SyP Miercoles, 4 de Marzo
2 enero, 2011 15:04 Imprimir

Pulsion y Deseo en la obra de Freud: II parte

PULSIÓN Y DESEO EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD

(Conferencia Dictada el 3 de octubre de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor)

Sabiduria Infantil

Les pido que desde hoy lean muchas veces, las página 557 a 559, de  La Interpretación de los Sueños, donde Freud se va a ocupar de explicar que es un deseo inconciente.

Comienza preguntándose por qué el inconciente sólo puede prestar la fuerza necesaria para el cumplimiento de deseo. Por qué sólo puede aportar la fuerza y no puede aportar una idea. Y agrega que la respuesta a esta pregunta está destinada a arrojar luz sobre la naturaleza psíquica del desear.

Es decir que si logramos responder esta pregunta, sabremos que quiere decir “deseo” en psicoanálisis. Dice Freud que la respuesta a esta pregunta debemos hallarla con la ayuda del esquema del aparato psíquico. Dice: “Supuestos que han de fundamentarse de alguna otra manera nos dicen que el aparato obedeció primero al afán de mantenerse en lo posible exento de estímulos, y por eso en su primera construcción adoptó el esquema del aparato reflejo que le permitía descargar enseguida, por vías motrices, una excitación sensible que le llegaba desde fuera.” Entonces, el aparato psíquico adoptó al comienzo el esquema del arco reflejo.

Ante un estímulo en el polo perceptivo, una respuesta en el polo motor. Por ejemplo, si te pincho la mano con un alfiler, vas a retirar la mano. Ese es el esquema del arco reflejo. Podríamos imaginarnos que ese es el aparato psíquico de los animales inferiores.

¿Qué es lo que hizo que este aparato psíquico evolucionara y dejara de ser un arco reflejo?

El apremio de la vida. Dice Freud: “Pero el apremio de la vida perturba esta simple función; a él debe el aparato también el envión para su constitución ulterior”. El apremio de la vida se refiere  entonces a la necesidad, el hambre, la sed, la necesidad sexual, etc. Esas necesidades provienen desde el interior del aparato, no desde afuera. Por lo tanto la huida de la descarga motriz, no es adecuada. Y lo que observamos en el ser humano, es que frente a ese apremio de la vida, la descarga motriz es totalmente inadecuada al fin.

Dice Freud: “El niño hambriento llorará y pataleará inerme”. Lo que hace un niño cuando tiene la necesidad alimentaria, en lugar de buscar el pecho, llora. Puede ser una función indirecta de clamar por la madre, pero en principio eso no calma el hambre.

Seguimos a Freud: “El niño hambriento llorará o pataleará inerme. Pero la situación se mantendrá inmutable, pues la excitación que parte de la necesidad interna no corresponde a una fuerza que golpea de manera momentánea, sino a una que actúa continuadamente. Sólo puede sobrevenir un cambio cuando, por algún camino (en el caso del niño, por el cuidado ajeno), se hace la experiencia de la vivencia de satisfacción que cancela el estímulo interno”.

Loading ... Loading ...

Es decir, que Freud evoca aquí, la presencia de ese objeto mítico que tendría todas las propiedades para que el aparato psíquico descargue la excitación a cero. Desde luego, se trata de un mito.

Entonces, tenemos aquí, la vivencia primaria de satisfacción, insisto, mítica. Esta vivencia está asociada a una percepción, la del objeto. Eso ha ocurrido en aquel momento mítico, pero después nunca más encontramos a ese objeto. Por lo tanto lo que nos queda de ese objeto es sólo un recuerdo., las huellas mnémicas.

La necesidad que va en busca de un objeto, pero con lo único que se puede encontrar es con la percepción de un objeto. Podemos tomar a esta vivencia primaria de satisfacción con su contratara, la vivencia de terror, la pérdida del objeto. Es decir que a esa experiencia de completad total, le sigue una experiencia de terror, que responde a que el objeto que calma todas las necesidades ya no está más.

Qué pasa cuando la necesidad sobreviene por segunda vez, cuando el apremio de la vida insiste. La diferencia entre la primera y la segunda vez, es que en la primera no hay datos previos de cómo se satisface la necesidad; mientras que en la segunda hay un aprendizaje previo que es el de la vivencia primaria de satisfacción.

