SyP Jueves, 29 de Enero
12 enero, 2011 18:27 Imprimir

La trama del Síntoma y el Inconsciente: V parte

Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As.

El síntoma y los Goces

Señor Matanza


Síntoma, Fantasma e Inconsciente:

En primer lugar, si se apunta a la juntura de lo “verdaderamente real” del goce sintomático con el que le compete al fantasma –goce soñado por el neurótico siempre dispuesto a amodorrar al primero en su tendencia dormitiva-, resulta que el goce del síntoma se presenta no-todo enmarcado por el fantasma.  Esto es, que si bien hay lo que del goce sintomático se encuadra en el fantasma –o lo que del goce fantasmático hace síntoma-, engendrando así, por ejemplo, el síntoma de una neurosis adormecida o no desencadenada, se vuelve necesario considerar, no obstante, y sobre todo en la perspectiva de situar aquello que se produce como incurable al fin del análisis la posibilidad de un estatuto del síntoma depurado de sostén fantasmático. Aunque es dable señalar, además, lo que del goce fantasmático podría no sintomatizarse: ¿encontraría el acting out allí su lugar?

Por otro lado, si dando un paso más, consideramos el goce de la “copulación de los significantes en el inconsciente”, señalaremos cuando menos que las formaciones del inconsciente se ubican, entre fantasma e inconsciente, como “fuera-de-síntoma”. Y esto porque el síntoma puede concebirse como lo que del inconsciente hace ex – sistencia. En efecto, Lacan aparte sobre el fin de su enseñanza, al síntoma de la serie que Freud describió y que incluye al sueño, al lapsus, al acto fallido, al chiste. De las formaciones del inconsciente, el síntoma se desprende entonces deviniendo “función del inconsciente”, lo único que nos prueba su existencia. El inconsciente termina siendo  lo que responde del síntoma.

Y es tan cierto que el síntoma se excluye de las formaciones que el inconsciente produce por su trabajo, que este –el inconsciente- termina siendo para Lacan, “lo que responde del síntoma” y por tanto “el responsable de su reducción”.

Un goce en lugar de otro:

Tendremos que considerar la idea –solidaria del pasaje del singular del goce al plural de los goces en la enseñanza de Lacan- de que la pérdida de goce en la estructura no es sin alguna suerte de recuperación: si caduca un goce surge otro en su relevo. Lo que impide, en sentido estricto, aquello que pretende cualquier perspectiva terapéutica: su reducción a cero.

En esto, ciertamente, alcanza con ser freudianos y armarnos con su concepción que anuncia lo indomesticable de la pulsión, debiendo concluir que el goce es Medusa: se corta una cabeza, crece una más allá.

Conclusión: de modo transpuesto, transferido, desplazado, sustituto, o como fuere, la pulsión se satisface…siempre. Aunque el yo nada sepa de ello. Y es en esto que el sujeto, para lacan, es feliz.

Loading ... Loading ...

El goce en el chiquero:

Comenzamos señalando para aquel al que hemos llamado el “portador asintomático”, la primacía de un goce más que avenido al principio del placer, puesto que dé el no se distingue: goce del dormir. “Gozar como cerdos”, sentencia Lacan en el Seminario 21, puesto que en el chiquero se duerme abundantemente. Política del avestruz -según la pluma freudiana- de alguien ignorante del goce que el síntoma le reporta. Desentendido de ello, pero en él cobijado y adormecido, este neurótico -decidido a seguir atontado- es aquel que no se ha separado aun de su síntoma: este no ha llegado todavía a distinguirse de su carácter. La ganancia –secundaria- que de allí se extrae abona la estabilidad de una feliz incertidumbre.

Así, en la llamada egosintonía del síntoma, lo real del goce sintomático –el que solo mas adelante podrá irrumpir- cede en sus dos frentes, ante el avance dormitivo del fantasma y el de la automaticidad de un inconsciente por el que el sujeto es trabajado.

