SyP Jueves, 24 de Julio
12 enero, 2011 18:27 Imprimir

La trama del Síntoma y el Inconsciente: V parte

Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As.

El síntoma y los Goces

Señor Matanza


Síntoma, Fantasma e Inconsciente:

En primer lugar, si se apunta a la juntura de lo “verdaderamente real” del goce sintomático con el que le compete al fantasma –goce soñado por el neurótico siempre dispuesto a amodorrar al primero en su tendencia dormitiva-, resulta que el goce del síntoma se presenta no-todo enmarcado por el fantasma.  Esto es, que si bien hay lo que del goce sintomático se encuadra en el fantasma –o lo que del goce fantasmático hace síntoma-, engendrando así, por ejemplo, el síntoma de una neurosis adormecida o no desencadenada, se vuelve necesario considerar, no obstante, y sobre todo en la perspectiva de situar aquello que se produce como incurable al fin del análisis la posibilidad de un estatuto del síntoma depurado de sostén fantasmático. Aunque es dable señalar, además, lo que del goce fantasmático podría no sintomatizarse: ¿encontraría el acting out allí su lugar?

Por otro lado, si dando un paso más, consideramos el goce de la “copulación de los significantes en el inconsciente”, señalaremos cuando menos que las formaciones del inconsciente se ubican, entre fantasma e inconsciente, como “fuera-de-síntoma”. Y esto porque el síntoma puede concebirse como lo que del inconsciente hace ex – sistencia. En efecto, Lacan aparte sobre el fin de su enseñanza, al síntoma de la serie que Freud describió y que incluye al sueño, al lapsus, al acto fallido, al chiste. De las formaciones del inconsciente, el síntoma se desprende entonces deviniendo “función del inconsciente”, lo único que nos prueba su existencia. El inconsciente termina siendo  lo que responde del síntoma.

Y es tan cierto que el síntoma se excluye de las formaciones que el inconsciente produce por su trabajo, que este –el inconsciente- termina siendo para Lacan, “lo que responde del síntoma” y por tanto “el responsable de su reducción”.

Un goce en lugar de otro:

Tendremos que considerar la idea –solidaria del pasaje del singular del goce al plural de los goces en la enseñanza de Lacan- de que la pérdida de goce en la estructura no es sin alguna suerte de recuperación: si caduca un goce surge otro en su relevo. Lo que impide, en sentido estricto, aquello que pretende cualquier perspectiva terapéutica: su reducción a cero.

En esto, ciertamente, alcanza con ser freudianos y armarnos con su concepción que anuncia lo indomesticable de la pulsión, debiendo concluir que el goce es Medusa: se corta una cabeza, crece una más allá.

Conclusión: de modo transpuesto, transferido, desplazado, sustituto, o como fuere, la pulsión se satisface…siempre. Aunque el yo nada sepa de ello. Y es en esto que el sujeto, para lacan, es feliz.

Loading ... Loading ...

El goce en el chiquero:

Comenzamos señalando para aquel al que hemos llamado el “portador asintomático”, la primacía de un goce más que avenido al principio del placer, puesto que dé el no se distingue: goce del dormir. “Gozar como cerdos”, sentencia Lacan en el Seminario 21, puesto que en el chiquero se duerme abundantemente. Política del avestruz -según la pluma freudiana- de alguien ignorante del goce que el síntoma le reporta. Desentendido de ello, pero en él cobijado y adormecido, este neurótico -decidido a seguir atontado- es aquel que no se ha separado aun de su síntoma: este no ha llegado todavía a distinguirse de su carácter. La ganancia –secundaria- que de allí se extrae abona la estabilidad de una feliz incertidumbre.

Así, en la llamada egosintonía del síntoma, lo real del goce sintomático –el que solo mas adelante podrá irrumpir- cede en sus dos frentes, ante el avance dormitivo del fantasma y el de la automaticidad de un inconsciente por el que el sujeto es trabajado.