Freud dice, seguimos en la página 557: “La próxima vez que esta última sobrevenga, merced al enlace así establecido se suscitará una moción psíquica que querrá investir de nuevo la imagen mnémicas de aquella percepción y producir otra vez la percepción misma, vale decir, en verdad, restablecer la situación de la satisfacción primera. Una moción de esa índole es lo que llamamos deseo; la reaparición de la percepción es el cumplimiento de deseo, y el camino más corto para este es el que lleva desde la excitación producida por la necesidad hasta la investidura plena de la percepción.”

Entonces, cuando la necesidad sobrevenga por segunda vez, se suscitará una moción psíquica que querrá reinvertir la percepción del objeto que está enlazado con la satisfacción de la necesidad. Es raro que Freud diga, investir la percepción y no el objeto. Ocurre que al objeto no se lo puede reinvestir porque está perdido. Lo que se puede reinvestir es la  percepción. “Una moción de esa índole es lo que llamamos deseo”. Allí está la definición de deseo en la obra de Freud. El deseo es una moción psíquica que quiere reinvestir la percepción del objeto enlazado con la satisfacción y la necesidad.

Y agrega (Pág. 558): la reaparición de la percepción es el cumplimiento de deseo. Dice la reaparición de la percepción y no la reaparición del objeto. Fíjense en el cuidado que Freud pone para dejar claro que se pueden alcanzar las sombras, los semblantes, pero no el objeto. Es que el  objeto inherente a la condición de satisfacción de las necesidades  humanas está perdido.

Es decir que si el cumplimiento de deseo es  la reaparición de la percepción y no la del objeto, se traza aquí una diferencia esencial entre la  satisfacción de la necesidad  y cumplimiento de deseo.

Por ejemplo, si me voy a dormir con mucha sed, puede ser que sueñe que bebo agua. Se me cumple el deseo (anhelo) de beber agua, pero no se satisface la necesidad. , igualmente voy a despertar muerto de sed.

El cumplimiento de deseo, no implica para nada la satisfacción de la necesidad.

Les adelanto que la diferencia esencial entre la pulsión y el deseo, es que el deseo no se satisface y la pulsión sí.

El deseo por su naturaleza es un deseo insatisfecho. Si quieren seguir a Lacan, el deseo histérico es insatisfecho, si quieren el deseo humano es histérico. De ahí que sostengamos que todas las neurosis son histéricas. El neurótico obsesivo es solamente un histérico más exacerbado, un histérico más complejo. No deja de ser un histérico y por eso se puede analizar, sino no habría análisis de la neurosis obsesiva. Porque sólo hay análisis del deseo insatisfecho. Es una condición del análisis, poner a trabajar un deseo insatisfecho. Ponerlo a hablar. La regla fundamental no es otra cosa que pedirle al deseo que hable, pero como no hay ningún significante que nombre al deseo, ese deseo nunca termina de decir. Por eso, decía hace un rato que la regla fundamental, es un pedido de lo imposible.

Hay un sueño muy conocido, que fue muy trabajado por Lacan, pero es un sueño de una paciente de Freud, que Lacan llama el sueño de la Bella Carnicera, y que Freud le pone como título, salmón ahumado.

Prostitucion Infantil

Se trata de una paciente que desafía a Freud. La paciente increpa a Freud: “usted dice que un sueño es un cumplimiento de deseo. Yo le voy a mostrar un sueño donde no se me cumple ningún deseo. Y le cuenta el siguiente sueño:

Quiero dar una comida, pero no tengo en mi despensa sino un poco de salmón ahumado. Me dispongo a ir de compras, pero recuerdo que es domingo por la tarde, y todos los almacenes están cerrados. Pretendo llamar por teléfono a algunos proveedores, pero el teléfono está descompuesto. Así debo renunciar al deseo de dar una comida”.

Freud le dice que aparentemente tiene razón, pero le pregunta que se le ocurre con este sueño. La paciente le cuenta que en la víspera del sueño, el marido le dijo que estaba gordo y que no puede aceptar más invitaciones a comer. En la víspera también ella le había dicho al marido  “todos los días he tenido el deseo de comer un poco de caviar, pero le dije que no me lo traiga, que no se ponga en gastos”.

