SyP Martes, 31 de Marzo
2 enero, 2011 15:04 Imprimir

Pulsion y Deseo en la obra de Freud: II parte

PULSIÓN Y DESEO EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD

(Conferencia Dictada el 3 de octubre de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor)

Sabiduria Infantil

Les pido que desde hoy lean muchas veces, las página 557 a 559, de  La Interpretación de los Sueños, donde Freud se va a ocupar de explicar que es un deseo inconciente.

Comienza preguntándose por qué el inconciente sólo puede prestar la fuerza necesaria para el cumplimiento de deseo. Por qué sólo puede aportar la fuerza y no puede aportar una idea. Y agrega que la respuesta a esta pregunta está destinada a arrojar luz sobre la naturaleza psíquica del desear.

Es decir que si logramos responder esta pregunta, sabremos que quiere decir “deseo” en psicoanálisis. Dice Freud que la respuesta a esta pregunta debemos hallarla con la ayuda del esquema del aparato psíquico. Dice: “Supuestos que han de fundamentarse de alguna otra manera nos dicen que el aparato obedeció primero al afán de mantenerse en lo posible exento de estímulos, y por eso en su primera construcción adoptó el esquema del aparato reflejo que le permitía descargar enseguida, por vías motrices, una excitación sensible que le llegaba desde fuera.” Entonces, el aparato psíquico adoptó al comienzo el esquema del arco reflejo.

Ante un estímulo en el polo perceptivo, una respuesta en el polo motor. Por ejemplo, si te pincho la mano con un alfiler, vas a retirar la mano. Ese es el esquema del arco reflejo. Podríamos imaginarnos que ese es el aparato psíquico de los animales inferiores.

¿Qué es lo que hizo que este aparato psíquico evolucionara y dejara de ser un arco reflejo?

El apremio de la vida. Dice Freud: “Pero el apremio de la vida perturba esta simple función; a él debe el aparato también el envión para su constitución ulterior”. El apremio de la vida se refiere  entonces a la necesidad, el hambre, la sed, la necesidad sexual, etc. Esas necesidades provienen desde el interior del aparato, no desde afuera. Por lo tanto la huida de la descarga motriz, no es adecuada. Y lo que observamos en el ser humano, es que frente a ese apremio de la vida, la descarga motriz es totalmente inadecuada al fin.

Dice Freud: “El niño hambriento llorará y pataleará inerme”. Lo que hace un niño cuando tiene la necesidad alimentaria, en lugar de buscar el pecho, llora. Puede ser una función indirecta de clamar por la madre, pero en principio eso no calma el hambre.

Seguimos a Freud: “El niño hambriento llorará o pataleará inerme. Pero la situación se mantendrá inmutable, pues la excitación que parte de la necesidad interna no corresponde a una fuerza que golpea de manera momentánea, sino a una que actúa continuadamente. Sólo puede sobrevenir un cambio cuando, por algún camino (en el caso del niño, por el cuidado ajeno), se hace la experiencia de la vivencia de satisfacción que cancela el estímulo interno”.

Loading ... Loading ...

Es decir, que Freud evoca aquí, la presencia de ese objeto mítico que tendría todas las propiedades para que el aparato psíquico descargue la excitación a cero. Desde luego, se trata de un mito.

Entonces, tenemos aquí, la vivencia primaria de satisfacción, insisto, mítica. Esta vivencia está asociada a una percepción, la del objeto. Eso ha ocurrido en aquel momento mítico, pero después nunca más encontramos a ese objeto. Por lo tanto lo que nos queda de ese objeto es sólo un recuerdo., las huellas mnémicas.

La necesidad que va en busca de un objeto, pero con lo único que se puede encontrar es con la percepción de un objeto. Podemos tomar a esta vivencia primaria de satisfacción con su contratara, la vivencia de terror, la pérdida del objeto. Es decir que a esa experiencia de completad total, le sigue una experiencia de terror, que responde a que el objeto que calma todas las necesidades ya no está más.

Qué pasa cuando la necesidad sobreviene por segunda vez, cuando el apremio de la vida insiste. La diferencia entre la primera y la segunda vez, es que en la primera no hay datos previos de cómo se satisface la necesidad; mientras que en la segunda hay un aprendizaje previo que es el de la vivencia primaria de satisfacción.