Se trata de la formidable tijera del discurso del amo que garantiza el recorte del goce de cada quien, del que la realidad se sostiene –al precio de la incertidumbre antes aludida-, haciendo que de ese modo las cosas marchen al ritmo marcial que el amo impone. En esta perspectiva no puede sorprender, por lo demás, la preponderancia –entre las formaciones del inconsciente- del sueño como guardián del dormir, que guarece al neurótico de lo real sosteniendo su “normachidad”.

Cul de Sac

Signo de lo que no anda en lo real:

No faltan encuentros con lo real –lo que Freud localizaba más bien del lado de lo traumático- que posibiliten el quiebre. Allí encuentra el adormecido la chance que la contingencia le ofrece para despertar a lo mas intimo –mejor todavía, extimo- de sí mismo. El síntoma pasa a ser en ese punto el “signo de lo que no anda en lo real”.

Si hasta ahí las cosas marchaban a expensas de la hipnosis subjetiva impuesta por el discurso del amo, el síntoma deviene ahora “lo real en tanto se pone en cruz para impedir que las cosas anden”. La apertura de lo real del síntoma es correlativa, por lo tanto, del paso en falso del fantasma que, por su vacilación o realización –en cualquiera de los casos, de la suspensión de su función- pone en jaque la significación cristalizada que garantizaba para el neurótico la estabilidad de su realidad.

En el caso de la vacilación fantasmatica la angustia es señal de haberse asomado al borde del agujero. La vacilación del fantasma deja al sujeto inerme ante la falta del Otro. En el segundo caso, de realización del fantasma; el pánico, el horror, el espanto –o una serie de afectos que se anotan en esa línea-, dan cuenta del encuentro con el goce del Otro. Los dos casos se oponen tanto como el sueño de angustia a la pesadilla.

Pero este paso a lo real de un goce inédito también es correlato del detenimiento del trabajo automático del inconsciente, que con su producto de sueños custodiaba el dormir: tropiezo del “trabajador ideal” con la piedra del síntoma, cese de su automaticidad.

Loading ... Loading ...

El texto del síntoma y la transferencia:

Pasamos ahora a dar cuenta del síntoma en su estado más complejo y desarrollado: el que se alcanza cuando es puesto en forma en la transferencia analítica.

En un movimiento inverso, en cierto sentido, respecto del que relatábamos recién, la puesta en marcha del análisis produce el detenimiento de la hemorragia de goce que el tiempo anterior implicaba. Torniquete del psicoanálisis en el que se verifica un efecto terapéutico, allí donde la apertura del inconsciente opera el cierre de lo real del síntoma, transformándolo en analítico.

Primera lectura de la propuesta de Lacan que asegura que “el inconsciente es lo que responde del síntoma” y el “responsable de su reducción”: la insistencia palabrera del inconsciente, responde de la resistencia del síntoma reduciéndolo -reduciendo su cara real- … por la interpretación. El “inconsciente-interprete” fuerza al síntoma a volverse plenamente un mensaje dirigido al Otro: el síntoma deviene, de este modo, quizás por vez primera interpretable.

Trama del síntoma y el inconsciente que permite al primero la entrega de un guion, de un argumento. El síntoma adquiere, por ese entramado inédito, una nueva textura: en efecto, se vuelve texto pasible de desciframiento.

Esta puesta en forma –de texto- del síntoma comprende, a la vez y fundamentalmente, una transformación de goce – el alcance preciso del efecto terapéutico recién referido-: del goce sufriente del síntoma al goce del desciframiento. Terapéutica propiamente psicoanalítica que descansa en el trabajo de quien devine psicoanalizante: alguien ya no trabajado por el inconsciente, sino, trabajador –lo que rigurosamente escribe el discurso analítico-.

