SyP Miercoles, 23 de Abril
2 enero, 2011 15:04 Imprimir

Pulsion y Deseo en la obra de Freud: II parte

PULSIÓN Y DESEO EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD

(Conferencia Dictada el 3 de octubre de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor)

Sabiduria Infantil

Les pido que desde hoy lean muchas veces, las página 557 a 559, de  La Interpretación de los Sueños, donde Freud se va a ocupar de explicar que es un deseo inconciente.

Comienza preguntándose por qué el inconciente sólo puede prestar la fuerza necesaria para el cumplimiento de deseo. Por qué sólo puede aportar la fuerza y no puede aportar una idea. Y agrega que la respuesta a esta pregunta está destinada a arrojar luz sobre la naturaleza psíquica del desear.

Es decir que si logramos responder esta pregunta, sabremos que quiere decir “deseo” en psicoanálisis. Dice Freud que la respuesta a esta pregunta debemos hallarla con la ayuda del esquema del aparato psíquico. Dice: “Supuestos que han de fundamentarse de alguna otra manera nos dicen que el aparato obedeció primero al afán de mantenerse en lo posible exento de estímulos, y por eso en su primera construcción adoptó el esquema del aparato reflejo que le permitía descargar enseguida, por vías motrices, una excitación sensible que le llegaba desde fuera.” Entonces, el aparato psíquico adoptó al comienzo el esquema del arco reflejo.

Ante un estímulo en el polo perceptivo, una respuesta en el polo motor. Por ejemplo, si te pincho la mano con un alfiler, vas a retirar la mano. Ese es el esquema del arco reflejo. Podríamos imaginarnos que ese es el aparato psíquico de los animales inferiores.

¿Qué es lo que hizo que este aparato psíquico evolucionara y dejara de ser un arco reflejo?

El apremio de la vida. Dice Freud: “Pero el apremio de la vida perturba esta simple función; a él debe el aparato también el envión para su constitución ulterior”. El apremio de la vida se refiere  entonces a la necesidad, el hambre, la sed, la necesidad sexual, etc. Esas necesidades provienen desde el interior del aparato, no desde afuera. Por lo tanto la huida de la descarga motriz, no es adecuada. Y lo que observamos en el ser humano, es que frente a ese apremio de la vida, la descarga motriz es totalmente inadecuada al fin.

Dice Freud: “El niño hambriento llorará y pataleará inerme”. Lo que hace un niño cuando tiene la necesidad alimentaria, en lugar de buscar el pecho, llora. Puede ser una función indirecta de clamar por la madre, pero en principio eso no calma el hambre.

Seguimos a Freud: “El niño hambriento llorará o pataleará inerme. Pero la situación se mantendrá inmutable, pues la excitación que parte de la necesidad interna no corresponde a una fuerza que golpea de manera momentánea, sino a una que actúa continuadamente. Sólo puede sobrevenir un cambio cuando, por algún camino (en el caso del niño, por el cuidado ajeno), se hace la experiencia de la vivencia de satisfacción que cancela el estímulo interno”.

Loading ... Loading ...

Es decir, que Freud evoca aquí, la presencia de ese objeto mítico que tendría todas las propiedades para que el aparato psíquico descargue la excitación a cero. Desde luego, se trata de un mito.

Entonces, tenemos aquí, la vivencia primaria de satisfacción, insisto, mítica. Esta vivencia está asociada a una percepción, la del objeto. Eso ha ocurrido en aquel momento mítico, pero después nunca más encontramos a ese objeto. Por lo tanto lo que nos queda de ese objeto es sólo un recuerdo., las huellas mnémicas.

La necesidad que va en busca de un objeto, pero con lo único que se puede encontrar es con la percepción de un objeto. Podemos tomar a esta vivencia primaria de satisfacción con su contratara, la vivencia de terror, la pérdida del objeto. Es decir que a esa experiencia de completad total, le sigue una experiencia de terror, que responde a que el objeto que calma todas las necesidades ya no está más.

Qué pasa cuando la necesidad sobreviene por segunda vez, cuando el apremio de la vida insiste. La diferencia entre la primera y la segunda vez, es que en la primera no hay datos previos de cómo se satisface la necesidad; mientras que en la segunda hay un aprendizaje previo que es el de la vivencia primaria de satisfacción.