Freud dice, seguimos en la página 557: “La próxima vez que esta última sobrevenga, merced al enlace así establecido se suscitará una moción psíquica que querrá investir de nuevo la imagen mnémicas de aquella percepción y producir otra vez la percepción misma, vale decir, en verdad, restablecer la situación de la satisfacción primera. Una moción de esa índole es lo que llamamos deseo; la reaparición de la percepción es el cumplimiento de deseo, y el camino más corto para este es el que lleva desde la excitación producida por la necesidad hasta la investidura plena de la percepción.”

Entonces, cuando la necesidad sobrevenga por segunda vez, se suscitará una moción psíquica que querrá reinvertir la percepción del objeto que está enlazado con la satisfacción de la necesidad. Es raro que Freud diga, investir la percepción y no el objeto. Ocurre que al objeto no se lo puede reinvestir porque está perdido. Lo que se puede reinvestir es la  percepción. “Una moción de esa índole es lo que llamamos deseo”. Allí está la definición de deseo en la obra de Freud. El deseo es una moción psíquica que quiere reinvestir la percepción del objeto enlazado con la satisfacción y la necesidad.

Y agrega (Pág. 558): la reaparición de la percepción es el cumplimiento de deseo. Dice la reaparición de la percepción y no la reaparición del objeto. Fíjense en el cuidado que Freud pone para dejar claro que se pueden alcanzar las sombras, los semblantes, pero no el objeto. Es que el  objeto inherente a la condición de satisfacción de las necesidades  humanas está perdido.

Es decir que si el cumplimiento de deseo es  la reaparición de la percepción y no la del objeto, se traza aquí una diferencia esencial entre la  satisfacción de la necesidad  y cumplimiento de deseo.

Por ejemplo, si me voy a dormir con mucha sed, puede ser que sueñe que bebo agua. Se me cumple el deseo (anhelo) de beber agua, pero no se satisface la necesidad. , igualmente voy a despertar muerto de sed.

El cumplimiento de deseo, no implica para nada la satisfacción de la necesidad.

Les adelanto que la diferencia esencial entre la pulsión y el deseo, es que el deseo no se satisface y la pulsión sí.

El deseo por su naturaleza es un deseo insatisfecho. Si quieren seguir a Lacan, el deseo histérico es insatisfecho, si quieren el deseo humano es histérico. De ahí que sostengamos que todas las neurosis son histéricas. El neurótico obsesivo es solamente un histérico más exacerbado, un histérico más complejo. No deja de ser un histérico y por eso se puede analizar, sino no habría análisis de la neurosis obsesiva. Porque sólo hay análisis del deseo insatisfecho. Es una condición del análisis, poner a trabajar un deseo insatisfecho. Ponerlo a hablar. La regla fundamental no es otra cosa que pedirle al deseo que hable, pero como no hay ningún significante que nombre al deseo, ese deseo nunca termina de decir. Por eso, decía hace un rato que la regla fundamental, es un pedido de lo imposible.

Hay un sueño muy conocido, que fue muy trabajado por Lacan, pero es un sueño de una paciente de Freud, que Lacan llama el sueño de la Bella Carnicera, y que Freud le pone como título, salmón ahumado.

Prostitucion Infantil

Se trata de una paciente que desafía a Freud. La paciente increpa a Freud: “usted dice que un sueño es un cumplimiento de deseo. Yo le voy a mostrar un sueño donde no se me cumple ningún deseo. Y le cuenta el siguiente sueño:

Quiero dar una comida, pero no tengo en mi despensa sino un poco de salmón ahumado. Me dispongo a ir de compras, pero recuerdo que es domingo por la tarde, y todos los almacenes están cerrados. Pretendo llamar por teléfono a algunos proveedores, pero el teléfono está descompuesto. Así debo renunciar al deseo de dar una comida”.

Freud le dice que aparentemente tiene razón, pero le pregunta que se le ocurre con este sueño. La paciente le cuenta que en la víspera del sueño, el marido le dijo que estaba gordo y que no puede aceptar más invitaciones a comer. En la víspera también ella le había dicho al marido  “todos los días he tenido el deseo de comer un poco de caviar, pero le dije que no me lo traiga, que no se ponga en gastos”.