Se trata de la formidable tijera del discurso del amo que garantiza el recorte del goce de cada quien, del que la realidad se sostiene –al precio de la incertidumbre antes aludida-, haciendo que de ese modo las cosas marchen al ritmo marcial que el amo impone. En esta perspectiva no puede sorprender, por lo demás, la preponderancia –entre las formaciones del inconsciente- del sueño como guardián del dormir, que guarece al neurótico de lo real sosteniendo su “normachidad”.

Cul de Sac

Signo de lo que no anda en lo real:

No faltan encuentros con lo real –lo que Freud localizaba más bien del lado de lo traumático- que posibiliten el quiebre. Allí encuentra el adormecido la chance que la contingencia le ofrece para despertar a lo mas intimo –mejor todavía, extimo- de sí mismo. El síntoma pasa a ser en ese punto el “signo de lo que no anda en lo real”.

Si hasta ahí las cosas marchaban a expensas de la hipnosis subjetiva impuesta por el discurso del amo, el síntoma deviene ahora “lo real en tanto se pone en cruz para impedir que las cosas anden”. La apertura de lo real del síntoma es correlativa, por lo tanto, del paso en falso del fantasma que, por su vacilación o realización –en cualquiera de los casos, de la suspensión de su función- pone en jaque la significación cristalizada que garantizaba para el neurótico la estabilidad de su realidad.

En el caso de la vacilación fantasmatica la angustia es señal de haberse asomado al borde del agujero. La vacilación del fantasma deja al sujeto inerme ante la falta del Otro. En el segundo caso, de realización del fantasma; el pánico, el horror, el espanto –o una serie de afectos que se anotan en esa línea-, dan cuenta del encuentro con el goce del Otro. Los dos casos se oponen tanto como el sueño de angustia a la pesadilla.

Pero este paso a lo real de un goce inédito también es correlato del detenimiento del trabajo automático del inconsciente, que con su producto de sueños custodiaba el dormir: tropiezo del “trabajador ideal” con la piedra del síntoma, cese de su automaticidad.

Loading ... Loading ...

El texto del síntoma y la transferencia:

Pasamos ahora a dar cuenta del síntoma en su estado más complejo y desarrollado: el que se alcanza cuando es puesto en forma en la transferencia analítica.

En un movimiento inverso, en cierto sentido, respecto del que relatábamos recién, la puesta en marcha del análisis produce el detenimiento de la hemorragia de goce que el tiempo anterior implicaba. Torniquete del psicoanálisis en el que se verifica un efecto terapéutico, allí donde la apertura del inconsciente opera el cierre de lo real del síntoma, transformándolo en analítico.

Primera lectura de la propuesta de Lacan que asegura que “el inconsciente es lo que responde del síntoma” y el “responsable de su reducción”: la insistencia palabrera del inconsciente, responde de la resistencia del síntoma reduciéndolo -reduciendo su cara real- … por la interpretación. El “inconsciente-interprete” fuerza al síntoma a volverse plenamente un mensaje dirigido al Otro: el síntoma deviene, de este modo, quizás por vez primera interpretable.

Trama del síntoma y el inconsciente que permite al primero la entrega de un guion, de un argumento. El síntoma adquiere, por ese entramado inédito, una nueva textura: en efecto, se vuelve texto pasible de desciframiento.

Esta puesta en forma –de texto- del síntoma comprende, a la vez y fundamentalmente, una transformación de goce – el alcance preciso del efecto terapéutico recién referido-: del goce sufriente del síntoma al goce del desciframiento. Terapéutica propiamente psicoanalítica que descansa en el trabajo de quien devine psicoanalizante: alguien ya no trabajado por el inconsciente, sino, trabajador –lo que rigurosamente escribe el discurso analítico-.