Freud dice, seguimos en la página 557: “La próxima vez que esta última sobrevenga, merced al enlace así establecido se suscitará una moción psíquica que querrá investir de nuevo la imagen mnémicas de aquella percepción y producir otra vez la percepción misma, vale decir, en verdad, restablecer la situación de la satisfacción primera. Una moción de esa índole es lo que llamamos deseo; la reaparición de la percepción es el cumplimiento de deseo, y el camino más corto para este es el que lleva desde la excitación producida por la necesidad hasta la investidura plena de la percepción.”

Entonces, cuando la necesidad sobrevenga por segunda vez, se suscitará una moción psíquica que querrá reinvertir la percepción del objeto que está enlazado con la satisfacción de la necesidad. Es raro que Freud diga, investir la percepción y no el objeto. Ocurre que al objeto no se lo puede reinvestir porque está perdido. Lo que se puede reinvestir es la  percepción. “Una moción de esa índole es lo que llamamos deseo”. Allí está la definición de deseo en la obra de Freud. El deseo es una moción psíquica que quiere reinvestir la percepción del objeto enlazado con la satisfacción y la necesidad.

Y agrega (Pág. 558): la reaparición de la percepción es el cumplimiento de deseo. Dice la reaparición de la percepción y no la reaparición del objeto. Fíjense en el cuidado que Freud pone para dejar claro que se pueden alcanzar las sombras, los semblantes, pero no el objeto. Es que el  objeto inherente a la condición de satisfacción de las necesidades  humanas está perdido.

Es decir que si el cumplimiento de deseo es  la reaparición de la percepción y no la del objeto, se traza aquí una diferencia esencial entre la  satisfacción de la necesidad  y cumplimiento de deseo.

Por ejemplo, si me voy a dormir con mucha sed, puede ser que sueñe que bebo agua. Se me cumple el deseo (anhelo) de beber agua, pero no se satisface la necesidad. , igualmente voy a despertar muerto de sed.

El cumplimiento de deseo, no implica para nada la satisfacción de la necesidad.

Les adelanto que la diferencia esencial entre la pulsión y el deseo, es que el deseo no se satisface y la pulsión sí.

El deseo por su naturaleza es un deseo insatisfecho. Si quieren seguir a Lacan, el deseo histérico es insatisfecho, si quieren el deseo humano es histérico. De ahí que sostengamos que todas las neurosis son histéricas. El neurótico obsesivo es solamente un histérico más exacerbado, un histérico más complejo. No deja de ser un histérico y por eso se puede analizar, sino no habría análisis de la neurosis obsesiva. Porque sólo hay análisis del deseo insatisfecho. Es una condición del análisis, poner a trabajar un deseo insatisfecho. Ponerlo a hablar. La regla fundamental no es otra cosa que pedirle al deseo que hable, pero como no hay ningún significante que nombre al deseo, ese deseo nunca termina de decir. Por eso, decía hace un rato que la regla fundamental, es un pedido de lo imposible.

Hay un sueño muy conocido, que fue muy trabajado por Lacan, pero es un sueño de una paciente de Freud, que Lacan llama el sueño de la Bella Carnicera, y que Freud le pone como título, salmón ahumado.

Prostitucion Infantil

Se trata de una paciente que desafía a Freud. La paciente increpa a Freud: “usted dice que un sueño es un cumplimiento de deseo. Yo le voy a mostrar un sueño donde no se me cumple ningún deseo. Y le cuenta el siguiente sueño:

Quiero dar una comida, pero no tengo en mi despensa sino un poco de salmón ahumado. Me dispongo a ir de compras, pero recuerdo que es domingo por la tarde, y todos los almacenes están cerrados. Pretendo llamar por teléfono a algunos proveedores, pero el teléfono está descompuesto. Así debo renunciar al deseo de dar una comida”.

Freud le dice que aparentemente tiene razón, pero le pregunta que se le ocurre con este sueño. La paciente le cuenta que en la víspera del sueño, el marido le dijo que estaba gordo y que no puede aceptar más invitaciones a comer. En la víspera también ella le había dicho al marido  “todos los días he tenido el deseo de comer un poco de caviar, pero le dije que no me lo traiga, que no se ponga en gastos”.