El esposo de esta paciente es uno de los comerciantes de carne más importante de Viena, algo así como el Samid vienés.  (Podría comprarle todo el caviar que ella quiera). El marido tal vez, no lo podemos saber, pero si suponer que es un obsesivo, que estaría desesperado por comprarle el caviar.

Pero ella le dice “quiero tener un deseo no se te ocurra satisfacérmelo”. “Quiero caviar, pero no me lo traigas. Quiero caviar, pero deseo otra cosa”. Es decir, que lo que quiere no coincide con lo que desea. Las palabras dicen una cosa, pero el deseo es otra.

Seguramente es muy cotidiano para ustedes[1], que cuando lloran, sus parejas quieren saber que les pasa, y se irritan cuando ustedes no pueden darles una respuesta. (Risas). Pues bien, muchachos, ocurre que no hay respuesta. Ellas les dirán algo, pero se trata de otra cosa. (Risas)

En el sueño, el caviar está sustituido por el salmón ahumado. Podemos preguntarnos qué tienen en común caviar y salmón ahumado. Son pescados, son ricos y son caros. Pero ¿Por qué salmón ahumado y no otro pescado fino y caro? Porque es el plato preferido de su amiga flaca. La paciente tiene una amiga flaca que le dijo en la víspera, “qué bien se come en su casa, cuando vuelve usted a invitarnos”. Esta amiga flaca siempre recibe piropos del marido de la paciente. Pero la paciente le dice a Freud, “doctor, a mí me tiene sin cuidado esto, porque mi amiga es muy flaca y a mi marido le gustan las redondeces”.

Freud le dice: “cualquier día usted va a dar una comida, engordar a su amiga, usted sabe que comiendo se engorda, puesto que su marido le dijo que estaba gordo y que no iba a aceptar invitaciones a comer. Cualquier día usted va a dar una comida  para engordar a su amiga flaca y que le guste más a su marido”.

El deseo que a usted  se le cumple es que a su amiga no se le cumpla el deseo de comer en su casa, engordar y gustarle más a su marido (al marido de la paciente).

Lacan da un paso más con este sueño, y dice que se trata de un deseo de deseo insatisfecho, porque ha dejado a todo el mundo insatisfecho: la paciente no come caviar, la amiga no engorda, y al marido le gusta una con la que no se puede satisfacer, porque es demasiado flaca.

El deseo es siempre deseo de un deseo, y esto ocurre porque el objeto queda perdido.

Para Freud, el cumplimiento de deseo es siempre alucinatorio, porque recuerden que el deseo es una moción psíquica que quiere reinvestir  a la percepción enlazado con el objeto de la satisfacción. El cumplimiento de deseo en el sueño es alucinatorio, puesto que la alucinación es una percepción sin objeto.

Dice Freud, en la página 558: “Nada nos impide suponer un estado primitivo del aparato psíquico en que ese camino se transitaba realmente de esa manera, y por tanto el desear terminaba en un alucinar. Esta primera actividad psíquica apuntaba entonces a una identidad perceptiva o sea, a repetir aquella percepción que está enlazada con la satisfacción de la necesidad.”

El problema es que con la alucinación no se obtiene la satisfacción de la necesidad.

Imaginemos que a lo mejor el niño hambriento, se chupa el dedo y fantasea con el pecho o alucina con el pecho. Se muere de hambre si sigue así. Porque la alucinación no calma la necesidad.

Para que la investidura interior tenga el mismo valor que la exterior, esta debería ser mantenida permanentemente. La única manera de que la investidura exterior se mantenga sería que   el niño tuviera  el pecho atornillado a la boca., así, entonces la necesidad interior y la investidura exterior tendrían el mismo valor y quedarían canceladas.

Pero eso no sucede, siempre queda un resto.

El aparato tendrá que desarrollar un sistema más elaborado para buscar en el mundo exterior el objeto que al menos parcialmente calme la necesidad.

Presten atención al siguiente esquema: Miren en nuestro esquema la flecha negra. Es el apremio de la vida que se dirige al polo perceptivo en busca de una satisfacción que no encontrará. Dice Freud (Seguimos en la página 558) que es necesario detener la regresión[2] completa, de modo que no vaya más allá de la huella mnémica, y pueda encontrar la identidad buscada por obra del mundo exterior.

