SyP Viernes, 27 de Febrero
12 enero, 2011 18:27 Imprimir

La trama del Síntoma y el Inconsciente: V parte

Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As.

El síntoma y los Goces

Señor Matanza


Síntoma, Fantasma e Inconsciente:

En primer lugar, si se apunta a la juntura de lo “verdaderamente real” del goce sintomático con el que le compete al fantasma –goce soñado por el neurótico siempre dispuesto a amodorrar al primero en su tendencia dormitiva-, resulta que el goce del síntoma se presenta no-todo enmarcado por el fantasma.  Esto es, que si bien hay lo que del goce sintomático se encuadra en el fantasma –o lo que del goce fantasmático hace síntoma-, engendrando así, por ejemplo, el síntoma de una neurosis adormecida o no desencadenada, se vuelve necesario considerar, no obstante, y sobre todo en la perspectiva de situar aquello que se produce como incurable al fin del análisis la posibilidad de un estatuto del síntoma depurado de sostén fantasmático. Aunque es dable señalar, además, lo que del goce fantasmático podría no sintomatizarse: ¿encontraría el acting out allí su lugar?

Por otro lado, si dando un paso más, consideramos el goce de la “copulación de los significantes en el inconsciente”, señalaremos cuando menos que las formaciones del inconsciente se ubican, entre fantasma e inconsciente, como “fuera-de-síntoma”. Y esto porque el síntoma puede concebirse como lo que del inconsciente hace ex – sistencia. En efecto, Lacan aparte sobre el fin de su enseñanza, al síntoma de la serie que Freud describió y que incluye al sueño, al lapsus, al acto fallido, al chiste. De las formaciones del inconsciente, el síntoma se desprende entonces deviniendo “función del inconsciente”, lo único que nos prueba su existencia. El inconsciente termina siendo  lo que responde del síntoma.

Y es tan cierto que el síntoma se excluye de las formaciones que el inconsciente produce por su trabajo, que este –el inconsciente- termina siendo para Lacan, “lo que responde del síntoma” y por tanto “el responsable de su reducción”.

Un goce en lugar de otro:

Tendremos que considerar la idea –solidaria del pasaje del singular del goce al plural de los goces en la enseñanza de Lacan- de que la pérdida de goce en la estructura no es sin alguna suerte de recuperación: si caduca un goce surge otro en su relevo. Lo que impide, en sentido estricto, aquello que pretende cualquier perspectiva terapéutica: su reducción a cero.

En esto, ciertamente, alcanza con ser freudianos y armarnos con su concepción que anuncia lo indomesticable de la pulsión, debiendo concluir que el goce es Medusa: se corta una cabeza, crece una más allá.

Conclusión: de modo transpuesto, transferido, desplazado, sustituto, o como fuere, la pulsión se satisface…siempre. Aunque el yo nada sepa de ello. Y es en esto que el sujeto, para lacan, es feliz.

Loading ... Loading ...

El goce en el chiquero:

Comenzamos señalando para aquel al que hemos llamado el “portador asintomático”, la primacía de un goce más que avenido al principio del placer, puesto que dé el no se distingue: goce del dormir. “Gozar como cerdos”, sentencia Lacan en el Seminario 21, puesto que en el chiquero se duerme abundantemente. Política del avestruz -según la pluma freudiana- de alguien ignorante del goce que el síntoma le reporta. Desentendido de ello, pero en él cobijado y adormecido, este neurótico -decidido a seguir atontado- es aquel que no se ha separado aun de su síntoma: este no ha llegado todavía a distinguirse de su carácter. La ganancia –secundaria- que de allí se extrae abona la estabilidad de una feliz incertidumbre.

Así, en la llamada egosintonía del síntoma, lo real del goce sintomático –el que solo mas adelante podrá irrumpir- cede en sus dos frentes, ante el avance dormitivo del fantasma y el de la automaticidad de un inconsciente por el que el sujeto es trabajado.

