SyP Viernes, 24 de Octubre
2 enero, 2011 15:04 Imprimir

Pulsion y Deseo en la obra de Freud: II parte

PULSIÓN Y DESEO EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD

(Conferencia Dictada el 3 de octubre de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor)

Sabiduria Infantil

Les pido que desde hoy lean muchas veces, las página 557 a 559, de  La Interpretación de los Sueños, donde Freud se va a ocupar de explicar que es un deseo inconciente.

Comienza preguntándose por qué el inconciente sólo puede prestar la fuerza necesaria para el cumplimiento de deseo. Por qué sólo puede aportar la fuerza y no puede aportar una idea. Y agrega que la respuesta a esta pregunta está destinada a arrojar luz sobre la naturaleza psíquica del desear.

Es decir que si logramos responder esta pregunta, sabremos que quiere decir “deseo” en psicoanálisis. Dice Freud que la respuesta a esta pregunta debemos hallarla con la ayuda del esquema del aparato psíquico. Dice: “Supuestos que han de fundamentarse de alguna otra manera nos dicen que el aparato obedeció primero al afán de mantenerse en lo posible exento de estímulos, y por eso en su primera construcción adoptó el esquema del aparato reflejo que le permitía descargar enseguida, por vías motrices, una excitación sensible que le llegaba desde fuera.” Entonces, el aparato psíquico adoptó al comienzo el esquema del arco reflejo.

Ante un estímulo en el polo perceptivo, una respuesta en el polo motor. Por ejemplo, si te pincho la mano con un alfiler, vas a retirar la mano. Ese es el esquema del arco reflejo. Podríamos imaginarnos que ese es el aparato psíquico de los animales inferiores.

¿Qué es lo que hizo que este aparato psíquico evolucionara y dejara de ser un arco reflejo?

El apremio de la vida. Dice Freud: “Pero el apremio de la vida perturba esta simple función; a él debe el aparato también el envión para su constitución ulterior”. El apremio de la vida se refiere  entonces a la necesidad, el hambre, la sed, la necesidad sexual, etc. Esas necesidades provienen desde el interior del aparato, no desde afuera. Por lo tanto la huida de la descarga motriz, no es adecuada. Y lo que observamos en el ser humano, es que frente a ese apremio de la vida, la descarga motriz es totalmente inadecuada al fin.

Dice Freud: “El niño hambriento llorará y pataleará inerme”. Lo que hace un niño cuando tiene la necesidad alimentaria, en lugar de buscar el pecho, llora. Puede ser una función indirecta de clamar por la madre, pero en principio eso no calma el hambre.

Seguimos a Freud: “El niño hambriento llorará o pataleará inerme. Pero la situación se mantendrá inmutable, pues la excitación que parte de la necesidad interna no corresponde a una fuerza que golpea de manera momentánea, sino a una que actúa continuadamente. Sólo puede sobrevenir un cambio cuando, por algún camino (en el caso del niño, por el cuidado ajeno), se hace la experiencia de la vivencia de satisfacción que cancela el estímulo interno”.

Loading ... Loading ...

Es decir, que Freud evoca aquí, la presencia de ese objeto mítico que tendría todas las propiedades para que el aparato psíquico descargue la excitación a cero. Desde luego, se trata de un mito.

Entonces, tenemos aquí, la vivencia primaria de satisfacción, insisto, mítica. Esta vivencia está asociada a una percepción, la del objeto. Eso ha ocurrido en aquel momento mítico, pero después nunca más encontramos a ese objeto. Por lo tanto lo que nos queda de ese objeto es sólo un recuerdo., las huellas mnémicas.

La necesidad que va en busca de un objeto, pero con lo único que se puede encontrar es con la percepción de un objeto. Podemos tomar a esta vivencia primaria de satisfacción con su contratara, la vivencia de terror, la pérdida del objeto. Es decir que a esa experiencia de completad total, le sigue una experiencia de terror, que responde a que el objeto que calma todas las necesidades ya no está más.

Qué pasa cuando la necesidad sobreviene por segunda vez, cuando el apremio de la vida insiste. La diferencia entre la primera y la segunda vez, es que en la primera no hay datos previos de cómo se satisface la necesidad; mientras que en la segunda hay un aprendizaje previo que es el de la vivencia primaria de satisfacción.