El esposo de esta paciente es uno de los comerciantes de carne más importante de Viena, algo así como el Samid vienés.  (Podría comprarle todo el caviar que ella quiera). El marido tal vez, no lo podemos saber, pero si suponer que es un obsesivo, que estaría desesperado por comprarle el caviar.

Pero ella le dice “quiero tener un deseo no se te ocurra satisfacérmelo”. “Quiero caviar, pero no me lo traigas. Quiero caviar, pero deseo otra cosa”. Es decir, que lo que quiere no coincide con lo que desea. Las palabras dicen una cosa, pero el deseo es otra.

Seguramente es muy cotidiano para ustedes[1], que cuando lloran, sus parejas quieren saber que les pasa, y se irritan cuando ustedes no pueden darles una respuesta. (Risas). Pues bien, muchachos, ocurre que no hay respuesta. Ellas les dirán algo, pero se trata de otra cosa. (Risas)

En el sueño, el caviar está sustituido por el salmón ahumado. Podemos preguntarnos qué tienen en común caviar y salmón ahumado. Son pescados, son ricos y son caros. Pero ¿Por qué salmón ahumado y no otro pescado fino y caro? Porque es el plato preferido de su amiga flaca. La paciente tiene una amiga flaca que le dijo en la víspera, “qué bien se come en su casa, cuando vuelve usted a invitarnos”. Esta amiga flaca siempre recibe piropos del marido de la paciente. Pero la paciente le dice a Freud, “doctor, a mí me tiene sin cuidado esto, porque mi amiga es muy flaca y a mi marido le gustan las redondeces”.

Freud le dice: “cualquier día usted va a dar una comida, engordar a su amiga, usted sabe que comiendo se engorda, puesto que su marido le dijo que estaba gordo y que no iba a aceptar invitaciones a comer. Cualquier día usted va a dar una comida  para engordar a su amiga flaca y que le guste más a su marido”.

El deseo que a usted  se le cumple es que a su amiga no se le cumpla el deseo de comer en su casa, engordar y gustarle más a su marido (al marido de la paciente).

Lacan da un paso más con este sueño, y dice que se trata de un deseo de deseo insatisfecho, porque ha dejado a todo el mundo insatisfecho: la paciente no come caviar, la amiga no engorda, y al marido le gusta una con la que no se puede satisfacer, porque es demasiado flaca.

El deseo es siempre deseo de un deseo, y esto ocurre porque el objeto queda perdido.

Para Freud, el cumplimiento de deseo es siempre alucinatorio, porque recuerden que el deseo es una moción psíquica que quiere reinvestir  a la percepción enlazado con el objeto de la satisfacción. El cumplimiento de deseo en el sueño es alucinatorio, puesto que la alucinación es una percepción sin objeto.

Dice Freud, en la página 558: “Nada nos impide suponer un estado primitivo del aparato psíquico en que ese camino se transitaba realmente de esa manera, y por tanto el desear terminaba en un alucinar. Esta primera actividad psíquica apuntaba entonces a una identidad perceptiva o sea, a repetir aquella percepción que está enlazada con la satisfacción de la necesidad.”

El problema es que con la alucinación no se obtiene la satisfacción de la necesidad.

Imaginemos que a lo mejor el niño hambriento, se chupa el dedo y fantasea con el pecho o alucina con el pecho. Se muere de hambre si sigue así. Porque la alucinación no calma la necesidad.

Para que la investidura interior tenga el mismo valor que la exterior, esta debería ser mantenida permanentemente. La única manera de que la investidura exterior se mantenga sería que   el niño tuviera  el pecho atornillado a la boca., así, entonces la necesidad interior y la investidura exterior tendrían el mismo valor y quedarían canceladas.

Pero eso no sucede, siempre queda un resto.

El aparato tendrá que desarrollar un sistema más elaborado para buscar en el mundo exterior el objeto que al menos parcialmente calme la necesidad.

Presten atención al siguiente esquema: Miren en nuestro esquema la flecha negra. Es el apremio de la vida que se dirige al polo perceptivo en busca de una satisfacción que no encontrará. Dice Freud (Seguimos en la página 558) que es necesario detener la regresión[2] completa, de modo que no vaya más allá de la huella mnémica, y pueda encontrar la identidad buscada por obra del mundo exterior.