Por lo demás, es sabido que la otra vertiente de esta reducción del síntoma era ya adjudicada por Freud a la transferencia: “… es inevitable entonces que los síntomas queden despojados de libido […] toda la libido es esforzada a pasar de los sintomas a la transferencia y concentrada ahí…”. Destacamos aquí, únicamente, la vía por la que la transferencia del fantasma sobre la relación con el analista posibilita, en cierto sentido, una restauración de su función –la del fantasma-, aquella que había sido puesta en cuestión por la apertura de lo real del síntoma en el tiempo anterior.

CATITA y sus amigas

Hacer del síntoma, Witz:

Abordemos ahora, cuando menos sucintamente, la cuestión del síntoma en el final de la cura.

Afirmamos con Lacan que, siendo el síntoma el partenaire sexual del ser hablante, es decir, aquello con lo que se suple el lugar dejado vacante en la estructura por la inexistencia de La mujer, no debiera esperarse del final de un análisis su liquidación-la desaparición lisa y llana del síntoma, puesto que el fin de la cura psicoanalítica no hace existir La mujer que no hay.

De este modo es concebible que un síntoma –ciertamente, uno que debe a ese final su singularidad- reste como respuesta frente al ausentido de la relación sexual. Y bien, por lo menos una vez, Lacan planteo en términos de identificación la posición de aquel que finalizó su análisis, respecto de ese resto sintomático: “Identificación con el síntoma”, tal la respuesta del analizado frente a la falla ineliminable de la estructura.

Pero conviene señalar que los distintos estatutos del síntoma que hemos examinado hasta aquí ya comportaban otros tantos modos de vérselas con ese agujero,es decir,suplencias que vienen al lugar de la relación sexual que no hay. Más precisamente, señalemos que tal función de suplencia se evidencia inequívocamente como una solución en los casos de los primeros y terceros estatutos del síntoma examinados: el síntoma de la neurosis adormecida y el síntoma analítico son “buenos remedios” frente a la inexistencia de la relación sexual. Mientras que en el segundo estatuto considerado –el padecimiento sintomático que introduce el desencadenamiento de la neurosis- es la dimensión de problema la que predomina: lo que, en el mejor de los casos, precipita la consulta al analista.

Destaquemos entonces, en primer término, que si resta un síntoma al fin del análisis, tal síntoma ya ha entregado, de sentido, lo que un psicoanálisis puede extraer de él. No abierto ya a desciframiento alguno, persiste su “hueso”: núcleo de goce incurable del síntoma.

Ahora bien, ese goce que obtiene el analizado royendo el hueso del síntoma no puede confundirse con el que le aportaba el fantasma. Lo que nos habilita a señalar que presupone su atravesamiento. Lo que nos habilita a señalar que presupone su atravesamiento –el del fantasma-. Atravesamiento de este, entonces, identificación con aquel.

¿Sino con aquel hueso sintomático, con que real podría calarse la pantalla fantasmatica? En efecto, es con el síntoma –lo “que muchas personas tienen de mas real”– que se rebate la significación coagulada que comporta el fantasma fundamental del sujeto. Ningún otro “instrumento” habilita ese relámpago de lucidez, cuando acontece.

Loading ... Loading ...

¿En que tomara apoyo ahora el analizado, llegado al borde mismo de su neurosis, cuando ya no cuenta con el dudoso amparo que proveía el goce-sentido, el “gonce-zonzo” del fantasma, sino en lo incurable del goce del síntoma? La paradoja de la estructura -S (A barrado)- revelada, no sin angustia, por el atravesamiento del fantasma fundamental, puede resolverse en invención… sintomática. Con el síntoma, aquel que llego al término de su análisis, se hace una respuesta novedosa frente al ausentido de la relación sexual –en todo caso, una que ya no lo deniega.