Freud dice, seguimos en la página 557: “La próxima vez que esta última sobrevenga, merced al enlace así establecido se suscitará una moción psíquica que querrá investir de nuevo la imagen mnémicas de aquella percepción y producir otra vez la percepción misma, vale decir, en verdad, restablecer la situación de la satisfacción primera. Una moción de esa índole es lo que llamamos deseo; la reaparición de la percepción es el cumplimiento de deseo, y el camino más corto para este es el que lleva desde la excitación producida por la necesidad hasta la investidura plena de la percepción.”

Entonces, cuando la necesidad sobrevenga por segunda vez, se suscitará una moción psíquica que querrá reinvertir la percepción del objeto que está enlazado con la satisfacción de la necesidad. Es raro que Freud diga, investir la percepción y no el objeto. Ocurre que al objeto no se lo puede reinvestir porque está perdido. Lo que se puede reinvestir es la  percepción. “Una moción de esa índole es lo que llamamos deseo”. Allí está la definición de deseo en la obra de Freud. El deseo es una moción psíquica que quiere reinvestir la percepción del objeto enlazado con la satisfacción y la necesidad.

Y agrega (Pág. 558): la reaparición de la percepción es el cumplimiento de deseo. Dice la reaparición de la percepción y no la reaparición del objeto. Fíjense en el cuidado que Freud pone para dejar claro que se pueden alcanzar las sombras, los semblantes, pero no el objeto. Es que el  objeto inherente a la condición de satisfacción de las necesidades  humanas está perdido.

Es decir que si el cumplimiento de deseo es  la reaparición de la percepción y no la del objeto, se traza aquí una diferencia esencial entre la  satisfacción de la necesidad  y cumplimiento de deseo.

Por ejemplo, si me voy a dormir con mucha sed, puede ser que sueñe que bebo agua. Se me cumple el deseo (anhelo) de beber agua, pero no se satisface la necesidad. , igualmente voy a despertar muerto de sed.

El cumplimiento de deseo, no implica para nada la satisfacción de la necesidad.

Les adelanto que la diferencia esencial entre la pulsión y el deseo, es que el deseo no se satisface y la pulsión sí.

El deseo por su naturaleza es un deseo insatisfecho. Si quieren seguir a Lacan, el deseo histérico es insatisfecho, si quieren el deseo humano es histérico. De ahí que sostengamos que todas las neurosis son histéricas. El neurótico obsesivo es solamente un histérico más exacerbado, un histérico más complejo. No deja de ser un histérico y por eso se puede analizar, sino no habría análisis de la neurosis obsesiva. Porque sólo hay análisis del deseo insatisfecho. Es una condición del análisis, poner a trabajar un deseo insatisfecho. Ponerlo a hablar. La regla fundamental no es otra cosa que pedirle al deseo que hable, pero como no hay ningún significante que nombre al deseo, ese deseo nunca termina de decir. Por eso, decía hace un rato que la regla fundamental, es un pedido de lo imposible.

Hay un sueño muy conocido, que fue muy trabajado por Lacan, pero es un sueño de una paciente de Freud, que Lacan llama el sueño de la Bella Carnicera, y que Freud le pone como título, salmón ahumado.

Prostitucion Infantil

Se trata de una paciente que desafía a Freud. La paciente increpa a Freud: “usted dice que un sueño es un cumplimiento de deseo. Yo le voy a mostrar un sueño donde no se me cumple ningún deseo. Y le cuenta el siguiente sueño:

Quiero dar una comida, pero no tengo en mi despensa sino un poco de salmón ahumado. Me dispongo a ir de compras, pero recuerdo que es domingo por la tarde, y todos los almacenes están cerrados. Pretendo llamar por teléfono a algunos proveedores, pero el teléfono está descompuesto. Así debo renunciar al deseo de dar una comida”.

Freud le dice que aparentemente tiene razón, pero le pregunta que se le ocurre con este sueño. La paciente le cuenta que en la víspera del sueño, el marido le dijo que estaba gordo y que no puede aceptar más invitaciones a comer. En la víspera también ella le había dicho al marido  “todos los días he tenido el deseo de comer un poco de caviar, pero le dije que no me lo traiga, que no se ponga en gastos”.