Por lo demás, es sabido que la otra vertiente de esta reducción del síntoma era ya adjudicada por Freud a la transferencia: “… es inevitable entonces que los síntomas queden despojados de libido […] toda la libido es esforzada a pasar de los sintomas a la transferencia y concentrada ahí…”. Destacamos aquí, únicamente, la vía por la que la transferencia del fantasma sobre la relación con el analista posibilita, en cierto sentido, una restauración de su función –la del fantasma-, aquella que había sido puesta en cuestión por la apertura de lo real del síntoma en el tiempo anterior.

CATITA y sus amigas

Hacer del síntoma, Witz:

Abordemos ahora, cuando menos sucintamente, la cuestión del síntoma en el final de la cura.

Afirmamos con Lacan que, siendo el síntoma el partenaire sexual del ser hablante, es decir, aquello con lo que se suple el lugar dejado vacante en la estructura por la inexistencia de La mujer, no debiera esperarse del final de un análisis su liquidación-la desaparición lisa y llana del síntoma, puesto que el fin de la cura psicoanalítica no hace existir La mujer que no hay.

De este modo es concebible que un síntoma –ciertamente, uno que debe a ese final su singularidad- reste como respuesta frente al ausentido de la relación sexual. Y bien, por lo menos una vez, Lacan planteo en términos de identificación la posición de aquel que finalizó su análisis, respecto de ese resto sintomático: “Identificación con el síntoma”, tal la respuesta del analizado frente a la falla ineliminable de la estructura.

Pero conviene señalar que los distintos estatutos del síntoma que hemos examinado hasta aquí ya comportaban otros tantos modos de vérselas con ese agujero,es decir,suplencias que vienen al lugar de la relación sexual que no hay. Más precisamente, señalemos que tal función de suplencia se evidencia inequívocamente como una solución en los casos de los primeros y terceros estatutos del síntoma examinados: el síntoma de la neurosis adormecida y el síntoma analítico son “buenos remedios” frente a la inexistencia de la relación sexual. Mientras que en el segundo estatuto considerado –el padecimiento sintomático que introduce el desencadenamiento de la neurosis- es la dimensión de problema la que predomina: lo que, en el mejor de los casos, precipita la consulta al analista.

Destaquemos entonces, en primer término, que si resta un síntoma al fin del análisis, tal síntoma ya ha entregado, de sentido, lo que un psicoanálisis puede extraer de él. No abierto ya a desciframiento alguno, persiste su “hueso”: núcleo de goce incurable del síntoma.

Ahora bien, ese goce que obtiene el analizado royendo el hueso del síntoma no puede confundirse con el que le aportaba el fantasma. Lo que nos habilita a señalar que presupone su atravesamiento. Lo que nos habilita a señalar que presupone su atravesamiento –el del fantasma-. Atravesamiento de este, entonces, identificación con aquel.

¿Sino con aquel hueso sintomático, con que real podría calarse la pantalla fantasmatica? En efecto, es con el síntoma –lo “que muchas personas tienen de mas real”– que se rebate la significación coagulada que comporta el fantasma fundamental del sujeto. Ningún otro “instrumento” habilita ese relámpago de lucidez, cuando acontece.

Loading ... Loading ...

¿En que tomara apoyo ahora el analizado, llegado al borde mismo de su neurosis, cuando ya no cuenta con el dudoso amparo que proveía el goce-sentido, el “gonce-zonzo” del fantasma, sino en lo incurable del goce del síntoma? La paradoja de la estructura -S (A barrado)- revelada, no sin angustia, por el atravesamiento del fantasma fundamental, puede resolverse en invención… sintomática. Con el síntoma, aquel que llego al término de su análisis, se hace una respuesta novedosa frente al ausentido de la relación sexual –en todo caso, una que ya no lo deniega.