Se trata de la formidable tijera del discurso del amo que garantiza el recorte del goce de cada quien, del que la realidad se sostiene –al precio de la incertidumbre antes aludida-, haciendo que de ese modo las cosas marchen al ritmo marcial que el amo impone. En esta perspectiva no puede sorprender, por lo demás, la preponderancia –entre las formaciones del inconsciente- del sueño como guardián del dormir, que guarece al neurótico de lo real sosteniendo su “normachidad”.

Cul de Sac

Signo de lo que no anda en lo real:

No faltan encuentros con lo real –lo que Freud localizaba más bien del lado de lo traumático- que posibiliten el quiebre. Allí encuentra el adormecido la chance que la contingencia le ofrece para despertar a lo mas intimo –mejor todavía, extimo- de sí mismo. El síntoma pasa a ser en ese punto el “signo de lo que no anda en lo real”.

Si hasta ahí las cosas marchaban a expensas de la hipnosis subjetiva impuesta por el discurso del amo, el síntoma deviene ahora “lo real en tanto se pone en cruz para impedir que las cosas anden”. La apertura de lo real del síntoma es correlativa, por lo tanto, del paso en falso del fantasma que, por su vacilación o realización –en cualquiera de los casos, de la suspensión de su función- pone en jaque la significación cristalizada que garantizaba para el neurótico la estabilidad de su realidad.

En el caso de la vacilación fantasmatica la angustia es señal de haberse asomado al borde del agujero. La vacilación del fantasma deja al sujeto inerme ante la falta del Otro. En el segundo caso, de realización del fantasma; el pánico, el horror, el espanto –o una serie de afectos que se anotan en esa línea-, dan cuenta del encuentro con el goce del Otro. Los dos casos se oponen tanto como el sueño de angustia a la pesadilla.

Pero este paso a lo real de un goce inédito también es correlato del detenimiento del trabajo automático del inconsciente, que con su producto de sueños custodiaba el dormir: tropiezo del “trabajador ideal” con la piedra del síntoma, cese de su automaticidad.

Loading ... Loading ...

El texto del síntoma y la transferencia:

Pasamos ahora a dar cuenta del síntoma en su estado más complejo y desarrollado: el que se alcanza cuando es puesto en forma en la transferencia analítica.

En un movimiento inverso, en cierto sentido, respecto del que relatábamos recién, la puesta en marcha del análisis produce el detenimiento de la hemorragia de goce que el tiempo anterior implicaba. Torniquete del psicoanálisis en el que se verifica un efecto terapéutico, allí donde la apertura del inconsciente opera el cierre de lo real del síntoma, transformándolo en analítico.

Primera lectura de la propuesta de Lacan que asegura que “el inconsciente es lo que responde del síntoma” y el “responsable de su reducción”: la insistencia palabrera del inconsciente, responde de la resistencia del síntoma reduciéndolo -reduciendo su cara real- … por la interpretación. El “inconsciente-interprete” fuerza al síntoma a volverse plenamente un mensaje dirigido al Otro: el síntoma deviene, de este modo, quizás por vez primera interpretable.

Trama del síntoma y el inconsciente que permite al primero la entrega de un guion, de un argumento. El síntoma adquiere, por ese entramado inédito, una nueva textura: en efecto, se vuelve texto pasible de desciframiento.

Esta puesta en forma –de texto- del síntoma comprende, a la vez y fundamentalmente, una transformación de goce – el alcance preciso del efecto terapéutico recién referido-: del goce sufriente del síntoma al goce del desciframiento. Terapéutica propiamente psicoanalítica que descansa en el trabajo de quien devine psicoanalizante: alguien ya no trabajado por el inconsciente, sino, trabajador –lo que rigurosamente escribe el discurso analítico-.

Por lo demás, es sabido que la otra vertiente de esta reducción del síntoma era ya adjudicada por Freud a la transferencia: “… es inevitable entonces que los síntomas queden despojados de libido […] toda la libido es esforzada a pasar de los sintomas a la transferencia y concentrada ahí…”. Destacamos aquí, únicamente, la vía por la que la transferencia del fantasma sobre la relación con el analista posibilita, en cierto sentido, una restauración de su función –la del fantasma-, aquella que había sido puesta en cuestión por la apertura de lo real del síntoma en el tiempo anterior.