Al detener la regresión, la fuerza psíquica, es decir, el deseo inconciente, toma el camino progrediente  (flecha azul en el esquema), e inaugura un segundo sistema que tiene a cargo la motilidad. Allí ubicamos al preconciente.  En este lugar del aparato se encuentran los restos diurnos, es decir, el conjunto de impresiones y vivencias que no fueron tramitadas en la vigilia. Allí están los anhelos,  los deseos no cumplidos, pero nombrables. El deseo de Anna Freud de comer dulces, el deseo del hombre sediento que se va a dormir sin haber tomado agua. Están todos allí, en el preconciente.

En cambio, el deseo inconciente no es otra cosa que aquella fuerza que partió del apremio de la vida, no pudo satisfacerse con la percepción, entonces emprende el camino hacia el polo motor y se encuentra con los restos diurnos. El encuentro  de ese deseo inconciente con los restos diurnos da las ideas latentes del sueño. Vale decir da por resultado la asociación del deseo preconciente, el anhelo y esa fuerza que proviene de la pérdida del objeto, esa fuerza que no es ni más ni menos que el deseo.

Aquí se ve claramente como el objeto perdido es la causa del deseo.

Ahora, hay un intento de descarga a través del polo motor, pero durante el dormir el polo motor está cerrado, por eso necesariamente se vuelve a emprender el camino otra vez hacia atrás, el camino regrediente. El camino hacia la percepción. Por eso el sueño se presenta en restos de imagen y sonido, en restos de percepciones. Entra en la región inconciente (flecha roja) y se somete a sus leyes, es decir, condensación y desplazamiento.

De esta etapa de la obra de Freud, les pido que retengan esta idea, que el cumplimiento de deseo es a través de la desfiguración. Cumplir un deseo, es desplazarlo.

Descarga Articulo en Word

[1] Se refiere a las mujeres del público, que son mayoría

 

[2] Recordar que Freud llama camino progrediente al que se dirige del polo perceptivo al polo motor, y regrediente al camino que va del polo motor al perceptivo.

SEGUIR LEYENDO

Etiquetas

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


17 febrero, 2013 21:18

David Lynch Psychoanálisis / Twin Peaks: Fire, walk with me

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

30 julio, 2011 16:57

Complejo de Edipo, Reflexiones

29 julio, 2011 14:09

Epidemiología y Psicoanálisis

26 julio, 2011 1:21

Las Psicosis en Diván (II parte)

Otras Noticias

  • PsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias El niño deprivado

    El niño deprivado

    Winnicot, D: “Deprivación y delincuencia” Segunda Parte, Cap. 18; La juventud no dormirá. Tercera Parte, Cap. 21; El niño deprivado y como compensarlo por la pérdida de una vida familiar. Paidós, Bs.As, 2005. Cap. 18. La Juventud no dormirá (Escrito para New Society, 1964) Resumen: El hecho de que exista un elemento positivo en la actuación antisocial puede ayudarnos mucho en nuestro examen del elemento antisocial, actual en algunos adolescentes y potencial en casi todos. Este elemento positivo pertenece a … [SEGUIR LEYENDO]

  • CienciasNeurociencias De una Copia Fiel

    De una Copia Fiel

    Copias eferentes y descargas corolarias Artículo extraido de la web: http://carmesi.wordpress.com/2011/04/13/copias-eferentes-y-descargas-corolarias/   Hace unos dias un coche que iba marcha atrás me atropelló aunque por suerte solo pasó su rueda por encima de mi pie, gracias a la intervención de un amigo que iba conmigo y logró empujarme “in extremis” salvé la rodilla de lo que amenazaba con ser un impacto seguro. Al cabo de 24 horas el pie se me puso morado por el pisotón y comenzó a dolerme (aunque no … [SEGUIR LEYENDO]

  • HisteriaNeurosis ObsesivaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias La Empatia en Las Neurosis. La Identificación Histérica