El esposo de esta paciente es uno de los comerciantes de carne más importante de Viena, algo así como el Samid vienés.  (Podría comprarle todo el caviar que ella quiera). El marido tal vez, no lo podemos saber, pero si suponer que es un obsesivo, que estaría desesperado por comprarle el caviar.

Pero ella le dice “quiero tener un deseo no se te ocurra satisfacérmelo”. “Quiero caviar, pero no me lo traigas. Quiero caviar, pero deseo otra cosa”. Es decir, que lo que quiere no coincide con lo que desea. Las palabras dicen una cosa, pero el deseo es otra.

Seguramente es muy cotidiano para ustedes[1], que cuando lloran, sus parejas quieren saber que les pasa, y se irritan cuando ustedes no pueden darles una respuesta. (Risas). Pues bien, muchachos, ocurre que no hay respuesta. Ellas les dirán algo, pero se trata de otra cosa. (Risas)

En el sueño, el caviar está sustituido por el salmón ahumado. Podemos preguntarnos qué tienen en común caviar y salmón ahumado. Son pescados, son ricos y son caros. Pero ¿Por qué salmón ahumado y no otro pescado fino y caro? Porque es el plato preferido de su amiga flaca. La paciente tiene una amiga flaca que le dijo en la víspera, “qué bien se come en su casa, cuando vuelve usted a invitarnos”. Esta amiga flaca siempre recibe piropos del marido de la paciente. Pero la paciente le dice a Freud, “doctor, a mí me tiene sin cuidado esto, porque mi amiga es muy flaca y a mi marido le gustan las redondeces”.

Freud le dice: “cualquier día usted va a dar una comida, engordar a su amiga, usted sabe que comiendo se engorda, puesto que su marido le dijo que estaba gordo y que no iba a aceptar invitaciones a comer. Cualquier día usted va a dar una comida  para engordar a su amiga flaca y que le guste más a su marido”.

El deseo que a usted  se le cumple es que a su amiga no se le cumpla el deseo de comer en su casa, engordar y gustarle más a su marido (al marido de la paciente).

Lacan da un paso más con este sueño, y dice que se trata de un deseo de deseo insatisfecho, porque ha dejado a todo el mundo insatisfecho: la paciente no come caviar, la amiga no engorda, y al marido le gusta una con la que no se puede satisfacer, porque es demasiado flaca.

El deseo es siempre deseo de un deseo, y esto ocurre porque el objeto queda perdido.

Para Freud, el cumplimiento de deseo es siempre alucinatorio, porque recuerden que el deseo es una moción psíquica que quiere reinvestir  a la percepción enlazado con el objeto de la satisfacción. El cumplimiento de deseo en el sueño es alucinatorio, puesto que la alucinación es una percepción sin objeto.

Dice Freud, en la página 558: “Nada nos impide suponer un estado primitivo del aparato psíquico en que ese camino se transitaba realmente de esa manera, y por tanto el desear terminaba en un alucinar. Esta primera actividad psíquica apuntaba entonces a una identidad perceptiva o sea, a repetir aquella percepción que está enlazada con la satisfacción de la necesidad.”

El problema es que con la alucinación no se obtiene la satisfacción de la necesidad.

Imaginemos que a lo mejor el niño hambriento, se chupa el dedo y fantasea con el pecho o alucina con el pecho. Se muere de hambre si sigue así. Porque la alucinación no calma la necesidad.

Para que la investidura interior tenga el mismo valor que la exterior, esta debería ser mantenida permanentemente. La única manera de que la investidura exterior se mantenga sería que   el niño tuviera  el pecho atornillado a la boca., así, entonces la necesidad interior y la investidura exterior tendrían el mismo valor y quedarían canceladas.

Pero eso no sucede, siempre queda un resto.

El aparato tendrá que desarrollar un sistema más elaborado para buscar en el mundo exterior el objeto que al menos parcialmente calme la necesidad.

Presten atención al siguiente esquema: Miren en nuestro esquema la flecha negra. Es el apremio de la vida que se dirige al polo perceptivo en busca de una satisfacción que no encontrará. Dice Freud (Seguimos en la página 558) que es necesario detener la regresión[2] completa, de modo que no vaya más allá de la huella mnémica, y pueda encontrar la identidad buscada por obra del mundo exterior.