CATITA y sus amigas

Hacer del síntoma, Witz:

Abordemos ahora, cuando menos sucintamente, la cuestión del síntoma en el final de la cura.

Afirmamos con Lacan que, siendo el síntoma el partenaire sexual del ser hablante, es decir, aquello con lo que se suple el lugar dejado vacante en la estructura por la inexistencia de La mujer, no debiera esperarse del final de un análisis su liquidación-la desaparición lisa y llana del síntoma, puesto que el fin de la cura psicoanalítica no hace existir La mujer que no hay.

De este modo es concebible que un síntoma –ciertamente, uno que debe a ese final su singularidad- reste como respuesta frente al ausentido de la relación sexual. Y bien, por lo menos una vez, Lacan planteo en términos de identificación la posición de aquel que finalizó su análisis, respecto de ese resto sintomático: “Identificación con el síntoma”, tal la respuesta del analizado frente a la falla ineliminable de la estructura.

Pero conviene señalar que los distintos estatutos del síntoma que hemos examinado hasta aquí ya comportaban otros tantos modos de vérselas con ese agujero,es decir,suplencias que vienen al lugar de la relación sexual que no hay. Más precisamente, señalemos que tal función de suplencia se evidencia inequívocamente como una solución en los casos de los primeros y terceros estatutos del síntoma examinados: el síntoma de la neurosis adormecida y el síntoma analítico son “buenos remedios” frente a la inexistencia de la relación sexual. Mientras que en el segundo estatuto considerado –el padecimiento sintomático que introduce el desencadenamiento de la neurosis- es la dimensión de problema la que predomina: lo que, en el mejor de los casos, precipita la consulta al analista.

Destaquemos entonces, en primer término, que si resta un síntoma al fin del análisis, tal síntoma ya ha entregado, de sentido, lo que un psicoanálisis puede extraer de él. No abierto ya a desciframiento alguno, persiste su “hueso”: núcleo de goce incurable del síntoma.

Ahora bien, ese goce que obtiene el analizado royendo el hueso del síntoma no puede confundirse con el que le aportaba el fantasma. Lo que nos habilita a señalar que presupone su atravesamiento. Lo que nos habilita a señalar que presupone su atravesamiento –el del fantasma-. Atravesamiento de este, entonces, identificación con aquel.

¿Sino con aquel hueso sintomático, con que real podría calarse la pantalla fantasmatica? En efecto, es con el síntoma –lo “que muchas personas tienen de mas real”– que se rebate la significación coagulada que comporta el fantasma fundamental del sujeto. Ningún otro “instrumento” habilita ese relámpago de lucidez, cuando acontece.

Loading ... Loading ...

¿En que tomara apoyo ahora el analizado, llegado al borde mismo de su neurosis, cuando ya no cuenta con el dudoso amparo que proveía el goce-sentido, el “gonce-zonzo” del fantasma, sino en lo incurable del goce del síntoma? La paradoja de la estructura -S (A barrado)- revelada, no sin angustia, por el atravesamiento del fantasma fundamental, puede resolverse en invención… sintomática. Con el síntoma, aquel que llego al término de su análisis, se hace una respuesta novedosa frente al ausentido de la relación sexual –en todo caso, una que ya no lo deniega.

Porque, a la identificación con el síntoma que asoma ya en ese: “hacerse”, debe sumarse, todavía, un importante resguardo. Efectivamente, es preciso que en esa identificación postrera con el síntoma el analizado pueda, además, no hacerse uno con el –como podría creerse-. Así, objetando cualquier identidad reforzada que de allí pudiese surgir, impugnando cualquier transparencia que de ahí pudiera ganarse, Lacan prefería interponer, en ese punto, las “garantías de una especie de distancia”. Garantías que aquí referimos, sin más a la acción de un inconsciente que el fin de un análisis tampoco elimina.

No se trata ya aquí de la respuesta de la insistencia de la cadena significante –del “inconsciente-discurso del amo”- operando el apaciguamiento de algún real sintomático por el sentido, sino de la letra del inconsciente que puede hacer, del síntoma, Witz. El inconsciente realizado reduce el síntoma volviéndolo Witz; el atravesamiento del fantasma alivia al inconsciente del goce-zonzo; la identificación con el síntoma trueca la repetición fantasmatica en una que no sea vana.