    La Empatia en Las Neurosis. La Identificación Histérica

    Mesa del Congreso AAP octubre 2008: La empatía en el psicópata, el perverso y el neurótico. La pseudoempatía del neurótico y la identificación histérica. Roberto Mazzuca Presentación En la distribución de temas de esta mesa me ha tocado ocuparme de la cuestión de la empatía en la neurosis. Me gustaría comenzar afirmando que, entre las diversas estructuras clínicas, la neurosis es aquélla que en mayor medida carece de la capacidad de establecer relaciones de empatía. Sin embargo, quien me ha precedido … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Localización subjetiva

    Localización subjetiva

    Nueva entrega / nuevo formato … SyP virtual pages … Siga lo que SyP esta leyendo ahora ¿Que marcaría usted? Comparta su huella…… [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria

    Anorexia-Bulimia: Parte XIII

    El discurso capitalista es la supresión de la dimensión de la falta. No hay en efecto en este discurso – en esta forma histórica de lazo social – objeto perdido, sino reciclaje constante del goce en un sistema -aparentemente sin perdida…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsicosisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria Anorexia-Bulimia: Parte X

    Anorexia-Bulimia: Parte X

    El sujeto está vinculado holofrasicamente al Otro. Más precisamente, se trata de una inclinación holofrasica del discurso, que toma el lugar del ordenamiento metafórico y metonímico del lenguaje. Hay, en otras palabras, un defecto esencial de la separación. En vez del síntoma y de su valor metafórico encontramos la dependencia de la sustancia (bulimia) o una identificación idealizante que carece de dialéctica, absoluta, narcisistica, mortífera (anorexia)… [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias

    La Neurosis Obsesiva: El caso del Hombre de las Ratas (II parte)

    Entre los pensamientos y los actos obsesivos podríamos ubicar a estos impulsos, que a veces dan origen a actos y otras veces permanecen como ideas. Pero el temor a ejecutarlo acaba por imponerse y nunca se realiza. La compulsión puede ser desplazada pero no suprimida, con lo que el desplazamiento se vuelve una característica principal de la neurosis obsesiva. Carácter que contribuye a ser más extensa la variedad clínica de su presentación…. [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias Elaboracion Freudiana de las Psicosis

    Elaboracion Freudiana de las Psicosis

    En el texto de Introducción del narcisismo, encuentra en la psicosis dos rasgos esenciales: El delirio de grandeza o megalomanía y el apartamiento del interés del mundo exterior, de las personas y las cosas. También en el neurótico se produce una introversión de la libido pero con características bien diferentes. En este caso la libido alimenta las fantasías, pero esto no implica que se hayan levantado las relaciones eróticas con las personas y las cosas…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasTerapias "Psi"Trastornos Narcisistas No Psicoticos Trastorno Narcisista: Perfil clínico y Psicodinámico

    Trastorno Narcisista: Perfil clínico y Psicodinámico

    Fiorini, Héctor: “Perfil clínico y Psicodinámico del trastorno narcisista”, en Estructuras y Abordajes en Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos. Aires, Nueva Visión, 1998. Apuntes del texto: Las líneas tradicionales, de una psicopatología de las neurosis, de las psicosis y de las perversiones, han sido enriquecidas con estudios clínicos y psicodinámicos centrados en la indagación de formas de narcisismo patológico. Estas configuraciones han recibido, dada su diversidad, diferentes nombres: trastornos narcisistas de la personalidad, patologías de la identidad, del sí mismo (self), caracteres … [SEGUIR LEYENDO]

  • SistémicaTerapias "Psi" Terapia Sistémica Individual (I parte)

    Terapia Sistémica Individual (I parte)

    Boscolo L, Bertando P.: “Terapia sistémica individual”. Capítulo 3 de la primera parte “El proceso terapéutico”. Amorrortu editores. 2000. El diálogo Como se mencionó en el capítulo 1, con el desarrollo de la narrativa y del construccionismo social en estos últimos años, se ha difundido el uso del término “conversación” para definir el complejo de los intercambios lingüísticos entre el terapeuta y el cliente. La mayor parte de los autores que adhieren a estas ideas atribuyen los efectos de la … [SEGUIR LEYENDO]

  • HisteriaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias La elaboración Freudiana: IV parte

    La elaboración Freudiana: IV parte

    La afirmación de que la neurosis obsesiva debe concebirse como una histeria, es absolutamente original de Freud. No tiene ningún antecedente. Aquí Freud es fiel a su consigna de que para resolver un problema hay que proceder como para romper la cascara de una nuez, es más fácil tomar de a dos, de modo que con una única operación cambia a la vez la concepción de la naturaleza de la histeria y de las obsesiones…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La trama del Síntoma y el Inconsciente: II parte