El esposo de esta paciente es uno de los comerciantes de carne más importante de Viena, algo así como el Samid vienés.  (Podría comprarle todo el caviar que ella quiera). El marido tal vez, no lo podemos saber, pero si suponer que es un obsesivo, que estaría desesperado por comprarle el caviar.

Pero ella le dice “quiero tener un deseo no se te ocurra satisfacérmelo”. “Quiero caviar, pero no me lo traigas. Quiero caviar, pero deseo otra cosa”. Es decir, que lo que quiere no coincide con lo que desea. Las palabras dicen una cosa, pero el deseo es otra.

Seguramente es muy cotidiano para ustedes[1], que cuando lloran, sus parejas quieren saber que les pasa, y se irritan cuando ustedes no pueden darles una respuesta. (Risas). Pues bien, muchachos, ocurre que no hay respuesta. Ellas les dirán algo, pero se trata de otra cosa. (Risas)

En el sueño, el caviar está sustituido por el salmón ahumado. Podemos preguntarnos qué tienen en común caviar y salmón ahumado. Son pescados, son ricos y son caros. Pero ¿Por qué salmón ahumado y no otro pescado fino y caro? Porque es el plato preferido de su amiga flaca. La paciente tiene una amiga flaca que le dijo en la víspera, “qué bien se come en su casa, cuando vuelve usted a invitarnos”. Esta amiga flaca siempre recibe piropos del marido de la paciente. Pero la paciente le dice a Freud, “doctor, a mí me tiene sin cuidado esto, porque mi amiga es muy flaca y a mi marido le gustan las redondeces”.

Freud le dice: “cualquier día usted va a dar una comida, engordar a su amiga, usted sabe que comiendo se engorda, puesto que su marido le dijo que estaba gordo y que no iba a aceptar invitaciones a comer. Cualquier día usted va a dar una comida  para engordar a su amiga flaca y que le guste más a su marido”.

El deseo que a usted  se le cumple es que a su amiga no se le cumpla el deseo de comer en su casa, engordar y gustarle más a su marido (al marido de la paciente).

Lacan da un paso más con este sueño, y dice que se trata de un deseo de deseo insatisfecho, porque ha dejado a todo el mundo insatisfecho: la paciente no come caviar, la amiga no engorda, y al marido le gusta una con la que no se puede satisfacer, porque es demasiado flaca.

El deseo es siempre deseo de un deseo, y esto ocurre porque el objeto queda perdido.

Para Freud, el cumplimiento de deseo es siempre alucinatorio, porque recuerden que el deseo es una moción psíquica que quiere reinvestir  a la percepción enlazado con el objeto de la satisfacción. El cumplimiento de deseo en el sueño es alucinatorio, puesto que la alucinación es una percepción sin objeto.

Dice Freud, en la página 558: “Nada nos impide suponer un estado primitivo del aparato psíquico en que ese camino se transitaba realmente de esa manera, y por tanto el desear terminaba en un alucinar. Esta primera actividad psíquica apuntaba entonces a una identidad perceptiva o sea, a repetir aquella percepción que está enlazada con la satisfacción de la necesidad.”

El problema es que con la alucinación no se obtiene la satisfacción de la necesidad.

Imaginemos que a lo mejor el niño hambriento, se chupa el dedo y fantasea con el pecho o alucina con el pecho. Se muere de hambre si sigue así. Porque la alucinación no calma la necesidad.

Para que la investidura interior tenga el mismo valor que la exterior, esta debería ser mantenida permanentemente. La única manera de que la investidura exterior se mantenga sería que   el niño tuviera  el pecho atornillado a la boca., así, entonces la necesidad interior y la investidura exterior tendrían el mismo valor y quedarían canceladas.

Pero eso no sucede, siempre queda un resto.

El aparato tendrá que desarrollar un sistema más elaborado para buscar en el mundo exterior el objeto que al menos parcialmente calme la necesidad.

Presten atención al siguiente esquema: Miren en nuestro esquema la flecha negra. Es el apremio de la vida que se dirige al polo perceptivo en busca de una satisfacción que no encontrará. Dice Freud (Seguimos en la página 558) que es necesario detener la regresión[2] completa, de modo que no vaya más allá de la huella mnémica, y pueda encontrar la identidad buscada por obra del mundo exterior.