Porque, a la identificación con el síntoma que asoma ya en ese: “hacerse”, debe sumarse, todavía, un importante resguardo. Efectivamente, es preciso que en esa identificación postrera con el síntoma el analizado pueda, además, no hacerse uno con el –como podría creerse-. Así, objetando cualquier identidad reforzada que de allí pudiese surgir, impugnando cualquier transparencia que de ahí pudiera ganarse, Lacan prefería interponer, en ese punto, las “garantías de una especie de distancia”. Garantías que aquí referimos, sin más a la acción de un inconsciente que el fin de un análisis tampoco elimina.

No se trata ya aquí de la respuesta de la insistencia de la cadena significante –del “inconsciente-discurso del amo”- operando el apaciguamiento de algún real sintomático por el sentido, sino de la letra del inconsciente que puede hacer, del síntoma, Witz. El inconsciente realizado reduce el síntoma volviéndolo Witz; el atravesamiento del fantasma alivia al inconsciente del goce-zonzo; la identificación con el síntoma trueca la repetición fantasmatica en una que no sea vana.

Se trata aquí de “apostar” el hueso del síntoma en el lugar conveniente. Impidiendo que la identificación con el síntoma devenga “identifijación consolidada” –lo que engendra, menos un analizado, que una estatua de bronce siempre idéntica a sí misma-, el inconsciente realiza su responsabilidad al responder del hueso del síntoma –verificado como incurable en el fin del análisis-, equivocándolo. Una-equivocación y una-equivocación y una-equivocación: fecundas zancadillas de la letra del inconsciente que hace de la identificación con el síntoma un “saber-hacer-ahí” – cada vez, en la contingencia – con lo real.

Descargar Articulo en Word
SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

23 noviembre, 2011 19:42

La Falicización de la Vagina

15 noviembre, 2011 21:46

La propuesta de Octavio Amoroso

30 octubre, 2011 12:24

Arteterapia

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

12 octubre, 2011 13:44

La Homeopatía del Sonido

Otras Noticias

  • PsiquiatríaPsyko PatologiasSuicidioTrastornos del Ánimo Suicidio: Urgencias en Psiquiatría (II parte)

    Suicidio: Urgencias en Psiquiatría (II parte)

    Kaplan, H.; Sadock, B. “Sinopsis de psiquiatría.  Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica” Cáp. 33 (Cáp. De urgencias en 8ª edición.)  Editorial Panamericana.   Etiología: Factores Sociológicos: Teoría de Durkheim: dividió los suicidios en tres categorías sociales: egoístas, altruistas y anómicos. El suicidio egoísta se aplica a los que no están bien integrados en ningún grupo social. La falta de integración familiar explicaría por qué los solteros son más vulnerables al suicidio que los casados y por que las parejas … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XVIII parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XVIII parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. XVII. Las dificultades del narcisismo Freud no va a introducir el concepto de narcisismo, sino que va a pensar con todos los medios que tiene a su alcance, para dar cuenta del concepto. Es una reflexión sobre el concepto y no una introducción al termino. En las neurosis lo que se ve es la dificultad del sujeto con la libido objetal. Y es solamente cuando … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía Abordaje Sociológico de la Toxicomanía

    Abordaje Sociológico de la Toxicomanía

    ¿Quien controla la drogadependencia? Estos y otros interrogantes se vuelven explícitos en el texto de Alain Enrenberg sobre las regulaciones de la actividad toxicomaniaca en algunos pacientes del conurbano y del centro de las grandes capitales…. [SEGUIR LEYENDO]

  • NeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko PatologiasTerapias "Psi"Trastornos Narcisistas No Psicoticos Neurosis Narcisistas y Neurosis de Transferencia

    Neurosis Narcisistas y Neurosis de Transferencia

    Avenburg, R.; Vigencia teórica y clínica del concepto de neurosis, en Revista de psicoanálisis de APDEBA, vol XV, nº 3, 1993. Apuntes del texto: Me voy a centrar en el concepto de neurosis tal como fue encarado por Freud: aunque su punto de partida fue la histeria, el descubrimiento del mecanismo de la defensa hace que incluya, bajo el termino neuropsicosis de defensa junto a la histeria también a la neurosis obsesiva, a la confusión aguda alucinatoria y algunos casos … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" ¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica? (II parte)

    ¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica? (II parte)

    Fiorini, Héctor y otros: “¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica?”, en Psicoanálisis, focos y aperturas, Psicolibros, Montevideo, 2001. Apuntes del Texto: Actitudes negativas del terapeuta para un buen desarrollo del proceso analítico: En este punto es necesario señalar los riegos de ser un terapeuta cerrado. Y creo bueno tener presente un trabajo de J. Haley muy aplicable cuando el analista queda absorbido por una teoría y no está abierto a su experiencia con los pacientes. Algunos riesgos en las … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía La subida, la caída y el Bajón

    La subida, la caída y el Bajón

    Ser amado o no ser amado, ser hombre o mujer, es de lo que sufre el sujeto desde que el espejo se rompe. Y drogarse solo tiene sentido porque, primero en el placer y después en la dependencia, no hay más incertidumbre que en la única elección posible. Allí donde solo había incertidumbre dolorosa, hay ahora la certeza de la repetición. … [SEGUIR LEYENDO]

  • Demencia PrecozEsquizofreniaParanoiaPsicosisPsiquiatríaPsyko Patologias Psiquiatría Clásica: La Demencia Precoz (o esquizofrenia) II parte

    Psiquiatría Clásica: La Demencia Precoz (o esquizofrenia) II parte

    Kraepelin, E: ‘La demencia precoz’.  Cap. I (Demencia precoz) y Cap. II (Síntomas Psíquicos) – pág. 7 a 85 – Editorial Polemos, 1996. Resumen: Definición: La demencia precoz consiste en una serie de estados, cuya característica común es una destrucción peculiar de las conexiones internas de la personalidad psíquica. Los efectos de este daño predominan en las esferas emocional y volitiva de la vida mental. Síntomas Psíquicos: Estereotipias: Casi siempre encontramos en el curso del pensamiento de los pacientes, indicaciones … [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoPerversión Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales (Última parte)

    Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales (Última parte)

    La anorexia y la bulimia pueden ser entendidas como formas de fetichismo moral. La anoréxica considera su cuerpo como un objeto totalmente desvitalizado; una idea permanente es el miedo a engordar; es por lo que la paciente piensa constantemente que está aumentando de peso aunque tenga 30 Kg. Todo el cuerpo es tomado como fetiche. Esta problemática se halla igualmente en el alcoholismo, las toxicomanías y ciertas patologías como la pasión de las telas…. [SEGUIR LEYENDO]

  • CienciasNeurociencias La unidad del campo perceptivo – Maurice Merleau Ponty

    La unidad del campo perceptivo – Maurice Merleau Ponty

    Merleau-Ponty quería demostrar que la percepción no es el resultado casual de las sensaciones “atómicas”, en contraposición a la tradición iniciada por John Locke. Para Merleau-Ponty, en cambio, la percepción tiene una dimensión activa, en la medida en la que representa una apertura primordial al mundo de la vida en contra del atomismo antes citado. Logra valiosas conclusiones apelando no sólo a la fenomenología sino también con el gran aporte de la Teoría de la Gestalt…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasTrastornos Narcisistas No Psicoticos Trastornos Narcisistas NO psicoticos

    Trastornos Narcisistas NO psicoticos

    Es un trastorno que se acarrea y se manifiesta en la adquisición precaria del fort-da, de poder jugar con la presencia y la ausencia; sobre todo el ida y vuelta, la alternancia esta descuajeringada, no constituida. Un jugar que se diluye a poco de empezado. Tocar todos los chiches sin jugar realmente con ninguno. … [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria

    Anorexia-Bulimia: Parte XII

    El cuerpo cadavérico es un exceso de evidencia y su superficie se fetichiza. Este es el núcleo perverso de la llamada “percepción delirante” de la anorexia. Borra las grasas, cancela la castración, para exhibir la protuberancia fálica del hueso, el tener el falo…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias Las Neuropsicosis de Defensa: I parte: Histeria – Neurosis Obsesiva

    Las Neuropsicosis de Defensa: I parte: Histeria – Neurosis Obsesiva

    De este modo, aunque la etiología especifica de la neurosis obsesiva se caracteriza por los rasgos de la actividad y el placer, por las experiencias sexuales infantiles en que el sujeto es el seductor, debemos suponer necesariamente un momento anterior en que el sujeto es seducido, su función es pasiva y la experiencia traumática… [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaHisteriaMelancoliaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias Anorexia – Bulimia: Síntomas Actuales

    Anorexia – Bulimia: Síntomas Actuales

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Las transformaciones del síntoma en anorexias y bulimias. Nieves Soria Dafunchio. Anorexias y bulimias como sintomas actuales: Las anorexias se presentan como un rechazo más o menos radical del objeto alimentario. Las bulimias suelen presentarse como impulsiones generalmente ligadas al fracaso del ayuno, impulsiones en cuyo horizonte más o menos inmediato encontramos la necesidad del vaciamiento, a diferencia de lo … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" ¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica? (I parte)

    ¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica? (I parte)

    Fiorini, Héctor y otros: “¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica?”, en Psicoanálisis, focos y aperturas, Psicolibros, Montevideo, 2001.   Apuntes del Texto:   Características fundamentales de una buena terapia psicoanalítica: Una buena psicoterapia transcurre en un contrato de trabajo compartido por las partes, no impuesto por una de las partes a la otra, sino en un contrato que las partes comparten, sujeto a revisión. Es decir, la buena psicoterapia es una libre contratación. El paciente debe poder entrar y … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko Patologias Separación y Duelo

    Separación y Duelo

    Winnicot, D: “Deprivación y delincuencia” Segunda Parte, Cap. 15; Psicología de la Separación. Paidós, Bs.As, 2005.     Cap. 15. Psicología de la Separación (Artículo escrito en marzo de 1958 para uso de los asistentes sociales) Resumen: Se ha comprobado que existe una relación entre la tendencia antisocial y la deprivación. Para comprender a fondo la psicología de la angustia de separación, es necesario e importante que procuremos relacionar la reacción ante la pérdida con el destete, la aflicción, el … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis La trama del síntoma y el inconsciente: VI parte

    La trama del síntoma y el inconsciente: VI parte

    Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As. Nudos    Se trata, en lo que sigue, de acompañar un tramo de esa búsqueda Lacaniana, el que se extiende entre los Seminarios 22 y 23, y que conduce a Lacan a plantear como necesario el anudamiento borromeo de cuatro consistencias: a agregar a lo real, simbólico y lo imaginario, “sus tres”, el síntoma -como se sabe, con una nueva grafía: “sinthome”- como una cuarta … [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo

    La elaboración Lacaniana de “La Perversión”: II parte

    En el masoquismo, el sujeto, de manera manifiesta, se hace objeto para servir de instrumento al goce del Otro. La satisfacción masoquista se produce cuando aparece el gesto de goce en el otro semejante, (supuesto amo atado al guion del masoquista), que lee como signo del goce del Otro. Pero ese goce esta en el fantasma del perverso, no necesariamente en el otro. Por eso debe simular muy bien, de lo contrario el acto perverso queda frustro…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía La caida paterna

    La caida paterna

    El síntoma son los actos fuera de la ley. El adolescente al enfrentar la ley pública busca lo que falta en su hogar: el padre como garante del lugar de la ley, del lugar de la última palabra frente a lo real. Lo reprimido por el esfuerzo y las costumbres se transforma en … [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo Fenomenología Morbida: Empatía y Perversión