Al detener la regresión, la fuerza psíquica, es decir, el deseo inconciente, toma el camino progrediente  (flecha azul en el esquema), e inaugura un segundo sistema que tiene a cargo la motilidad. Allí ubicamos al preconciente.  En este lugar del aparato se encuentran los restos diurnos, es decir, el conjunto de impresiones y vivencias que no fueron tramitadas en la vigilia. Allí están los anhelos,  los deseos no cumplidos, pero nombrables. El deseo de Anna Freud de comer dulces, el deseo del hombre sediento que se va a dormir sin haber tomado agua. Están todos allí, en el preconciente.

En cambio, el deseo inconciente no es otra cosa que aquella fuerza que partió del apremio de la vida, no pudo satisfacerse con la percepción, entonces emprende el camino hacia el polo motor y se encuentra con los restos diurnos. El encuentro  de ese deseo inconciente con los restos diurnos da las ideas latentes del sueño. Vale decir da por resultado la asociación del deseo preconciente, el anhelo y esa fuerza que proviene de la pérdida del objeto, esa fuerza que no es ni más ni menos que el deseo.

Aquí se ve claramente como el objeto perdido es la causa del deseo.

Ahora, hay un intento de descarga a través del polo motor, pero durante el dormir el polo motor está cerrado, por eso necesariamente se vuelve a emprender el camino otra vez hacia atrás, el camino regrediente. El camino hacia la percepción. Por eso el sueño se presenta en restos de imagen y sonido, en restos de percepciones. Entra en la región inconciente (flecha roja) y se somete a sus leyes, es decir, condensación y desplazamiento.

De esta etapa de la obra de Freud, les pido que retengan esta idea, que el cumplimiento de deseo es a través de la desfiguración. Cumplir un deseo, es desplazarlo.

Descarga Articulo en Word

[1] Se refiere a las mujeres del público, que son mayoría

 

[2] Recordar que Freud llama camino progrediente al que se dirige del polo perceptivo al polo motor, y regrediente al camino que va del polo motor al perceptivo.

SEGUIR LEYENDO

Etiquetas

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

30 julio, 2011 16:57

Complejo de Edipo, Reflexiones

29 julio, 2011 14:09

Epidemiología y Psicoanálisis

Otras Noticias

  • Neurosis ObsesivaPsyko Patologias

    La Neurosis Obsesiva: El caso del Hombre de las Ratas (I parte)

    El conflicto de ambivalencia entre el amor y el odio hacia el padre, es en la neurosis obsesiva la base de la duda compulsiva y de la irresolución característica de la posición del obsesivo. “Si contra un amor intenso se alza un odio casi tan intenso como él, la consecuencia inmediata es una parálisis de la voluntad, una incapacidad de adoptar resolución alguna en cuanto a todos aquellos actos cuyo móvil haya de ser el amor.” La neurosis obsesiva tiende a hacer el mayor uso posible del mecanismo de desplazamiento para defenderse, en consecuencia la indecisión se extiende a toda la actividad del sujeto. Queda instaurado el régimen de la obsesión y de la duda…. [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias ¿El Loco Libre?

    ¿El Loco Libre?

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. De locuras, encadenamientos y desencadenamientos. Pablo D. Muñoz. Introducción: La locura no es la psicosis. En efecto, es habitual encontrar que locura y psicosis son tratadas como equivalentes. El saber popular califica de “loco” a aquello que se distingue claramente de la razón, de la sensatez. En sentido vulgar, los términos psicosis y locura han sido tomados por el lenguaje … [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurosis de AngustiaPsicoanálisisPsyko Patologias Mas Allá del Principio de Placer (III parte)

    Mas Allá del Principio de Placer (III parte)

    Jorge Kahanoff: “Capitulo II de Mas allá del principio de placer: sueños traumáticos y Fort-da” en Puntuaciones Freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992. Resumen: De cómo se produce la curación en el análisis –una de las primeras preguntas freudianas- a cuáles son los obstáculos que aparecen en la dirección de la cura. Entonces, sueños traumáticos y el juego del Fort-da. Son historiales clínicos, son … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La Angustia en la obra de Freud: V parte