Porque, a la identificación con el síntoma que asoma ya en ese: “hacerse”, debe sumarse, todavía, un importante resguardo. Efectivamente, es preciso que en esa identificación postrera con el síntoma el analizado pueda, además, no hacerse uno con el –como podría creerse-. Así, objetando cualquier identidad reforzada que de allí pudiese surgir, impugnando cualquier transparencia que de ahí pudiera ganarse, Lacan prefería interponer, en ese punto, las “garantías de una especie de distancia”. Garantías que aquí referimos, sin más a la acción de un inconsciente que el fin de un análisis tampoco elimina.

No se trata ya aquí de la respuesta de la insistencia de la cadena significante –del “inconsciente-discurso del amo”- operando el apaciguamiento de algún real sintomático por el sentido, sino de la letra del inconsciente que puede hacer, del síntoma, Witz. El inconsciente realizado reduce el síntoma volviéndolo Witz; el atravesamiento del fantasma alivia al inconsciente del goce-zonzo; la identificación con el síntoma trueca la repetición fantasmatica en una que no sea vana.

Se trata aquí de “apostar” el hueso del síntoma en el lugar conveniente. Impidiendo que la identificación con el síntoma devenga “identifijación consolidada” –lo que engendra, menos un analizado, que una estatua de bronce siempre idéntica a sí misma-, el inconsciente realiza su responsabilidad al responder del hueso del síntoma –verificado como incurable en el fin del análisis-, equivocándolo. Una-equivocación y una-equivocación y una-equivocación: fecundas zancadillas de la letra del inconsciente que hace de la identificación con el síntoma un “saber-hacer-ahí” – cada vez, en la contingencia – con lo real.

Descargar Articulo en Word
SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


17 febrero, 2013 21:18

David Lynch Psychoanálisis / Twin Peaks: Fire, walk with me

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

23 noviembre, 2011 19:42

La Falicización de la Vagina

15 noviembre, 2011 21:46

La propuesta de Octavio Amoroso

30 octubre, 2011 12:24

Arteterapia

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

12 octubre, 2011 13:44

La Homeopatía del Sonido

Otras Noticias

  • GrupalTerapias "Psi" Notas para pensar lo grupal

    Notas para pensar lo grupal

    El yo es un conjunto de identificaciones, es una máscara, y el grupo terapéutico es un sitio propicio para el trabajo de cada participante con su propia máscara. Jugando roles se actualizan y producen las identificaciones. El trabajo clínico, en situación de grupo, interroga roles y conjetura identificaciones. El espacio de un grupo terapéutico intenta crear condiciones para que los movimientos identificatorios sean interrogados…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomaníaTrastornos Narcisistas No Psicoticos Narcisismo y Deficit

    Narcisismo y Deficit

    Fenichel dijo que el origen y naturaleza de la adicción no reside en el efecto químico de la droga sino en la estructura psicológica del paciente que busca en el consumo los efectos de satisfacer el arcaico anhelo oral que es al mismo tiempo sexual, una necesidad de seguridad y de conservación de la autoestima (se percibe la droga como protección narcisista)…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (II parte)

    Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (II parte)

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Introducción de la Trenza. Fabián Schejtman. Palabra de la trenza Para indicar entre que cuerdas de la trenza acontece el cruce se agrega un subíndice a la letra griega sigma. Si el cruce se da entre la primera y la segunda cuerdas anotamos subíndice 1, si ocurre entre la segunda y la tercera escribimos subíndice 2, y así sucesivamente. Cuando el segundo … [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaParanoiaPsicosisPsyko PatologiasToxicomanía Adicciones Graves. Aspectos esquizoides y depresivos

    Adicciones Graves. Aspectos esquizoides y depresivos

    El habito de drogarse en compañía de otros, fusionándose en un todo, como en un frustrado banquete totémico. No llegaron a reconocer al padre como tal, ni a rivalizar ni a matarlo, tampoco pudieron comerlo…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias La trama del síntoma y el inconsciente: VII parte