Al detener la regresión, la fuerza psíquica, es decir, el deseo inconciente, toma el camino progrediente  (flecha azul en el esquema), e inaugura un segundo sistema que tiene a cargo la motilidad. Allí ubicamos al preconciente.  En este lugar del aparato se encuentran los restos diurnos, es decir, el conjunto de impresiones y vivencias que no fueron tramitadas en la vigilia. Allí están los anhelos,  los deseos no cumplidos, pero nombrables. El deseo de Anna Freud de comer dulces, el deseo del hombre sediento que se va a dormir sin haber tomado agua. Están todos allí, en el preconciente.

En cambio, el deseo inconciente no es otra cosa que aquella fuerza que partió del apremio de la vida, no pudo satisfacerse con la percepción, entonces emprende el camino hacia el polo motor y se encuentra con los restos diurnos. El encuentro  de ese deseo inconciente con los restos diurnos da las ideas latentes del sueño. Vale decir da por resultado la asociación del deseo preconciente, el anhelo y esa fuerza que proviene de la pérdida del objeto, esa fuerza que no es ni más ni menos que el deseo.

Aquí se ve claramente como el objeto perdido es la causa del deseo.

Ahora, hay un intento de descarga a través del polo motor, pero durante el dormir el polo motor está cerrado, por eso necesariamente se vuelve a emprender el camino otra vez hacia atrás, el camino regrediente. El camino hacia la percepción. Por eso el sueño se presenta en restos de imagen y sonido, en restos de percepciones. Entra en la región inconciente (flecha roja) y se somete a sus leyes, es decir, condensación y desplazamiento.

De esta etapa de la obra de Freud, les pido que retengan esta idea, que el cumplimiento de deseo es a través de la desfiguración. Cumplir un deseo, es desplazarlo.

Descarga Articulo en Word

[1] Se refiere a las mujeres del público, que son mayoría

 

[2] Recordar que Freud llama camino progrediente al que se dirige del polo perceptivo al polo motor, y regrediente al camino que va del polo motor al perceptivo.

SEGUIR LEYENDO

Etiquetas

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

30 julio, 2011 16:57

Complejo de Edipo, Reflexiones

29 julio, 2011 14:09

Epidemiología y Psicoanálisis

Otras Noticias

  • PsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (II parte)

    Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (II parte)

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Introducción de la Trenza. Fabián Schejtman. Palabra de la trenza Para indicar entre que cuerdas de la trenza acontece el cruce se agrega un subíndice a la letra griega sigma. Si el cruce se da entre la primera y la segunda cuerdas anotamos subíndice 1, si ocurre entre la segunda y la tercera escribimos subíndice 2, y así sucesivamente. Cuando el segundo … [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaMasoquismoPerversiónPsiquiatríaPsyko PatologiasSadismo Neurobiología del Psicópata (III parte)

    Neurobiología del Psicópata (III parte)

    Semiología Psiquiátrica y Psicopatía NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA Dr. Eduardo A. Mata Buschsbaum y Silverman desarrollaron una técnica para comparar los componentes de potenciales evocados tempranos. Este componente PE representa la reacción cortical temprana que ocurre entre 100 y 140 ms después del estímulo. Los individuos que muestran una amplitud marcadamente incrementada de los PE como función de un estímulo crecientemente incrementado (curva positiva), son llamados aumentadores, en tanto que aquellos que muestran poco incremento o aún disminución en la amplitud … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Mas allá del Principio de Placer (IV parte)

    Mas allá del Principio de Placer (IV parte)

    Mario Fischman: “Lectura de Lacan del Fort-da. Seminarios II y VII. Índice razonado de los Escritos” en Puntuaciones Freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992.   Resumen: Este sujeto en tanto efecto del significante da cuenta de lo que va a ser el aforismo de Lacan de esta primera época. Aforismo central que es: el inconsciente está estructurado como un lenguaje. Lacan dice que la … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introduccion al psicoanalisis: VII parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: VII parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. El significante: El significante es la palabra, en tanto la palabra es capaz de remitir a más de un significado. Un ejemplo. El chiste. Para que haya chiste tiene que haber un fenómeno de palabra. Además, el chiste necesita ser contado. Con el chiste nos encontramos siempre ante lo mismo, es decir, una palabra que remite a más de un significado. Esa capacidad que tiene … [SEGUIR LEYENDO]