    La Angustia en la obra de Freud: V parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Sigue manteniendo esta idea de que a raíz de la represión se forma angustia, y la angustia se liga a los miedos más comunes, y así se forman las fobias, que básicamente, forman tres grupos: En primer lugar ubica a las fobias fisiológicas, que las toma de la primera época, solo que ahora, dice, las fobias fisiológicas no se … [SEGUIR LEYENDO]

  • HisteriaPsicoanálisisPsyko Patologias Lecciones de introducción al psicoanálisis: IV parte

    Lecciones de introducción al psicoanálisis: IV parte

    IV. El sueño y la realización del deseo. El deseo es articulación. El tercero deseante y la “pareja” de la histérica. Dora, Isabel de R. Masotta, O.: “Lecciones de introducción al psicoanálisis” Ed. Gedisa, Barcelona, 2006.  El significante define el límite del campo mismo del psicoanálisis como practica. Aquí quien habla no emite lo que dice: quien habla es el inconsciente. En el lapsus el sujeto recibe un mensaje que proviene de otro lugar (o del lugar del Otro); esas … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasTrastornos Narcisistas No Psicoticos Patologías basadas en el Déficit (I parte)

    Patologías basadas en el Déficit (I parte)

    Killingmo, Bjorn: “Conflicto y déficit – Implicancias para la técnica” en Libro anual de psicoanálisis del Int. J. Psychoanalysis, vol. 70,Londres, 1989, pág. 111-126. Apuntes del texto. Introducción: En el psicoanálisis tradicional, la psicopatología es conceptualizada en términos de conflicto intersistémico. Esto implica diferentes patrones de oposición entre los tres sistemas estructurales de la personalidad –ello, yo, superyó- y la realidad. Además, la formula principal de la evolución patológica es la siguiente: deseo pulsional edipico – represión – regresión – formación … [SEGUIR LEYENDO]

  • PerversiónPsicoanálisisPsyko Patologias Mas Allá del Principio de Placer (XI parte)

    Mas Allá del Principio de Placer (XI parte)

    Diana S. Rabinovich: “Topología de la Cosa y angustia. Seminarios VII y X” en Puntuaciones Freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992. Resumen: La cosa –en alemán das Ding- es algo que Lacan encontrará en el Proyecto… freudiano, en el Proyecto de una psicología para neurólogos y es trabajada de una forma diferente al modo en que Lacan trabaja inicialmente, por ejemplo en el Seminario … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" Las Psicoterapias de Freud

    Las Psicoterapias de Freud

    Alexander, Franz y French, Thomas: “La evolución de la terapéutica psicoanalítica”, cap. 2 de Terapéutica psicoanalítica. Buenos Aires, Paidos, 1965. Apuntes del Texto: El primer método de psicoterapia desarrollado por Freud en colaboración con Breuer, fue la hipnosis catártica. Como su mismo nombre lo indica, se la consideraba también como una dramática representación en un acto, en la cual el paciente se desembarazaba de un cuerpo extraño espiritual – sus recuerdos traumáticos y sus afectos contenidos. En la hipnosis, el … [SEGUIR LEYENDO]

  • ExhibicionismoFetichismoMasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismo El imperativo de la Psicología Gore:  “Transformar el dolor en goce y el horror en belleza”

    El imperativo de la Psicología Gore: “Transformar el dolor en goce y el horror en belleza”

    EL ESTETICISMO EN LA PERVERSIÓN Juan José Ipar Introducción Freud señalaba en sus últimos trabajos que el perverso se las ingenia para soslayar de alguna manera el destino, esto es, la castración y que, por tanto, se ve obligado a llevar a cabo un verdadero tour de force para escapar a la inexorable ley edipica. El precio que paga es, lo sabemos, el de una Ichspaltung gracias a la cual reniega y acepta simultáneamente la castración y la ley del padre. … [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaTerapias "Psi" La Psicología Cognitiva una herramienta Social