Se trata aquí de “apostar” el hueso del síntoma en el lugar conveniente. Impidiendo que la identificación con el síntoma devenga “identifijación consolidada” –lo que engendra, menos un analizado, que una estatua de bronce siempre idéntica a sí misma-, el inconsciente realiza su responsabilidad al responder del hueso del síntoma –verificado como incurable en el fin del análisis-, equivocándolo. Una-equivocación y una-equivocación y una-equivocación: fecundas zancadillas de la letra del inconsciente que hace de la identificación con el síntoma un “saber-hacer-ahí” – cada vez, en la contingencia – con lo real.

Descargar Articulo en Word
SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

23 noviembre, 2011 19:42

La Falicización de la Vagina

15 noviembre, 2011 21:46

La propuesta de Octavio Amoroso

30 octubre, 2011 12:24

Arteterapia

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

12 octubre, 2011 13:44

La Homeopatía del Sonido

Otras Noticias

  • EsquizofreniaParanoiaPsicosisPsyko PatologiasToxicomanía Adicciones Graves. Aspectos esquizoides y depresivos

    Adicciones Graves. Aspectos esquizoides y depresivos

    El habito de drogarse en compañía de otros, fusionándose en un todo, como en un frustrado banquete totémico. No llegaron a reconocer al padre como tal, ni a rivalizar ni a matarlo, tampoco pudieron comerlo…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis

    El Inconsciente es La Realidad Sexual

    Cada satisfacción de la pulsión deja al sujeto, a pesar de la misma, en una falta. Esta insatisfacción, esta falta, provoca que se reactualice de forma permanente la trampa imaginaria de intentar encontrar a través del objeto metonímico el objeto perdido al que se apunta a través de él. Por eso la metonimia del deseo conlleva una falta fundamental, la pérdida de la cosa en el objeto…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Pulsion y Deseo en la obra de Freud: III parte

    Pulsion y Deseo en la obra de Freud: III parte

    PULSIÓN Y DESEO EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia Dictada el 3 de octubre de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Hasta acá la primer etapa de Freud acerca del concepto de deseo. El deseo en psicoanálisis no se trata del anhelo, sino de un deseo articulado. De un deseo cuya función es dar vueltas, desplazarse. (Tenemos tres flechas en el esquema, del aparato psíquico). Lacan va a decir que el deseo es metonímico. Está entre las murallas significantes, … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" Las Psicoterapias de Freud

    Las Psicoterapias de Freud

    Alexander, Franz y French, Thomas: “La evolución de la terapéutica psicoanalítica”, cap. 2 de Terapéutica psicoanalítica. Buenos Aires, Paidos, 1965. Apuntes del Texto: El primer método de psicoterapia desarrollado por Freud en colaboración con Breuer, fue la hipnosis catártica. Como su mismo nombre lo indica, se la consideraba también como una dramática representación en un acto, en la cual el paciente se desembarazaba de un cuerpo extraño espiritual – sus recuerdos traumáticos y sus afectos contenidos. En la hipnosis, el … [SEGUIR LEYENDO]

  • CienciasNeurociencias La unidad del campo perceptivo – Maurice Merleau Ponty

    La unidad del campo perceptivo – Maurice Merleau Ponty

    Merleau-Ponty quería demostrar que la percepción no es el resultado casual de las sensaciones “atómicas”, en contraposición a la tradición iniciada por John Locke. Para Merleau-Ponty, en cambio, la percepción tiene una dimensión activa, en la medida en la que representa una apertura primordial al mundo de la vida en contra del atomismo antes citado. Logra valiosas conclusiones apelando no sólo a la fenomenología sino también con el gran aporte de la Teoría de la Gestalt…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaHisteriaPsicoanálisisPsyko Patologias La trama del síntoma y el inconsciente: IX parte