Al detener la regresión, la fuerza psíquica, es decir, el deseo inconciente, toma el camino progrediente  (flecha azul en el esquema), e inaugura un segundo sistema que tiene a cargo la motilidad. Allí ubicamos al preconciente.  En este lugar del aparato se encuentran los restos diurnos, es decir, el conjunto de impresiones y vivencias que no fueron tramitadas en la vigilia. Allí están los anhelos,  los deseos no cumplidos, pero nombrables. El deseo de Anna Freud de comer dulces, el deseo del hombre sediento que se va a dormir sin haber tomado agua. Están todos allí, en el preconciente.

En cambio, el deseo inconciente no es otra cosa que aquella fuerza que partió del apremio de la vida, no pudo satisfacerse con la percepción, entonces emprende el camino hacia el polo motor y se encuentra con los restos diurnos. El encuentro  de ese deseo inconciente con los restos diurnos da las ideas latentes del sueño. Vale decir da por resultado la asociación del deseo preconciente, el anhelo y esa fuerza que proviene de la pérdida del objeto, esa fuerza que no es ni más ni menos que el deseo.

Aquí se ve claramente como el objeto perdido es la causa del deseo.

Ahora, hay un intento de descarga a través del polo motor, pero durante el dormir el polo motor está cerrado, por eso necesariamente se vuelve a emprender el camino otra vez hacia atrás, el camino regrediente. El camino hacia la percepción. Por eso el sueño se presenta en restos de imagen y sonido, en restos de percepciones. Entra en la región inconciente (flecha roja) y se somete a sus leyes, es decir, condensación y desplazamiento.

De esta etapa de la obra de Freud, les pido que retengan esta idea, que el cumplimiento de deseo es a través de la desfiguración. Cumplir un deseo, es desplazarlo.

Descarga Articulo en Word

[1] Se refiere a las mujeres del público, que son mayoría

 

[2] Recordar que Freud llama camino progrediente al que se dirige del polo perceptivo al polo motor, y regrediente al camino que va del polo motor al perceptivo.

SEGUIR LEYENDO

Etiquetas

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

30 julio, 2011 16:57

Complejo de Edipo, Reflexiones

29 julio, 2011 14:09

Epidemiología y Psicoanálisis

Otras Noticias

  • PsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias Niños Antisociales

    Niños Antisociales

    Winnicott, D: “Deprivación y delincuencia” Segunda Parte, Cap.13 (Algunos aspectos psicológicos de la delincuencia juvenil) Paidós, Bs.As, 2005. Cap.13: Algunos aspectos psicológicos de la delincuencia juvenil [Conferencia pronunciada ante magistrados, por invitación, 1946.] Deseo ofrecer una descripción simple, pero no falsa, de un aspecto de la delincuencia, una descripción que vincula la delincuencia con la falta de vida hogareña. No es posible cometer ningún delito sin contribuir, al mismo tiempo, a la fuente general de sentimientos públicos inconscientes de venganza. … [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias La clinica de Las Psicosis: I Parte

    La clinica de Las Psicosis: I Parte

    El analista ha debido pasar, en la experiencia de su propio análisis, por su fantasma, lo ha atravesado y ya sabe en carne propia que el sentido común no conduce a lo real, que el sentido común engaña, que quien se ata al sentido común permanece en la realidad de los fantasmas compartidos, los más comunes, los mas banales, los mas estériles…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Perversión Dexter Morgan, el nuevo psicópata americano amigo de los niños

    Dexter Morgan, el nuevo psicópata americano amigo de los niños

    La serie Dexter a nosotros, colegas psicólogos, nos interesa de lleno porque nos ofrece un punto de vista sobre el asesino serial hasta ahora nunca encontrado, al menos por SyP. Nos enseña no sólo el ritual “obsesivo” (rasgo que acentuamos para desarmar lo de psicópata perverso) sino su vida cotidiana, sus relaciones familiares, amorosas y sociales, su trabajo y hasta sus pensamientos…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Construcción de los Conceptos Psicoanalíticos: Pulsión y Transferencia

    Construcción de los Conceptos Psicoanalíticos: Pulsión y Transferencia

    Osvaldo Umérez.: Deseo – Demanda. Pulsión y Síntoma.  JVE Ediciones – Colección Psiqué, 1999, Bs. As. Segundo Seminario: “Pulsión y Síntoma” 25 y 26 de septiembre de 1998. Apuntes de la segunda charla: Hoy vamos a trabajar la pulsión. La pulsión es un montaje de elementos diversos: la fuente, el fin, el objeto y el empuje. La pulsión es parcial, da vueltas alrededor de la zona erógena y tiene que capturar el objeto para volver sobre la zona erógena. Es … [SEGUIR LEYENDO]