    La trama del síntoma y el inconsciente: VII parte

    Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As. Sinthome Síntoma – Metáfora y Síntoma – Letra Hay una nueva definición de síntoma sobre el final de la enseñanza de Lacan, aquella que lo concibe como una letra de goce, en oposición a su concepción inicial, la que lo aborda a partir de su aspecto metafórico. Brevemente, si el “síntoma – metáfora” es producto de la determinación –simbólica- de la concatenación significante y hace … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsiquiatríaPsyko PatologiasToxicomanía

    Adicciones: Alcoholismo

    El delirium tremens presenta la misma sintomatología que un delirio subagudo; pero lo que predomina es el temblor, un temblor importante, grueso, movimientos fuertes y automáticos de succión y agitación y la presencia de fiebre (40 o 41 grados). … [SEGUIR LEYENDO]

  • Perversión Dexter Morgan, el nuevo psicópata americano amigo de los niños

    Dexter Morgan, el nuevo psicópata americano amigo de los niños

    La serie Dexter a nosotros, colegas psicólogos, nos interesa de lleno porque nos ofrece un punto de vista sobre el asesino serial hasta ahora nunca encontrado, al menos por SyP. Nos enseña no sólo el ritual “obsesivo” (rasgo que acentuamos para desarmar lo de psicópata perverso) sino su vida cotidiana, sus relaciones familiares, amorosas y sociales, su trabajo y hasta sus pensamientos…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Síntoma–Metáfora y Síntoma–Letra

    Síntoma–Metáfora y Síntoma–Letra

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Síntoma y Sinthome. (Fabián Schejtman) Jacques Lacan introdujo la noción de sinthome el 16 de junio de 1975, en la apertura del “V simposio Internacional James Joyce”, modificando la escritura que en el idioma francés corresponde a lo que se llama síntoma [symptome]. El Síntoma – metáfora: En los años ’50 Lacan subraya la dimensión simbólica del síntoma, localizándolo en la … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XI parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XI parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. VII. La aporía fundamental del complejo de Edipo: Con respecto al desarrollo de la fase en la mujer, decíamos que tenia doble consecuencia. Por una parte, las recomendaciones fundamentales de cualquier análisis psicoanalítico correcto de la sexualidad de la mujer, que vendría a seguir esta secuencia: preedipico, ilusión fálica, fuerte ligazón a la madre, decepción fálica, abandono de la madre, entrada en el complejo de … [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurociencias

    Imágenes mentales y Literatura

    Federico Langer intenta descubrir cómo interactúan las imágenes mentales y las emociones en nuestro cerebro, con relación a la estética literaria. Esto es, cómo en ausencia de una percepción real, construimos una imagen y experimentamos respuestas emocionales; por ejemplo, cuando leemos un libro. En esta entrevista, Langer cuenta su trabajo e imagina experimentos futuros que nos permitan saber con más precisión cómo se forman las imágenes mentales y cómo nos emocionamos…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La Angustia en la obra de Freud: Ultima parte

    La Angustia en la obra de Freud: Ultima parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Me gustaría introducirlos, en el problema de la angustia en la enseñanza de Lacan. Lacan tiene dos definiciones de la angustia: La primera dice que “la angustia es la señal ante el deseo del Otro” y la otra definición dice, “la angustia aparece cuando falta la falta”. Ambas definiciones parecen contradictorias, porque si la angustia es la señal ente … [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo Fenomenología Morbida: Empatía y Perversión

    Fenomenología Morbida: Empatía y Perversión

    Mesa del Congreso AAP octubre 2008. La empatía en el psicópata, el perverso y el neurótico Empatía y perversión Juan José Ipar Es un mito urbano muy extendido creer que los gay siempre saben si otro hombre es también gay o no, como si pudiesen meterse en la piel del otro y expedirse sobre tan interesante dato. El ojo de la loca no se equivoca. Estaríamos frente a un procedimiento o habilidad que bien puede relacionarse con los fenómenos empáticos. … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" Exploración de la situación como una modalidad de abordaje en Psicoterapias