  • Demencia PrecozEsquizofreniaParanoiaPsicosisPsiquiatríaPsyko Patologias Psiquiatría Clásica: La Demencia Precoz (o esquizofrenia) II parte

    Psiquiatría Clásica: La Demencia Precoz (o esquizofrenia) II parte

    Kraepelin, E: ‘La demencia precoz’.  Cap. I (Demencia precoz) y Cap. II (Síntomas Psíquicos) – pág. 7 a 85 – Editorial Polemos, 1996. Resumen: Definición: La demencia precoz consiste en una serie de estados, cuya característica común es una destrucción peculiar de las conexiones internas de la personalidad psíquica. Los efectos de este daño predominan en las esferas emocional y volitiva de la vida mental. Síntomas Psíquicos: Estereotipias: Casi siempre encontramos en el curso del pensamiento de los pacientes, indicaciones … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Construcción de los Conceptos Psicoanalíticos: Transferencia y Pulsión (II parte)

    Construcción de los Conceptos Psicoanalíticos: Transferencia y Pulsión (II parte)

    Osvaldo Umérez.: Deseo – Demanda. Pulsión y Síntoma.  JVE Ediciones – Colección Psiqué, 1999, Bs. As. Segundo Seminario: “Pulsión y Síntoma” 25 y 26 de septiembre de 1998. Apuntes de la segunda charla: Lacan dice una cosa: nosotros lo instamos a decir todo, sabiendo perfectamente que todo no lo va a poder decir. ¿Por qué? Porque el deseo no puede decirse. Ahí aparece nuevamente la línea de la sexualidad. El deseo, aunque sea por la escena fantasmatica en la cual … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko Patologias Separación y Duelo

    Separación y Duelo

    Winnicot, D: “Deprivación y delincuencia” Segunda Parte, Cap. 15; Psicología de la Separación. Paidós, Bs.As, 2005.     Cap. 15. Psicología de la Separación (Artículo escrito en marzo de 1958 para uso de los asistentes sociales) Resumen: Se ha comprobado que existe una relación entre la tendencia antisocial y la deprivación. Para comprender a fondo la psicología de la angustia de separación, es necesario e importante que procuremos relacionar la reacción ante la pérdida con el destete, la aflicción, el … [SEGUIR LEYENDO]

  • SistémicaTerapias "Psi" Terapia Sistémica Individual (IV parte)

    Terapia Sistémica Individual (IV parte)

    Boscolo L, Bertando P.: “Terapia sistémica individual”. Capítulo 3 de la primera parte “El proceso terapéutico”. Amorrortu editores. 2000. El proceso Aquí nos referiremos en particular a la terapia breve-larga ya presentada en el capítulo 2, es decir, a la terapia individual sistémica que estamos utilizando más frecuentemente con la mayoría de los clientes encauzados a la terapia individual. Los otros casos, o no son idóneos para una terapia a plazo de veinte sesiones (casos de psicosis graves o casos … [SEGUIR LEYENDO]

  • Demencia PrecozEsquizofreniaParanoiaPsicosisPsiquiatríaPsyko Patologias Psiquiatría Clásica: La Demencia Precoz (o esquizofrenia) III parte

    Psiquiatría Clásica: La Demencia Precoz (o esquizofrenia) III parte

    Kraepelin, E: ‘La demencia precoz’.  Cap. I (Demencia precoz) y Cap. II (Síntomas Psíquicos) – pág. 7 a 85 – Editorial Polemos, 1996. Resumen:   Definición: La demencia precoz consiste en una serie de estados, cuya característica común es una destrucción peculiar de las conexiones internas de la personalidad psíquica. Los efectos de este daño predominan en las esferas emocional y volitiva de la vida mental.   Síntomas Psíquicos: Debilitamiento del impulso volitivo: manifestaciones mórbidas en el terreno del trabajo y … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La angustia en la obra de Freud: VII parte

    La angustia en la obra de Freud: VII parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Dejemos por ahora el capitulo 4, al que vamos a volver dentro de en un rato y situémonos en el capítulo 7. Lo que Freud presenta aquí, es lo que se llama la última fórmula freudiana sobre la neurosis. Sí la quieren encontrar, la van a encontrar en la página 119 de “Inhibición, síntoma y angustia”. Lo podríamos pensar … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsiquiatríaPsyko PatologiasSuicidioTrastornos del Ánimo Suicidio: Urgencias en Psiquiatría  (I parte)