    La trama del síntoma y el inconsciente: IX parte

    Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente” 2ª. ed. Buenos Aires: Del Bucle, 2006. La intervención analítica en Anorexias y Bulimias El manejo de la transferencia que no es Interpretación: En Puntualizaciones sobre el amor de transferencia, Freud advierte al psicoanalista novel que acaso tema al comienzo como interpretar las ocurrencias del paciente y traducir lo reprimido, pero de lo que realmente debería temer, es como hacer, para manejar la transferencia, una vez instalada. En ¿Pueden los legos … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteria de AngustiaPsicoanálisisPsyko Patologias Histeria de Angustia o Fobia

    Histeria de Angustia o Fobia

    La designación «histeria de angustia»; se la propuse al doctor W. Stekel cuando emprendió la exposición de los estados neuróticos de angustia (1908), y espero que adquiera carta de ciudadanía. Ella se justifica por el pleno acuerdo entre el mecanismo psíquico de estas fobias y el de la histeria, salvo en un punto, pero un punto decisivo y apto para establecer la separación: Y es este: la libido desprendida del material patógeno en virtud de la represión no es convertirla, no es aplicada, saliendo de lo anímico, en una inervación corporal, sino que se libera como angustia…. [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaPsyko PatologiasTerapias "Psi" Trastorno Límite de Personalidad (II parte)

    Trastorno Límite de Personalidad (II parte)

    Keegan, E.: “Escritos de psicoterapia cognitiva”. Parte III  (Terapia cognitiva de los trastornos mentales). Eudeba, año 2007, Buenos Aires. Resumen:   Abordaje Cognitivo del Trastorno límite de la personalidad: La terapia dialéctica-conductual: Este abordaje fue desarrollado por Marsha Linehan. Se define como una intervención de tipo conductual de última generación, y, en tanto tal, se trata de una intervención multidimensional que enfatiza la utilización de los principios del cambio humano más que la aplicación de un tratamiento estructurado universal. Se … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsiquiatríaPsyko PatologiasSuicidioTrastornos del Ánimo Suicidio: Urgencias en Psiquiatría  (I parte)

    Suicidio: Urgencias en Psiquiatría (I parte)

    Kaplan, H.; Sadock, B. “Sinopsis de psiquiatría.  Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica” Cáp. 33 (Cáp. De urgencias en 8ª edición.)  Editorial Panamericana. Urgencias en Psiquiatría: Suicidio El suicidio puede ser el resultado de un deseo de escapar de una situación difícil o de querer herir a una persona o a una institución. El suicidio parece surgir del sentimiento de que la vida es tan insoportable que la muerte es la única vía de escape del dolor. El suicidio experimenta … [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoPerversión Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales (Última parte)

    Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales (Última parte)

    La anorexia y la bulimia pueden ser entendidas como formas de fetichismo moral. La anoréxica considera su cuerpo como un objeto totalmente desvitalizado; una idea permanente es el miedo a engordar; es por lo que la paciente piensa constantemente que está aumentando de peso aunque tenga 30 Kg. Todo el cuerpo es tomado como fetiche. Esta problemática se halla igualmente en el alcoholismo, las toxicomanías y ciertas patologías como la pasión de las telas…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" El campo teórico y clínico de las Psicoterapias Psicoanalíticas

    El campo teórico y clínico de las Psicoterapias Psicoanalíticas

    Menéndez, Pedro: “Concepto de situación”, en El campo teórico y clínico de las Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos Aires, Editorial Tekné, 1987. Apuntes del Texto: Concepto de Situación: No existe una única teoría que dé cuenta de la totalidad de lo observable; antes bien, lo que existe es una realidad clínica, a la cual la abordan diversos investigadores y cuerpos teóricos en múltiples facetas y dan cuenta parcialmente de alguno de sus aspectos. Hay una clínica y diversas teorías. De estas diversas … [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoMasoquismoPerversiónSadismo Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales

    Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales

    “La Violencia perversa obliga a la víctima a afrontar su falta y los traumas olvidados de su infancia. Excita la pulsión de muerte que se halla en germen en todo individuo. Los “perversos narcisistas” buscan en el otro ese germen de autodestrucción, y luego les basta con activarlo…. Es una violencia indirecta sin marcas ni heridas, con daños psicológicos que pueden ser de por vida.” Marie-Frence Hirigoyen…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria Anorexia-Bulimia: Parte VI