  • CienciasNeurociencias

    Las Neuronas Espejo

    La neurología clásica recibe hoy una nueva luz tras el descubrimiento de las “neuronas espejo”, que son el mecanismo esencial para comprender las intenciones de otros, para desarrollar una teoría de la mente y, por ende, para capacitarnos para la vida social. Las neuronas espejo aportan nueva luz para entender cómo la red neuronal “refleja” el mundo, la autoimagen y la imagen de la mente de los otros en la producción evolutiva de un comportamiento social…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía El grupo familiar del droga-dependiente

    El grupo familiar del droga-dependiente

    La tercera crisis ocurre cuando llegan los hijos, que solo se supera si son reconocidos como hijos de la complementación-integrativa creativa de la pareja y no como remedo personal. El drogadependiente es un hijo utilitario que mantiene el barco a flote…. [SEGUIR LEYENDO]

  • MasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsicosisPsyko PatologiasSadismo Suplencia perversa en un sujeto psicótico

    Suplencia perversa en un sujeto psicótico

      Suplencia perversa en un sujeto psicótico Jean-Claude Maleval Desde hace poco tiempo tienen cierto desarrollo los estudios sobre las modalidades de suplencia elaboradas por los psicóticos para remediar la forclusión del Nombre del Padre. Estos han sido suscitados por investigaciones tardías de Jacques Lacan, que en 1976 aísla la función de para-psicosis* cumplida por la escritura para James Joyce. Ahora bien, la correspondencia del escritor irlandés da testimonio de la existencia de ciertas inclinaciones perversas en su vida sexual … [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo Perversiones. Los Casos Clinicos de la Psicologia Gore (I parte)

    Perversiones. Los Casos Clinicos de la Psicologia Gore (I parte)

    CONTRIBUCIONES DIAGNÓSTICAS DEL ‘CASO MONTESINOS’* César Sparrow RESUMEN Se formula una apreciación clínica del ex-asesor presidencial Vladimiro Montesinos desde los puntos de vista psicológico, psiquiátrico y psicoanalítico. Son analizados aspectos publicados de su historia personal, sus antecedentes y biografía, su ascenso al poder y los mecanismos de que se valió para concentrarlo de manera casi absoluta. Se coteja sus características de personalidad con diversos cuadros de la nosología psiquiátrica. Se realiza un estudio psicoanalítico del caso fundamentado en la teoría … [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoPerversión Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales (Última parte)

    Desarrollos recientes en el estudio de las perversiones morales (Última parte)

    La anorexia y la bulimia pueden ser entendidas como formas de fetichismo moral. La anoréxica considera su cuerpo como un objeto totalmente desvitalizado; una idea permanente es el miedo a engordar; es por lo que la paciente piensa constantemente que está aumentando de peso aunque tenga 30 Kg. Todo el cuerpo es tomado como fetiche. Esta problemática se halla igualmente en el alcoholismo, las toxicomanías y ciertas patologías como la pasión de las telas…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria Anorexia-Bulimia: Parte VIII

    Anorexia-Bulimia: Parte VIII

    En el camino de la sexualidad de la niña, se imponen como decisivos un cambio de la modalidad del goce (del clitorideo al vaginal) y de objeto (de la madre al padre). En la niña la castración introduce en el Complejo de Edipo. Es origen del alejamiento de la niña respecto a la madre y de investiduras amorosas hacia el padre (porque posee “el falo”). Pero esto explica sólo un punta del problema sobre la Sexualidad Femenina…aún abierto y desconocido…. [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaPsiquiatríaPsyko PatologiasTerapias "Psi"Toxicomanía Droga-dependencia y Tratamiento