    La Psicología Cognitiva una herramienta Social

    El presente fragmento es un resumen del libro del Doctor Eduardo Keegan (“Escritos de psicoterapia cognitiva”. Eudeba, año 2007, Buenos Aires), especialista en psicoterapias cognitivas, en la cual cuestiona y debate el modelo monopersonal de afrontamiento de la realidad argentina. Descubre allí un intimo nexo entre la psicologia cognitiva y la psicologia comunitaria y social; tomando base en la psicologia clinica individual. Perder la Esperanza: ¿Qué es la desesperanza? Es la imposibilidad de representarse una situación futura en la que … [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaMasoquismoPerversiónPsiquiatríaPsyko PatologiasSadismo Neurobiología del Psicópata (V parte)

    Neurobiología del Psicópata (V parte)

    Semiología Psiquiátrica y Psicopatía NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA Dr. Eduardo A. Mata Neuroquímica Sobre la base de experiencias animales, han sido implicados numerosos NT centrales en la modulación del comportamiento agresivo. Los más importantes son la DA, la NA y la ST. Noradrenalina Para Raine, los estudios que vinculan la NA dan resultados paradójicos e inconsistentes. Hay alguna evidencia de que la NA tiene alguna participación en la agresión afectiva (defensiva, impulsiva). La administración de IMAOs que elevan los niveles de … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psyko PatologiasTerapias "Psi"Toxicomanía

    Tratamiento y Prevención en Adicciones

    El toxicómano llega a una institución en una situación crítica, de urgencia. Viene con la idea de curarse, pero esto no es una demanda real, porque cuando pasa la urgencia, aparece la ausencia de droga, y detrás de esto: la carencia arcaica. La ausencia lleva nuevamente a la intoxicación que le permita sobrellevar esta situación de desamparo y desvalimiento frente al dolor…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PerversiónPsyko Patologias El diccionario del diablo, de Ambrose Bierce

    El diccionario del diablo, de Ambrose Bierce

    Una brillante selección de aforismos que fue creando Bierce desde 1861. Hacía 1906 la recopilación de esas sentencias fue publicada con el nombre “El diccionario del cínico”, posteriormente fue reeditada, en una versión ampliada, con el nombre con el cual se la conoce hoy día. “El Diccionario del Diablo” es una colección de frases cínicas y sarcásticas… [SEGUIR LEYENDO]

  • FetichismoPsicoanálisisPsyko Patologias Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XIV parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XIV parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. X. Deseo y Goce   Cuando el objeto falta porque no está indicado por el deseo del Otro es fundamental. La necesidad del Otro para que haya objeto de deseo. Los objetos de la sexualidad aparecen generalmente como condicionados. A saber, que presentan lo que Freud llama condiciones eróticas. Sentir deseo por una mujer elegida por el deseo de otro se explica, según Freud, por … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias Las Neuropsicosis de Defensa: I parte: Histeria – Neurosis Obsesiva

    Las Neuropsicosis de Defensa: I parte: Histeria – Neurosis Obsesiva

    De este modo, aunque la etiología especifica de la neurosis obsesiva se caracteriza por los rasgos de la actividad y el placer, por las experiencias sexuales infantiles en que el sujeto es el seductor, debemos suponer necesariamente un momento anterior en que el sujeto es seducido, su función es pasiva y la experiencia traumática… [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisis La Angustia en la obra de Freud: VIII parte

    La Angustia en la obra de Freud: VIII parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Ahora vamos a ampliar un poco esto, y lo que les voy a decir no es un peligro ante el superyó, sino, lo que dice Freud, ante la pérdida de amor del Superyó. Este tema no lo puedo ampliar ahora, va ser el objeto de la próxima conferencia, el tema del superyo, pero lo que voy a decir por ahora, … [SEGUIR LEYENDO]

  • HisteriaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias La elaboración Freudiana: III parte

    La elaboración Freudiana: III parte

    El otro punto de quiebre fue a partir de romper con la idea, traída por Sydenham, de que la histeria imita cualquier otro tipo de enfermedad orgánica, porque esto llevo a Charcot a no establecer nunca una diferencia en el registro semiológico entre los sintomas histéricos y los otros sintomas orgánicos; esta tarea se la encomendó a Freud…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Mas Allá del Principio del Placer (II parte)

    Mas Allá del Principio del Placer (II parte)