    Anorexia-Bulimia: Parte VI

    Las dos nadas de la anorexia: como abandono a la muerte y hundimiento en un goce mortífero; o como separación del Otro, afirmación del deseo del sujeto sostenido por la apertura de la falta en el Otro. La anoréxica transforma la imagen de su propio cuerpo, convirtiéndolo en el palo que impide la boca del cocodrilo se cierre…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurociencias

    Imágenes mentales y Literatura

    Federico Langer intenta descubrir cómo interactúan las imágenes mentales y las emociones en nuestro cerebro, con relación a la estética literaria. Esto es, cómo en ausencia de una percepción real, construimos una imagen y experimentamos respuestas emocionales; por ejemplo, cuando leemos un libro. En esta entrevista, Langer cuenta su trabajo e imagina experimentos futuros que nos permitan saber con más precisión cómo se forman las imágenes mentales y cómo nos emocionamos…. [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaMasoquismoPerversiónPsyko PatologiasSadismo Neurobiología del Psicópata (VI parte)

    Neurobiología del Psicópata (VI parte)

    Semiología Psiquiátrica y Psicopatía NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA Dr. Eduardo A. Mata Neurofisiológicos Desde hace tiempo se ha argumentado que la baja respuesta cortical puede ser una causa determinante de comportamiento criminal. Aunque estas teorías no han estado inicialmente dirigidas a explicar la violencia, una variedad de fuentes indican que los ofensores violentos, en particular, pueden ser corticalmente bajoalertables. El alerta reducido se lo supone vinculado con la búsqueda de sensaciones; como consecuencia, a esta teoría se la analiza conjuntamente con … [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaTerapias "Psi" La Terapia Cognitiva (IV parte)

    La Terapia Cognitiva (IV parte)

    Keegan, E.: “Escritos de psicoterapia cognitiva”. Parte II (Introducción a la terapia cognitiva) . Eudeba, año 2007, Buenos Aires. Resumen: Emoción y cognición en terapia cognitiva: Contrariamente a lo que muchos legos creen, las emociones humanas no son innatas, sino adquiridas, construidas en la relación con los otros seres humanos que conforman la familia y la comunidad de esa nueva persona. Toda emoción entraña un color afectivo ligado a cierta respuesta fisiológica. Pero tanto el nombre de la emoción, como … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Un recorrido por la Obra de Freud, Winnicott y Lacan

    Un recorrido por la Obra de Freud, Winnicott y Lacan

    Fiorini, Héctor: “Introducción”, en El campo teórico y clínico de las Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos Aires, Editorial Tekné, 1987. Introducción: Una definición en sentido amplio de “Psicoterapia” es propuesta en el Diccionario de Psicoanálisis de Laplanche y Pontalis, que abarca todo método de tratamiento de desórdenes psíquicos que utiliza medios psicológicos para su actividad, incluyendo así también al psicoanálisis, como una forma de psicoterapia. Freud: La obra de Freud va a recorrer varias etapas en la creación de una teoría sobre … [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaMasoquismoPerversiónPsiquiatríaPsyko PatologiasSadismo Neurobiología del Psicópata (III parte)

    Neurobiología del Psicópata (III parte)

    Semiología Psiquiátrica y Psicopatía NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA Dr. Eduardo A. Mata Buschsbaum y Silverman desarrollaron una técnica para comparar los componentes de potenciales evocados tempranos. Este componente PE representa la reacción cortical temprana que ocurre entre 100 y 140 ms después del estímulo. Los individuos que muestran una amplitud marcadamente incrementada de los PE como función de un estímulo crecientemente incrementado (curva positiva), son llamados aumentadores, en tanto que aquellos que muestran poco incremento o aún disminución en la amplitud … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Síntoma, Deseo e Inconsciente (I parte)

    Síntoma, Deseo e Inconsciente (I parte)

