SyP Jueves, 23 de Octubre
1 marzo, 2011 4:18 Imprimir

Neurosis Narcisistas y Neurosis de Transferencia

Avenburg, R.; Vigencia teórica y clínica del concepto de neurosis, en Revista de psicoanálisis de APDEBA, vol XV, nº 3, 1993.

Apuntes del texto:

¡Hilander...Que la Fuerza te Acompañe!

Me voy a centrar en el concepto de neurosis tal como fue encarado por Freud: aunque su punto de partida fue la histeria, el descubrimiento del mecanismo de la defensa hace que incluya, bajo el termino neuropsicosis de defensa junto a la histeria también a la neurosis obsesiva, a la confusión aguda alucinatoria y algunos casos de psicosis paranoide. Diferencio luego de las neuropsicosis de defensa a otras neurosis en las que no intervenía, no solamente la defensa, sino tampoco mecanismo psíquico alguno: son las neurosis actuales. En un momento ulterior de su obra dentro de las neuropsicosis diferencia las neurosis de transferencia y las neurosis narcisistas. El titulo, entonces, de este trabajo se plantearía del modo siguiente: vigencia teórica y clínica de los conceptos de neurosis de transferencia, neurosis narcisista y neurosis actual; y también vigencia teórica y clínica de esta clasificación de las neurosis.

En general cuando hoy día hablamos de neurosis, nos referimos predominantemente a lo que Freud designo como neurosis de transferencia: las dos histerias y la neurosis obsesiva; pero el uso del término neurosis se ha ido extendiendo y tiende a incluir a aquellas organizaciones carterológicas caracterizadas por una determinada configuración psicológica en la que está presente el conflicto psíquico característico de las formaciones neuróticas para terminar incluyendo a la persona normal en general: todos aquellos que no somos psicóticos ni perversos somos neuróticos. Es decir, el termino paso de designar un fenómeno (la presencia del síntoma clínico) a designar una estructura o topografía psíquica y es bastante lógico ese desplazamiento del sentido ya que esa estructura, que expresa un conflicto entre la defensa y lo reprimido es la condición de formación de un síntoma neurótico, o sea la determinante de la disposición a las neurosis.

La disposición a las neurosis se establece a consecuencia de la represión de la sexualidad infantil y la aparición del síntoma dependerá del resultado de ese conflicto, específicamente del retorno de lo reprimido. Este deslizamiento del significado del concepto de neurosis desde el síntoma a la personalidad en general corresponde al deslizamiento que va de la neurosis propiamente dicha a su condición, la predisposición a las neurosis.

Por otra parte sabemos que no hay disposición a las neurosis que no traiga en si misma signos del fracaso de la represión con la aparición de formaciones sintomáticas (sueños, actos fallidos) e inclusive sintomas neuróticos, o sea formaciones transaccionales que no terminan de configurar ninguna de las neurosis clásicas.

¿Podemos decir que la clasificación que hizo Freud de las neurosis de transferencia ha perdido vigencia? Creo que en tanto nosografía, sí; no responde al espectro fenomenológico con el que nos enfrentamos y creo que debemos recurrir a otras nosografías. Creo, sin embargo, que el análisis que hizo Freud de eso tres cuadros sigue siendo paradigmático del modo de encarar a las neurosis de transferencia aunque estas presenten menos exuberancia de sintomas que la que presentaban los paciente a Freud.

Creo que desde el punto de vista de los objetivos terapéuticos se hace necesario diferenciar aquellas conductas que, con estructura sintomática o no, forman parte de la personalidad sin entrar en conflicto con ella, de aquellas otras que no pueden ser evitadas y son fuente de sufrimiento para el paciente y su entorno; por eso prefiero restringir el termino de neurosis para designar a las neurosis sintomáticas y, a riesgo, de que los términos de histeria de conversión, de angustia y neurosis obsesiva tiendan a desaparecer, referirlos exclusivamente a los cuadros sintomáticos originales. Como dije antes, estimo que la nosografía de las neurosis de transferencia debe ser ampliada para incluir diferentes cuadros con sintomas tal vez más puntuales, que son los que constituyen el objetivo de la terapia.

Mi preferencia por la restricción y tal vez una mayor precisión del sentido de dichos términos se debe a que para mí el objetivo primero y esencial del análisis es sintomático y que las posibles modificaciones de la personalidad se dan por añadidura.