    Droga-dependencia y Tratamiento

    Keegan, E.: “Escritos de psicoterapia cognitiva”. Parte III  (Terapia cognitiva de los trastornos mentales). Eudeba, año 2007, Buenos Aires. Resumen:  Contribuciones del modelo cognitivo al tratamiento de los trastornos por abuso de sustancias: Al avanzar la investigación orientada al desarrollo de tratamientos para los trastornos del ánimo, de la ansiedad y la personalidad sucedió lo esperable: se hizo evidente la gran comorbilidad entre estas patologías y el abuso de sustancias. Principios básicos de los modelos cognitivos: Estos modelos ven a … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psyko PatologiasSuicidioTrastornos del Ánimo La Carta Suicida

    La Carta Suicida

    El suicido no es sin dedicatoria. ¿A quien mata el muerto antes de morir? Estos y otros interrogantes se abren con la carta de un famoso caso suicida. Juan Carlos Bolton, psicoanalista lacaniano, miembro de la EOL, nos deja este testimonio antes de morir. … [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaTerapias "Psi" La Terapia Cognitiva (III parte)

    La Terapia Cognitiva (III parte)

    Keegan, E.: “Escritos de psicoterapia cognitiva”. Parte II (Introducción a la terapia cognitiva). Eudeba, año 2007, Buenos Aires. Resumen: El papel de las creencias en la teoría y la terapia cognitivas: La importancia de la cognición en la psicopatología: Albert Ellis propulsó, allá por 1962, su terapia racional, que apuntaba básicamente a los errores de pensamiento que dan lugar a sufrimiento. Con un estilo a la vez intelectualmente punzante y belicoso, Ellis mostraba a sus pacientes las fallas lógicas en … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasTrastornos Narcisistas No Psicoticos Patologías basadas en el Déficit (I parte)

    Patologías basadas en el Déficit (I parte)

    Killingmo, Bjorn: “Conflicto y déficit – Implicancias para la técnica” en Libro anual de psicoanálisis del Int. J. Psychoanalysis, vol. 70,Londres, 1989, pág. 111-126. Apuntes del texto. Introducción: En el psicoanálisis tradicional, la psicopatología es conceptualizada en términos de conflicto intersistémico. Esto implica diferentes patrones de oposición entre los tres sistemas estructurales de la personalidad –ello, yo, superyó- y la realidad. Además, la formula principal de la evolución patológica es la siguiente: deseo pulsional edipico – represión – regresión – formación … [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaEsquizofreniaHisteriaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsiquiatríaPsyko Patologias El diagnóstico diferencial entre locuras histéricas y esquizofrenias

    El diagnóstico diferencial entre locuras histéricas y esquizofrenias

    LOS EXCESOS DE LA HISTERIA Profesor Roberto Mazzuca Valor clínico actual de la categoría de “locura histérica” La necesidad de delimitar histeria y psicosis surge cuando el concepto de histeria es ampliado para abarcar, además de las crisis histéricas y fenómenos corporales, rasgos de personalidad y fenómenos alucinatorios y delirantes. En este caso fueron denominadas “locuras histéricas”. Mientras Bleuler la consideró parte del grupo de las esquizofrenias, numerosos clínicos objetaron esa inclusión señalando que el carácter disociativo de la histeria … [SEGUIR LEYENDO]

  • Demencia PrecozEsquizofreniaParanoiaPsicosisPsiquiatríaPsyko Patologias Semiología y Nosologías Psiquiatricas: II Parte: Paranoia y/o Delirios Crónicos

    Semiología y Nosologías Psiquiatricas: II Parte: Paranoia y/o Delirios Crónicos

    Kraepelin fue alumno de Wundt y a partir de la psicología experimental concebirá a la psicopatología como una patología de las funciones psicológicas normales, describiendo a partir de las funciones del sujeto normal, sus desviaciones. Kraepelin divide a las enfermedades mentales en 13 categorías. … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko PatologiasTerapias "Psi" La trama del Síntoma y el Inconsciente: V parte

    La trama del Síntoma y el Inconsciente: V parte

    Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As. El síntoma y los Goces Síntoma, Fantasma e Inconsciente: En primer lugar, si se apunta a la juntura de lo “verdaderamente real” del goce sintomático con el que le compete al fantasma –goce soñado por el neurótico siempre dispuesto a amodorrar al primero en su tendencia dormitiva-, resulta que el goce del síntoma se presenta no-todo enmarcado por el fantasma.  Esto es, que si bien … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psyko PatologiasTerapias "Psi"Trastornos Narcisistas No Psicoticos Modalidades de Psicoterapias:  De insight y elaboración y De Continencia y Orientación