    La trama del Síntoma y el Inconsciente: II parte

    Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As. “En los sueños las imágenes figuran las impresiones que pensamos que causan; no sentimos horror porque nos oprime una esfinge, soñamos una esfinge para explicar el horror que sentimos” J. L. Borges, Ragnarok. VEO VEO … QUE VES? Márgenes de lo Interpretable: Siendo que el inconsciente “procede mediante la interpretación” y el sueño, su producto, lo es ya en sí mismo de pleno derecho, aun sin … [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaHisteriaNeurosis ObsesivaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsicosomáticaPsyko Patologias Conceptos Psicoanaliticos

    Conceptos Psicoanaliticos

    El cuerpo no es algo primario; sino que se construye. Esto significa que no nacemos con un cuerpo acabado, tal como el que tenemos. Para hacer un cuerpo hace falta un organismo vivo, la carne y los huesos, pero además hace falta una imagen que se adicione…. [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoMasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo Perversion en la obra de Freud y Lacan

    Perversion en la obra de Freud y Lacan

    Reunión Lacanoamericana de Psicoanálisis. 12,13,14 y 15 de octubre- Florianópolis- Brasil. Por Susana Splendiani Fantasma perverso y perversión. Algunas consideraciones Conocemos la tripartición que Freud opera respecto de las estructuras clínicas y que Lacan, partiendo de la consigna “retorno a Freud”, interroga, investiga, y sigue sosteniendo. Se ordena esta tripartición, partiendo de Freud, con el Complejo de Edipo y su operador lógico, el complejo de castración; toma la posta Lacan con Metáfora paterna, Nombres-del-padre, père-versión, sinthome. Como operaciones del parlêtre ante … [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurociencias

    Imágenes mentales y Literatura

    Federico Langer intenta descubrir cómo interactúan las imágenes mentales y las emociones en nuestro cerebro, con relación a la estética literaria. Esto es, cómo en ausencia de una percepción real, construimos una imagen y experimentamos respuestas emocionales; por ejemplo, cuando leemos un libro. En esta entrevista, Langer cuenta su trabajo e imagina experimentos futuros que nos permitan saber con más precisión cómo se forman las imágenes mentales y cómo nos emocionamos…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis La trama del síntoma y el inconsciente: VI parte

    La trama del síntoma y el inconsciente: VI parte

    Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As. Nudos    Se trata, en lo que sigue, de acompañar un tramo de esa búsqueda Lacaniana, el que se extiende entre los Seminarios 22 y 23, y que conduce a Lacan a plantear como necesario el anudamiento borromeo de cuatro consistencias: a agregar a lo real, simbólico y lo imaginario, “sus tres”, el síntoma -como se sabe, con una nueva grafía: “sinthome”- como una cuarta … [SEGUIR LEYENDO]

  • MasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismo La Ley del Psicópata

    La Ley del Psicópata

    EL PSICÓPATA Y EL NOMBRE DEL PADRE Roberto Mazzuca Comenzaré mi trabajo delimitando los dos términos que componen su título: “psicópata” y “nombre del padre”. La categoría clínica de la psicopatía En nuestros sucesivos encuentros, hemos tenido la oportunidad de cotejar distintas maneras de definir al psicópata y verificar que la definición de esta categoría clínica no es unívoca sino heterogénea. Dentro de sus amplios márgenes, sin embargo, hemos acordado en la necesidad de distinguir por lo menos dos tipos … [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaPsicoanálisis Entrevista Sobre el Anti-Edipo – Gilles Deleuze y Felix Guattari

    Entrevista Sobre el Anti-Edipo – Gilles Deleuze y Felix Guattari

    ¿Cuáles son tus máquinas deseantes? ¿Cuál es tu manera de delirar el campo social? La unidad de nuestro libro consiste en que entendemos que las insuficiencias del psicoanálisis, así como su ignorancia del fondo esquizofrénico, están vinculadas a su profunda pertenencia a la sociedad capitalista. El psicoanálisis es como el capitalismo: la esquizofrenia es su límite, pero no deja de desplazar el límite ni de intentar conjurarlo…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" El campo teórico y clínico de las Psicoterapias Psicoanalíticas