    Exploración de la situación como una modalidad de abordaje en Psicoterapias

    Fiorini, Héctor: “Exploración de la situación como una modalidad de abordaje en Psicoterapias”, en Estructuras y abordajes en Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos Aires, Editorial Nueva Visión, 1993. Resumen del Texto: Podemos pensar todo caso clínico en términos de “situación”. El psiquismo funciona en situaciones, se instala en situaciones, apoya permanentemente o pierde apoyos, en las situaciones en que está involucrado. Un primer nivel de diagnostico es clínico. Incluye un nivel psicopatológico, caracterológico, y psicodinámico. Varios diagnósticos que están vinculados con la … [SEGUIR LEYENDO]

  • PerversiónPsyko Patologias El diccionario del diablo, de Ambrose Bierce

    El diccionario del diablo, de Ambrose Bierce

    Una brillante selección de aforismos que fue creando Bierce desde 1861. Hacía 1906 la recopilación de esas sentencias fue publicada con el nombre “El diccionario del cínico”, posteriormente fue reeditada, en una versión ampliada, con el nombre con el cual se la conoce hoy día. “El Diccionario del Diablo” es una colección de frases cínicas y sarcásticas… [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaTerapias "Psi" La Psicología Cognitiva una herramienta Social

    La Psicología Cognitiva una herramienta Social

    El presente fragmento es un resumen del libro del Doctor Eduardo Keegan (“Escritos de psicoterapia cognitiva”. Eudeba, año 2007, Buenos Aires), especialista en psicoterapias cognitivas, en la cual cuestiona y debate el modelo monopersonal de afrontamiento de la realidad argentina. Descubre allí un intimo nexo entre la psicologia cognitiva y la psicologia comunitaria y social; tomando base en la psicologia clinica individual. Perder la Esperanza: ¿Qué es la desesperanza? Es la imposibilidad de representarse una situación futura en la que … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Los tres tiempos lógicos del Complejo de Edipo – por Jacques Lacan

    Los tres tiempos lógicos del Complejo de Edipo – por Jacques Lacan

    “Lacan hizo un gran esfuerzo a lo largo de su enseñanza para ubicar a los padres del Edipo más allá del mito, en una lógica. Al seguir su derrotero, la perspectiva, que parece inicialmente complejizarse, se despeja finalmente, desmalezando nuestra practica de prejuiciosas intuiciones”. Flesler. … [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria Anorexia-Bulimia: Parte V

    Anorexia-Bulimia: Parte V

    Se come para vomitar. El vomito es funcional a la repetición continua de la serie de las comilonas, porque vaciando el cuerpo del goce lo prepara a un nuevo exceso. No vomita para continuar comiendo sino que para continuar vomitando es que come. El vomito muestra el goce especial del vacío, junto a la inconsistencia del objeto-comida…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria

    Anorexia-Bulimia: Parte XII

    El cuerpo cadavérico es un exceso de evidencia y su superficie se fetichiza. Este es el núcleo perverso de la llamada “percepción delirante” de la anorexia. Borra las grasas, cancela la castración, para exhibir la protuberancia fálica del hueso, el tener el falo…. [SEGUIR LEYENDO]

  • AutismoDSM-IVPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos Generalizados del Desarrollo Psiquiatría Infantil: Autismo

    Psiquiatría Infantil: Autismo

    Kaplan, H; Sadock, B: “Sinopsis de psiquiatría. Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica”, Caps. de Psiquiatría infantil: 41 (Trastornos generalizados del desarrollo) Octava Edición, Editorial Panamericana.   TRASTORNO AUTISTICO Según el DSM-IV, el trastorno autístico se caracteriza por un desarrollo llamativamente anómalo tanto en la interaccion social como en la comunicación, y en un repertorio restringido de actividades e intereses. Historia En 1943, Leo Kanner, en su artículo clásico “perturbaciones autísticas del contacto afectivo”, acuño el término de autismo infantil … [SEGUIR LEYENDO]