    Modalidades de Psicoterapias: De insight y elaboración y De Continencia y Orientación

    Fiorini, Héctor: “Repetición y diferencia. Intervenciones verbales en el nivel de las neurosis, intervenciones vinculares en los trastornos del narcisismo” en El campo teórico y clínico de las Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos Aires, Editorial Tekné, 1987.     Ciertas líneas básicas de la intervención terapéutica orientada al insight y a la elaboración: En los trabajos de Freud se destaca la función de la interpretación como instrumento inserto en todo un proceso vincular que tiene, entre sus ejes, una concentración de transferencias … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Aparato Psíquico y Adolescencia

    Aparato Psíquico y Adolescencia

    Uno de los procesos más difíciles de la adolescencia es la desidealización de los padres. En la medida en que esto va ocurriendo, va quedando vacancia para aquello que el sujeto aspira. Este vacío es llenado por nuevas figuras de identificación, como ser un líder juvenil, un hermano mayor, un maestro, un par, etc…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaPsicoanálisisPsyko Patologias Construcción de los conceptos Psicoanaliticos: Síntoma

    Construcción de los conceptos Psicoanaliticos: Síntoma

    Osvaldo Umérez.: Deseo – Demanda. Pulsión y Síntoma.  JVE Ediciones – Colección Psiqué, 1999, Bs. As. Segundo Seminario: “Pulsión y Síntoma” 25 y 26 de septiembre de 1998. Apuntes de la Primera Charla: Lacan dice que la droga es lo que permite romper el matrimonio con el “hace pipi”. En el Seminario XI, Lacan dice que la transferencia es la realidad sexual y que la realidad sexual es la realidad del inconsciente. La realidad sexual no tiene nada que ver … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía Abordaje Sociológico de la Toxicomanía

    Abordaje Sociológico de la Toxicomanía

    ¿Quien controla la drogadependencia? Estos y otros interrogantes se vuelven explícitos en el texto de Alain Enrenberg sobre las regulaciones de la actividad toxicomaniaca en algunos pacientes del conurbano y del centro de las grandes capitales…. [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaMasoquismoPerversiónPsiquiatríaPsyko PatologiasSadismo Neurobiología del Psicópata (I parte)

    Neurobiología del Psicópata (I parte)

    Semiología Psiquiátrica y Psicopatía NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA Dr. Eduardo A. Mata El enorme interés que ha despertado el psicópata en la Psiquiatría contemporánea tiene mucho que ver principalmente con dos factores. En primer lugar, el desarrollo que ha tomado la personología y, dentro de ella, sus bases neurobiológicas, las cuales, a su vez, están vinculadas con el creciente conocimiento que tenemos del cerebro. El segundo aspecto tiene que ver con la potencial y actual destructividad que caracteriza la conducta de … [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoPerversiónPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias Fetichismo

    Fetichismo

    Así como la forclusión no es un mecanismo especifico de la psicosis, la forclusión en general, sino la forclusión del significante del nombre del padre, del mismo modo, la Verleugnung no es el mecanismo especifico del fetichismo, en general, sino la Verleugnung de la castración materna. El mecanismo de la Verleugnung está vinculado en el ultimo Freud con la escisión del yo…. [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoMasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismoVoyeurismo Perversion en la obra de Freud y Lacan

    Perversion en la obra de Freud y Lacan

    Reunión Lacanoamericana de Psicoanálisis. 12,13,14 y 15 de octubre- Florianópolis- Brasil. Por Susana Splendiani Fantasma perverso y perversión. Algunas consideraciones Conocemos la tripartición que Freud opera respecto de las estructuras clínicas y que Lacan, partiendo de la consigna “retorno a Freud”, interroga, investiga, y sigue sosteniendo. Se ordena esta tripartición, partiendo de Freud, con el Complejo de Edipo y su operador lógico, el complejo de castración; toma la posta Lacan con Metáfora paterna, Nombres-del-padre, père-versión, sinthome. Como operaciones del parlêtre ante … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsicosis

    El caso Schreber 2.0

    Freud tuvo a Schreber, Lacan tuvo a Joyce y en la actualidad nos servimos de ella, de Barbara Leja, una mujer que viajo lejos para encontrarse con el nombre del padre (Ricardo). … [SEGUIR LEYENDO]