    Se trata de un primer tiempo en el que Freud no cuenta aún con el concepto de inconsciente y deseo, por lo que hablará de conciencia escindida y regulación por el principio de constancia. Es el tiempo del método catártico y la cura por abreacción. Y si bien la descarga, la tramitación vía la descarga, será el marco para estas teorizaciones, quedan obstáculos sin resolver: lo compulsivo del síntoma y la sexualidad como fuente de displacer… [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Conferencia sobre Psicoterapias Planificadas

    Conferencia sobre Psicoterapias Planificadas

    Menéndez, Pedro: “Psicoterapias planificadas: criterios que orientan nuestra labor”, en Focalización y psicoanálisis. Roca viva. Montevideo, 1996. Apuntes de la Conferencia dictada el 30.8.89 en el Centro de Estudios en Psicoterapia. El concepto de Consulta se lo entiende como el pedido de asesoramiento técnico en determinado ámbito de una disciplina, a alguien que se lo considera idóneo en ese ámbito; a quien la sociedad le ha conferido un titulo o una nominación habilitante para tal caso. En ese sentido, en todo … [SEGUIR LEYENDO]

  • MasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismo La Ley del Psicópata

    La Ley del Psicópata

    EL PSICÓPATA Y EL NOMBRE DEL PADRE Roberto Mazzuca Comenzaré mi trabajo delimitando los dos términos que componen su título: “psicópata” y “nombre del padre”. La categoría clínica de la psicopatía En nuestros sucesivos encuentros, hemos tenido la oportunidad de cotejar distintas maneras de definir al psicópata y verificar que la definición de esta categoría clínica no es unívoca sino heterogénea. Dentro de sus amplios márgenes, sin embargo, hemos acordado en la necesidad de distinguir por lo menos dos tipos … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasTrastornos Narcisistas No Psicoticos Patologías basadas en el Déficit (I parte)

    Patologías basadas en el Déficit (I parte)

    Killingmo, Bjorn: “Conflicto y déficit – Implicancias para la técnica” en Libro anual de psicoanálisis del Int. J. Psychoanalysis, vol. 70,Londres, 1989, pág. 111-126. Apuntes del texto. Introducción: En el psicoanálisis tradicional, la psicopatología es conceptualizada en términos de conflicto intersistémico. Esto implica diferentes patrones de oposición entre los tres sistemas estructurales de la personalidad –ello, yo, superyó- y la realidad. Además, la formula principal de la evolución patológica es la siguiente: deseo pulsional edipico – represión – regresión – formación … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía Abordaje Sociológico de la Toxicomanía

    Abordaje Sociológico de la Toxicomanía

    ¿Quien controla la drogadependencia? Estos y otros interrogantes se vuelven explícitos en el texto de Alain Enrenberg sobre las regulaciones de la actividad toxicomaniaca en algunos pacientes del conurbano y del centro de las grandes capitales…. [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaPsiquiatríaPsyko PatologiasTerapias "Psi"Trastornos del Ánimo La terapia cognitiva de la depresión (II parte)

    La terapia cognitiva de la depresión (II parte)

    Keegan, E.: “Escritos de psicoterapia cognitiva”. Parte III  (Terapia cognitiva de los trastornos mentales). Eudeba, año 2007, Buenos Aires. Resumen: La terapia cognitiva de la depresión: Las afirmaciones que se harán a continuación son validas para pacientes que presentan trastorno depresivo mayor sin sintomas psicóticos. Se da inicio al paso psicoeducativo, donde se informa al paciente acerca de su trastorno, de la visión cognitiva de ese trastorno y de la naturaleza del tratamiento que se le propone. Se espera obtener … [SEGUIR LEYENDO]

  • MasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismo El Psicópata y El Perverso

    El Psicópata y El Perverso

    La canallada y los canallas de nuestro tiempo Juan Pablo Mollo El texto comienza con una referencia de Lacan sobre la canallada: “proponerse como Otro del Otro para manipular el deseo de los demás”, para ubicar, seguidamente, su forma contemporánea: el sistema evaluativo. Posteriormente, se establece una correlación entre la posición canalla con la noción de psicopatía y su distinción con la posición perversa. Finalmente, se proponen algunas figuraciones contemporáneas posibles de pequeños y grandes canallas: dirigentes, predicadores, el político … [SEGUIR LEYENDO]