    Diana S. Rabinovich: “La Experiencia de satisfacción en su articulación con el mas allá del principio del placer en los Seminarios II y VII”, en Puntuaciones freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992. Resumen: La identidad de percepción ocupa el lugar de la llamada por Freud “acción específica” en el Proyecto de una psicología para neurólogos. La acción específica es allí definida como la suma … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" Empatía y Resonancia Empática

    Empatía y Resonancia Empática

    Menéndez, Pedro: “Empatía”. Trabajo presentado ante la cátedra de Clínica Psicológica, Psicoterapias, Emergencias e Interconsulta. Facultad de Psicología de la U.N.B.A, 1998. Tanto para Freud como para Ferenczi la empatía es un procedimiento intelectual, no afectivo. Es una participación intelectiva, “es una habilidad para imaginarse uno mismo en el lugar del otro y, mediante este proceder, entender sus ideas, sus acciones, sus deseos, sus sentimientos”. La empatía, como la transferencia, es una experiencia universal. En sentido restringido es un aspecto … [SEGUIR LEYENDO]

  • ParanoiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias

    Las Psicosis en Diván (II parte)

    Schreber inventa y sustenta, por su sola decisión, un “orden del universo” curativo de los desordenes del goce cuya experiencia él padece; y, donde el Nombre-del-padre forcluido no promueve la significación fálica, aparece una significación de suplencia: ser la mujer de Dios, con la ventaja de que el goce desde ahora consentido se localiza sobre la imagen del cuerpo…. [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaTerapias "Psi" Psicología Positiva

    Psicología Positiva

    Keegan, E.: “Escritos de psicoterapia cognitiva”. Parte II (Introducción a la terapia cognitiva) Resumen: Psicología Positiva: ¿Qué ocurre cuando enfrentamos experiencias negativas? Estas son particularmente importantes, porque nos revelan lo que no tenemos que hacer, lo que debemos evitar. Todo ser humano debe aprender a superar experiencias negativas, adquiriendo habilidades para afrontarlas. Se dice que una persona es resiliente cuando su capacidad para sobreponerse a eventos negativos esta adecuadamente desarrollada. Como se ve, no se trata de un rasgo innato, … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" ¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica? (II parte)

    ¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica? (II parte)

    Fiorini, Héctor y otros: “¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica?”, en Psicoanálisis, focos y aperturas, Psicolibros, Montevideo, 2001. Apuntes del Texto: Actitudes negativas del terapeuta para un buen desarrollo del proceso analítico: En este punto es necesario señalar los riegos de ser un terapeuta cerrado. Y creo bueno tener presente un trabajo de J. Haley muy aplicable cuando el analista queda absorbido por una teoría y no está abierto a su experiencia con los pacientes. Algunos riesgos en las … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía La caida paterna

    La caida paterna

    El síntoma son los actos fuera de la ley. El adolescente al enfrentar la ley pública busca lo que falta en su hogar: el padre como garante del lugar de la ley, del lugar de la última palabra frente a lo real. Lo reprimido por el esfuerzo y las costumbres se transforma en … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisResidencia Salud Mental (Psicología Clínica) 2013Salud Pública Epidemiología y Psicoanálisis

    Epidemiología y Psicoanálisis

    Augsburger; A.: “La inclusión del sufrimiento psíquico: un desafío para la epidemiología”. Universidad Nacional de Rosario. Resumen: El articulo indaga en qué medida los criterios y las categorías utilizadas para el diagnostico y la clasificación de los problemas de salud mental, constituyen un obstáculo teórico y metodológico para el desarrollo de la epidemiologia en salud mental. Los resultados contemplan dos aspectos. (1) Una reflexión teórica destinada a redefinir el objeto de estudio que históricamente la disciplina construyo para sí, analizando … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Peter Blos: Psicoanálisis de la Adolescencia

    Peter Blos: Psicoanálisis de la Adolescencia

    La Adolescencia tardía se ha vuelto un problema social y cultural que cada familia debe soportar puertas adentro. Existen muchos jóvenes adultos que promedian los 25 – 35 años, que aún no se han ido de las casas de sus padres, dado que la renta y los gastos se vuelven imposibles de pagar en épocas de plena inflación. ¿Excusa, Comodidad, falta de iniciativa a la salida…? Algunos Interrogantes desde la óptica del Psicoanálisis… [SEGUIR LEYENDO]