    Fenomenología Morbida: Empatía y Perversión

    Mesa del Congreso AAP octubre 2008. La empatía en el psicópata, el perverso y el neurótico Empatía y perversión Juan José Ipar Es un mito urbano muy extendido creer que los gay siempre saben si otro hombre es también gay o no, como si pudiesen meterse en la piel del otro y expedirse sobre tan interesante dato. El ojo de la loca no se equivoca. Estaríamos frente a un procedimiento o habilidad que bien puede relacionarse con los fenómenos empáticos. … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias Encadenamientos y Desencadenamientos

    Encadenamientos y Desencadenamientos

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Introducción de Claudio Godoy. Encadenamientos y Desencadenamientos ¿Qué tienen en común el cristal que se quiebra, el dique que se rompe por la fuerza de la marea o una tela que se desgarra? Los ejemplos freudianos son muy precisos, indican que el punto de ruptura tiene su lugar en la estructura, que no es “caprichoso”. Pero también nos señalan que eso … [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurociencias No todo es espejo

    No todo es espejo

    Aquí le presentamos otro punto de vista teórico sobre las neuronas espejo. El autor del escrito es anónimo pero nos dejo su minuta curricular: Licenciado en Ciencias Químicas (UGR, 1989) y Master en Neurociencia y Biología del comportamiento (UPO, 2006). Se gana la vida como directivo de una web “Experientia docet”…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" Las Psicoterapias de Freud

    Las Psicoterapias de Freud

    Alexander, Franz y French, Thomas: “La evolución de la terapéutica psicoanalítica”, cap. 2 de Terapéutica psicoanalítica. Buenos Aires, Paidos, 1965. Apuntes del Texto: El primer método de psicoterapia desarrollado por Freud en colaboración con Breuer, fue la hipnosis catártica. Como su mismo nombre lo indica, se la consideraba también como una dramática representación en un acto, en la cual el paciente se desembarazaba de un cuerpo extraño espiritual – sus recuerdos traumáticos y sus afectos contenidos. En la hipnosis, el … [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismo El Fetiche Negro (I parte)

    El Fetiche Negro (I parte)

    —————————————————————————————————————————————————– EL CONTENIDO DEL SIGUIENTE ARTÍCULO INTENTO VILMENTE SER CENSURADO POR LAS SEÑORAS: Noemí Sirota y Helga Fernández (Pertenecientes a la Escuela Freudiana de la Argentina). Los motivos por los cuales trataron de intimidarnos fueron las fotografías adjuntas. Exactamente, por las fotografías. ¿Ofensa, desconocimiento, falta de entendimiento? ¿Como una imagen de la realidad puede ser agraviante? Son tus ojos las que las agravian y las buscan difamar! Por favor lea en los comentarios y podrá entender como todavía la represión es el mecanismo de defensa mas … [SEGUIR LEYENDO]

  • GrupalTerapias "Psi" Notas para pensar lo grupal

    Notas para pensar lo grupal

    El yo es un conjunto de identificaciones, es una máscara, y el grupo terapéutico es un sitio propicio para el trabajo de cada participante con su propia máscara. Jugando roles se actualizan y producen las identificaciones. El trabajo clínico, en situación de grupo, interroga roles y conjetura identificaciones. El espacio de un grupo terapéutico intenta crear condiciones para que los movimientos identificatorios sean interrogados…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoFobiaPerversiónPsicoanálisisPsyko Patologias Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XVI parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XVI parte

      Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. XIV. Juanito: Una llamada al Padre El objeto fóbico no es uno, son muchos. Tiende, mediante una especie de difusión, a pluralizarse siguiendo, podríamos decir, la líneas de una inducción significante, también podríamos decir simbólica, ya que entendemos lo simbólico en función del significante. En general parece que la fobia tiende a extenderse, como se ve, a los transportes en general, incluyendo los trenes … [SEGUIR LEYENDO]