  • MasoquismoPerversiónPsyko PatologiasSadismo

    Psicologia GORE: Reflexiones Filosoficas

    La ley es algo que no se sabe en qué consiste pero que actúa. La ley se manifiesta como ley pura constituyéndonos culpables. Culpables porque la ley y el deseo reprimido son la misma cosa, el objeto de la ley y el objeto del deseo es el mismo. “No queda más que la indeterminación de la ley, por un lado, y la precisión del castigo por otro.” Encontramos de nuevo humor e ironía, pues aunque la ley está carente de contenido, el que se somete a ella se siente culpable (de hacerlo)…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introducción al psicoanálisis: V parte

    Lecciones de introducción al psicoanálisis: V parte

    Masotta, O.: “Lecciones de introducción al psicoanálisis” Ed. Gedisa, Barcelona, 2006. V. Psicoanálisis, Medicina, Saber. El cuerpo se erogeniza en un mal lugar. Hay un Saber medico, el que se aplica, es obvio, a los objetos de su campo, mientras que en psicoanálisis es el lugar mismo del Saber de lo que se trata. En el sujeto llamado “paciente” está en juego una relación del goce, el deseo y la pulsión, con los objetos de su Saber. Sería un pésimo … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko Patologias Separación y Duelo

    Separación y Duelo

    Winnicot, D: “Deprivación y delincuencia” Segunda Parte, Cap. 15; Psicología de la Separación. Paidós, Bs.As, 2005.     Cap. 15. Psicología de la Separación (Artículo escrito en marzo de 1958 para uso de los asistentes sociales) Resumen: Se ha comprobado que existe una relación entre la tendencia antisocial y la deprivación. Para comprender a fondo la psicología de la angustia de separación, es necesario e importante que procuremos relacionar la reacción ante la pérdida con el destete, la aflicción, el … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis La trama del Síntoma y el Inconsciente: I parte

    La trama del Síntoma y el Inconsciente: I parte

    No basta con referirse a lo real pulsional para situar aquello que, no cesando de no escribirse, motoriza la tarea incesante del inconsciente (como tampoco reducir este ultimo a la producción de un saber torturante o ligarlo con exclusividad a las “novelas paternas” de la pérdida del goce). En el trabajo de ciframiento del inconsciente esta el goce, sexual, entonces, es la razón sexual la que no cesa de no escribirse, causando el trabajo de cifrado del inconsciente. … [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoMelancoliaPerversiónPsicoanálisisPsyko Patologias Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XV parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XV parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. XIII. La vida erótica de los sexos El amor es oblativo, sacrificial. El amor no está interesado por los objetos que el otro pueda dar. El amor se abastece de nada. Entonces ciertos pacientes nos enseñan que hay una escisión entre la tendencia amorosa y la tendencia del deseo. Los analistas han de tener en cuenta que el amor, en tanto oblativo, sacrificial, está preparado … [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaPsiquiatríaPsyko PatologiasTerapias "Psi"Trastornos del Ánimo Terapia cognitiva de la distimia y de los Trastornos Bipolares

    Terapia cognitiva de la distimia y de los Trastornos Bipolares

    Keegan, E.: “Escritos de psicoterapia cognitiva”. Parte III  (Terapia cognitiva de los trastornos mentales). Eudeba, año 2007, Buenos Aires. Resumen: Terapia cognitiva de la distimia: Uno de los desafíos clínicos que plantea la distimia es su inicio temprano. Mientras que el paciente que padece un trastorno depresivo mayor recurrente cuenta con la posibilidad de comparar su estado presente con un bienestar previo, el paciente distímico usualmente no tiene ese punto de referencia. En virtud de esto, es habitual que las … [SEGUIR LEYENDO]