    El campo teórico y clínico de las Psicoterapias Psicoanalíticas

    Menéndez, Pedro: “Concepto de situación”, en El campo teórico y clínico de las Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos Aires, Editorial Tekné, 1987. Apuntes del Texto: Concepto de Situación: No existe una única teoría que dé cuenta de la totalidad de lo observable; antes bien, lo que existe es una realidad clínica, a la cual la abordan diversos investigadores y cuerpos teóricos en múltiples facetas y dan cuenta parcialmente de alguno de sus aspectos. Hay una clínica y diversas teorías. De estas diversas … [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaHisteriaPsicoanálisisPsyko Patologias La trama del síntoma y el inconsciente: VIII parte

    La trama del síntoma y el inconsciente: VIII parte

     Histeria y Capitalismo Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente” 2ª. ed. Buenos Aires: Del Bucle, 2006. El discurso Capitalista: En Milán, en mayo de 1972, Lacan sumo a la ronda de los discursos por el establecidos el discurso capitalista, obtenido por la incidencia de la ciencia sobre el discurso del amo antiguo. Los efectos: a. Impermeabilidad al análisis. El trueque entre sujeto y S1 acarrea la emancipación del sujeto de las determinaciones inconscientes y, consecuentemente, la dificultad … [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias

    La neurosis obsesiva: El caso del Hombre de las Ratas (III Parte)

    Cuanto más avanzada la neurosis, mas predominara el componente de satisfacción pulsional y menos el de la defensa. Los mismos sintomas que primitivamente significaban restricciones toman luego la tendencia a la satisfacción. La misma defensa se sexualiza y pasa a ponerse al servicio de la satisfacción pulsional. El componente de goce autoerótico es el que en definitiva se muestra más eficaz en la neurosis obsesiva, a diferencia de la histeria. El estadio terminal es un yo extremadamente restringido que se ve impulsado a buscar sus satisfacciones en los sintomas…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía Elaboración de la Toxicomanía

    Elaboración de la Toxicomanía

    Con la droga se genera un círculo vicioso. Calma la tensión momentáneamente, negando las exigencias de la realidad, evita la angustia, pero el depender de la sustancia lo somete a esa realidad, pasa a ser un esclavo de aquello que pretendió dominar. Progresivamente en su dependencia la ausencia de droga se vive en sí misma como desorganizante y angustiosa con lo cual se refuerza, vía la abstinencia y la tolerancia, la dependencia física y psíquica…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoPerversiónPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias Fetichismo

    Fetichismo

    Así como la forclusión no es un mecanismo especifico de la psicosis, la forclusión en general, sino la forclusión del significante del nombre del padre, del mismo modo, la Verleugnung no es el mecanismo especifico del fetichismo, en general, sino la Verleugnung de la castración materna. El mecanismo de la Verleugnung está vinculado en el ultimo Freud con la escisión del yo…. [SEGUIR LEYENDO]

  • DSM-IVEsquizofreniaPsicosisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos Generalizados del Desarrollo Esquizofrenia de comienzo en la infancia

    Esquizofrenia de comienzo en la infancia

    Kaplan, H; Sadock, B: “Sinopsis de psiquiatría. Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica”, Caps. de Psiquiatría infantil: 49 (Esquizofrenia de inicio en la infancia) Octava Edición, Editorial Panamericana. ESQUIZOFRENIA DE COMIENZO EN LA INFANCIA Según el DSM-IV el inicio de la esquizofrenia se produce habitualmente entre los últimos años de la adolescencia y la mitad de los treinta, pero este trastorno puede aparecer tan precozmente como los cinco o seis años. Aunque las características son las mismas para niños que … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaPsyko Patologias Un Caso Clinico de Fobia Universal

    Un Caso Clinico de Fobia Universal

    Si el secreto afecta la identidad, contiene, a la manera del mito, un trozo de la historia que es silenciada, excluida, y su permanencia anula la capacidad historizante del yo (potencialidad de escisión psicótica). Transforma el pasado en algo siempre presente, cuestión que plantea el “eterno retorno” de lo no elaborado…. [SEGUIR LEYENDO]