    Suicidio: Urgencias en Psiquiatría (I parte)

    Kaplan, H.; Sadock, B. “Sinopsis de psiquiatría.  Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica” Cáp. 33 (Cáp. De urgencias en 8ª edición.)  Editorial Panamericana. Urgencias en Psiquiatría: Suicidio El suicidio puede ser el resultado de un deseo de escapar de una situación difícil o de querer herir a una persona o a una institución. El suicidio parece surgir del sentimiento de que la vida es tan insoportable que la muerte es la única vía de escape del dolor. El suicidio experimenta … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis La trama del Síntoma y el Inconsciente: I parte

    La trama del Síntoma y el Inconsciente: I parte

    No basta con referirse a lo real pulsional para situar aquello que, no cesando de no escribirse, motoriza la tarea incesante del inconsciente (como tampoco reducir este ultimo a la producción de un saber torturante o ligarlo con exclusividad a las “novelas paternas” de la pérdida del goce). En el trabajo de ciframiento del inconsciente esta el goce, sexual, entonces, es la razón sexual la que no cesa de no escribirse, causando el trabajo de cifrado del inconsciente. … [SEGUIR LEYENDO]

  • Demencia PrecozEsquizofreniaParanoiaPsicosisPsiquiatríaPsyko Patologias Psiquiatría Clásica: La Demencia Precoz (o esquizofrenia)

    Psiquiatría Clásica: La Demencia Precoz (o esquizofrenia)

    Kraepelin, E: ‘La demencia precoz’.  Cap. I (Demencia precoz) y Cap. II (Síntomas Psíquicos) – pág. 7 a 85 – Editorial Polemos, 1996. Resumen: Definición: La demencia precoz consiste en una serie de estados, cuya característica común es una destrucción peculiar de las conexiones internas de la personalidad psíquica. Los efectos de este daño predominan en las esferas emocional y volitiva de la vida mental.   Síntomas Psíquicos: Percepción: En la demencia precoz, la percepción de las impresiones externas en un … [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias La clinica de Las Psicosis: II parte

    La clinica de Las Psicosis: II parte

    Las alucinaciones psicomotrices verbales pueden ser verbales sin ser auditivas, sin ser audibles tampoco. A veces el enfermo escucha voces, pero de adentro del cuerpo, no de afuera, en una suerte de “emancipación del lenguaje interior”. Por otra parte, las alucinaciones auditivas pueden serlo pero como en eco de la actividad del pensamiento…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaPsyko Patologias Trastornos Fóbicos: Agorafobia, Fobias Sociales, Fobias específicas y Trastorno de Ansiedad Generalizada

    Trastornos Fóbicos: Agorafobia, Fobias Sociales, Fobias específicas y Trastorno de Ansiedad Generalizada

    Vallejo Ruiloba, J. y Gastó Ferrer, C.: “Trastornos afectivos: Ansiedad y depresión”. Parte 1: Ansiedad (Cap. 2, 3 y 4). Parte 2: Depresión (cap. 12, 13 y 19). Editorial Masson. España. Trastornos Fóbicos: Las fobias son miedos que se consideran patológicos en función de su intensidad y anacronismo. Marks (1969) sistematizo el estudio y la clasificación de las fóbicas, destacando cuatro características definitorias que las distinguían del resto de los miedos normales: El miedo era desproporcionado a la situación que … [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurociencias Tecnología capaz de leer nuestros pensamientos

    Tecnología capaz de leer nuestros pensamientos

    Sientan las bases de lo que constituye la primera tecnología de lectura de pensamiento capaz de recrear imágenes a partir de cero. Los especialistas afirman que según la tecnología avance se podrán incluso grabar los sueños…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsicosisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria Anorexia-Bulimia: Parte X

    Anorexia-Bulimia: Parte X

    El sujeto está vinculado holofrasicamente al Otro. Más precisamente, se trata de una inclinación holofrasica del discurso, que toma el lugar del ordenamiento metafórico y metonímico del lenguaje. Hay, en otras palabras, un defecto esencial de la separación. En vez del síntoma y de su valor metafórico encontramos la dependencia de la sustancia (bulimia) o una identificación idealizante que carece de dialéctica, absoluta, narcisistica, mortífera (anorexia)… [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria Bulimia Nerviosa