El de neurosis narcisista es un concepto no muy usado en la jerga actual; se habla más bien de pacientes fronterizos y de pacientes psicóticos. Según Freud las neurosis narcisistas se diferencian de las de transferencia por la incapacidad del paciente de desplegar transferencias; pero este criterio de diferenciación tiende a borronearse ya que muchos autores enfatizan la capacidad de pacientes, por ejemplo esquizofrénicos de desarrollar transferencias.

Loading ... Loading ...

Transferencia es ante todo una repetición que consiste en intentar satisfacer con la persona presente un deseo desplegado (¿Realizado? ¿Fantaseado?) con un objeto de la infancia del sujeto; es una repetición que está al servicio del principio del placer. Pero hay otras repeticiones que parecen no estar al servicio del principio del placer sino que cumplen una función de ligadura que esta mas allá del mismo; estas repeticiones ¿Implican transferencias?

El de transferencia es un término que, en sí mismo y si lo dejamos en el nivel fenoménico, resulta muy impreciso por lo que requiere ser definido en otro nivel de análisis, teniendo tal vez que recurrir a la metapsicología.

Para que haya capacidad de transferencia es preciso que haya un Yo organizado en diferentes sistemas de huellas mnémicas que vayan intermediando entre el deseo infantil y la acción en el mundo. La neurosis de transferencia presupone la existencia de un Yo que ejerza no solo la función de mediador sino también la de censura, ya que toda neurosis de transferencia implica la existencia de un deseo censurado que, en lucha contra el Yo, logra emerger en la conciencia a traves de una formación transaccional: el síntoma o la transferencia neurótica.

En las neurosis narcisistas falta, por lo menos parcialmente, ese Yo mediador y la relación entre el deseo y el mundo exterior es más inmediata, no hay distancia, el mundo es el sujeto y el sujeto es el mundo: objeto y Yo se funden en una misma estructura, la relación de objeto se confunde con la identificación. El conflicto no se da en un conflicto entre el Yo y lo reprimido sino que reside en la misma estructura del Yo.

La Cara del Asesino

El diagnostico de neurosis narcisista es mas estructural (y por lo tanto metapsicológico) que fenoménico y por lo tanto es a la vez más amplio y más preciso que los conceptos de psicosis o de fronterizos. Originalmente se habla de psicosis (o de locura) cuando hay perdida del juicio de realidad (en lo que se refiere a la realidad convencional): diferentes estructuras pueden dar como resultado una pérdida del juicio de realidad, desde una confusión aguda alucinatoria, pasando por la manía, la melancolía, las esquizofrenias, demencias, etc. El de los fronterizos es una categoría proteiforme que integra aspectos de neurosis de transferencia con pérdidas parciales del juicio de realidad, labilidad afectiva, conductas impulsivas, etc.; pueden semejar cuadros de neurosis de transferencia (a veces las clásicas) pero presentan daños en la estructura misma del Yo.

Creo que el de neurosis narcisista es el concepto que por su amplitud (abarca todo lo que tenga que ver con patología en la estructura del Yo) a la vez que por su precisión metapsicológica (que le permite diferenciarse más claramente de las neurosis de transferencia) mantiene su vigencia dentro de la teoría psicoanalítica, (por lo menos dentro de mi teoría psicoanalítica). (Incluyo aquí aquellos cuadros vinculados a una escisión en el Yo, mecanismo de defensa que altera la estructura del Yo y que me parece característico de ciertas conductas asociales así como de ciertas perversiones).

En las neurosis narcisistas fracasa el Yo como mediador con el mundo externo y emerge más inmediatamente lo cuantitativo bajo la forma de angustia automática o traumática. En el caso de las neurosis de transferencia el fracaso del aparato psíquico como mediador es relativo a la presencia de las represiones y a la transacción que se establece entre el Yo y lo reprimido.

Descargar Articulo en Word
SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

2 Comentarios

  • Quero sua contribuição paa entender mais esta questão do narcsismo na clínica, a patir de analise de estudos de caso. Você tem algo assim que possa me eviar. Obrigada. lizabete

  • Se você tiver algum artigo ou dissertação que possa me ajudar a refletir sobre a questão do narcisismo, me interessa. Obrigada. Lizabete

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

15 noviembre, 2011 21:46

La propuesta de Octavio Amoroso

30 octubre, 2011 12:24

Arteterapia

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

12 octubre, 2011 13:44

La Homeopatía del Sonido

Otras Noticias