Freud comienza tomando, en este capítulo III, el concepto de transferencia y refiriéndose a su propio articulo “Recuerdo, repetición y reelaboración” que él había escrito en 1914. En este trabajo –nos recuerda Freud- el … [SEGUIR LEYENDO]

  • PerversiónPsicoanálisisPsyko Patologias Mas Allá del Principio de Placer (XI parte)

    Mas Allá del Principio de Placer (XI parte)

    Diana S. Rabinovich: “Topología de la Cosa y angustia. Seminarios VII y X” en Puntuaciones Freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992. Resumen: La cosa –en alemán das Ding- es algo que Lacan encontrará en el Proyecto… freudiano, en el Proyecto de una psicología para neurólogos y es trabajada de una forma diferente al modo en que Lacan trabaja inicialmente, por ejemplo en el Seminario … [SEGUIR LEYENDO]

  • CienciasNeurociencias De una Copia Fiel

    De una Copia Fiel

    Copias eferentes y descargas corolarias Artículo extraido de la web: http://carmesi.wordpress.com/2011/04/13/copias-eferentes-y-descargas-corolarias/   Hace unos dias un coche que iba marcha atrás me atropelló aunque por suerte solo pasó su rueda por encima de mi pie, gracias a la intervención de un amigo que iba conmigo y logró empujarme “in extremis” salvé la rodilla de lo que amenazaba con ser un impacto seguro. Al cabo de 24 horas el pie se me puso morado por el pisotón y comenzó a dolerme (aunque no … [SEGUIR LEYENDO]

  • HisteriaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias La elaboración Freudiana: III parte

    La elaboración Freudiana: III parte

    El otro punto de quiebre fue a partir de romper con la idea, traída por Sydenham, de que la histeria imita cualquier otro tipo de enfermedad orgánica, porque esto llevo a Charcot a no establecer nunca una diferencia en el registro semiológico entre los sintomas histéricos y los otros sintomas orgánicos; esta tarea se la encomendó a Freud…. [SEGUIR LEYENDO]

  • DSM-IVNeurosis de AngustiaPsicosomáticaPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de Ansiedad Trastornos afectivos: Crisis de Angustia y Trastorno de Angustia

    Trastornos afectivos: Crisis de Angustia y Trastorno de Angustia

    Vallejo Ruiloba, J. y Gastó Ferrer, C.: “Trastornos afectivos: Ansiedad y depresión”. Parte 1: Ansiedad (Cap. 2, 3 y 4). Parte 2: Depresión (cap. 12, 13 y 19). Editorial Masson. España. Crisis de Angustia Las crisis de angustia (o crisis de pánico, panic attack) se definen como aquellas entidades caracterizadas por la aparición repentina y rápida (habitualmente alcanza su máxima expresión en menos de 10 minutos) de una sensación de aprensión o malestar intensos, miedo o terror (de aquí el … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (II parte)

    Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (II parte)

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Introducción de la Trenza. Fabián Schejtman. Palabra de la trenza Para indicar entre que cuerdas de la trenza acontece el cruce se agrega un subíndice a la letra griega sigma. Si el cruce se da entre la primera y la segunda cuerdas anotamos subíndice 1, si ocurre entre la segunda y la tercera escribimos subíndice 2, y así sucesivamente. Cuando el segundo … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía Toxicomania y Psicoanálisis

    Toxicomania y Psicoanálisis

    Las propiedades farmacodinamicas no son condición suficiente pero sin duda necesaria para que exista toxicómano. Esa entrada en la toxicómana es el resultado de un encuentro entre la negación de la falta de objeto con la contingencia de ese real químico (flash-viaje-trance místico trascendental) que la droga provee. No es un objeto a través del cual la pulsión se satisface, es el objeto donde la satisfacción se produce, por eso es exclusivo y necesario…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria Bulimia Nerviosa

    Bulimia Nerviosa

    Kaplan, H.; Sadock, B. “Sinopsis de psiquiatría.  Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica” Cáp. 23. Editorial Panamericana. Trastornos de la conducta alimentaria: Bulimia Nerviosa En el DSM-IV se describe la bulimia nerviosa como un trastorno consistente en atracones de comida (que a menudo se sigue de sentimientos de culpa, depresión y autodesprecio) y métodos compensatorios inapropiados para evitar la ganancia de peso. Los episodios recurrentes de bulimia nerviosa, que son más comunes que la anorexia nerviosa, se acompañan de sentimientos … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Mas allá del Principio de Placer (IV parte)

    Mas allá del Principio de Placer (IV parte)

    Mario Fischman: “Lectura de Lacan del Fort-da. Seminarios II y VII. Índice razonado de los Escritos” en Puntuaciones Freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992.   Resumen: Este sujeto en tanto efecto del significante da cuenta de lo que va a ser el aforismo de Lacan de esta primera época. Aforismo central que es: el inconsciente está estructurado como un lenguaje. Lacan dice que la … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" Las Psicoterapias de Freud

    Las Psicoterapias de Freud

    Alexander, Franz y French, Thomas: “La evolución de la terapéutica psicoanalítica”, cap. 2 de Terapéutica psicoanalítica. Buenos Aires, Paidos, 1965. Apuntes del Texto: El primer método de psicoterapia desarrollado por Freud en colaboración con Breuer, fue la hipnosis catártica. Como su mismo nombre lo indica, se la consideraba también como una dramática representación en un acto, en la cual el paciente se desembarazaba de un cuerpo extraño espiritual – sus recuerdos traumáticos y sus afectos contenidos. En la hipnosis, el … [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoMelancoliaPerversiónPsicoanálisisPsyko Patologias Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XV parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XV parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. XIII. La vida erótica de los sexos El amor es oblativo, sacrificial. El amor no está interesado por los objetos que el otro pueda dar. El amor se abastece de nada. Entonces ciertos pacientes nos enseñan que hay una escisión entre la tendencia amorosa y la tendencia del deseo. Los analistas han de tener en cuenta que el amor, en tanto oblativo, sacrificial, está preparado … [SEGUIR LEYENDO]

  • SistémicaTerapias "Psi" Terapia Sistémica Individual (I parte)

    Terapia Sistémica Individual (I parte)

    Boscolo L, Bertando P.: “Terapia sistémica individual”. Capítulo 3 de la primera parte “El proceso terapéutico”. Amorrortu editores. 2000. El diálogo Como se mencionó en el capítulo 1, con el desarrollo de la narrativa y del construccionismo social en estos últimos años, se ha difundido el uso del término “conversación” para definir el complejo de los intercambios lingüísticos entre el terapeuta y el cliente. La mayor parte de los autores que adhieren a estas ideas atribuyen los efectos de la … [SEGUIR LEYENDO]

  • HisteriaNeurosis ObsesivaPerversiónPsyko Patologias

    Las Fantasías Perversas de los Neuróticos (Ejemplificaciones con el historial de Dora)

    El sentido no es la causa del síntoma, esta es real, el sentido es un efecto en lo imaginario. Las fantasías (el sentido) se agregarían por la vía de una soldadura, a algo heterogéneo a ellas: al hueso duro – real del síntoma, designado por Freud solicitación somática…. [SEGUIR LEYENDO]