    Bulimia Nerviosa

    Kaplan, H.; Sadock, B. “Sinopsis de psiquiatría.  Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica” Cáp. 23. Editorial Panamericana. Trastornos de la conducta alimentaria: Bulimia Nerviosa En el DSM-IV se describe la bulimia nerviosa como un trastorno consistente en atracones de comida (que a menudo se sigue de sentimientos de culpa, depresión y autodesprecio) y métodos compensatorios inapropiados para evitar la ganancia de peso. Los episodios recurrentes de bulimia nerviosa, que son más comunes que la anorexia nerviosa, se acompañan de sentimientos … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introduccion al psicoanalisis: VIII parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: VIII parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. III. Una maqueta del Complejo de Edipo: Saussure llamo La lengua al sistema codificado de diferencias que permite que cada individuo particular hable. Distinguió entre lengua y habla. Porque El Habla es el acto concreto de hablar y La Lengua es el código del sistema. El significante por sí mismo no remite al significado, sino que en realidad remite a otros significantes y al sistema … [SEGUIR LEYENDO]

  • MelancoliaPsicoanálisisPsyko Patologias Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XIII parte

    Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XIII parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. IX. Respuestas del sujeto Hemos hablado de las fantasmagorías del sujeto. Para la teoría psicoanalítica no son tan fantasmagóricas. Es decir, las fantasmagorías del sujeto son la manera en que el sujeto responde inconscientemente a los mismos objetos teóricos de los que se ocupa la teoría. Dentro de ese gran campo de las fantasmagorías del sujeto podemos citar las fantasías, las teorías sexuales y la … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introducción al psicoanálisis: II parte

    Lecciones de introducción al psicoanálisis: II parte

    El niño, ese investigador incansable de cosas sexuales, nada quiere Saber de aquello mismo que motiva su investigación: la diferencia de los sexos. Esa relación al Saber, bien temprana, propia del sujeto infantil, es constitutiva de la sexualidad. En este sentido, por lo demás, la histeria es bien relevante para el psicoanalista: por definición hay que entender por “histérico” o “histérica” al sujeto incapaz de determinar el objeto de su tendencia sexual. ¿A quién amo, a él o a ella? ¿Qué quiere decir que sea yo mujer? Tal las preguntas básicas de la histérica…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurociencias Así funcionan las neuronas espejo

    Así funcionan las neuronas espejo

    Las neuronas espejo suponen la disolución de la barrera entre el yo y los otros por Vilayanur S. Ramachandran, Neurólogo, Director del Center for Brain and Cognition Una parte de nuestro cerebro está escaneando continuamente lo que el otro hace. Las neuronas responsables de ello son las denominadas «neuronas espejo», descubiertas por casualidad, como ocurre muchas veces en la ciencia. En la década de los noventa del siglo pasado, un equipo de investigadores dirigidos por Giacomo Rizzolatti estaba analizando el … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psyko PatologiasTerapias "Psi"Trastornos Narcisistas No Psicoticos Modalidades de Psicoterapias:  De insight y elaboración y De Continencia y Orientación

    Modalidades de Psicoterapias: De insight y elaboración y De Continencia y Orientación

    Fiorini, Héctor: “Repetición y diferencia. Intervenciones verbales en el nivel de las neurosis, intervenciones vinculares en los trastornos del narcisismo” en El campo teórico y clínico de las Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos Aires, Editorial Tekné, 1987.     Ciertas líneas básicas de la intervención terapéutica orientada al insight y a la elaboración: En los trabajos de Freud se destaca la función de la interpretación como instrumento inserto en todo un proceso vincular que tiene, entre sus ejes, una concentración de transferencias … [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias

    La neurosis obsesiva: El caso del Hombre de las Ratas (III Parte)

    Cuanto más avanzada la neurosis, mas predominara el componente de satisfacción pulsional y menos el de la defensa. Los mismos sintomas que primitivamente significaban restricciones toman luego la tendencia a la satisfacción. La misma defensa se sexualiza y pasa a ponerse al servicio de la satisfacción pulsional. El componente de goce autoerótico es el que en definitiva se muestra más eficaz en la neurosis obsesiva, a diferencia de la histeria. El estadio terminal es un yo extremadamente restringido que se ve impulsado a buscar sus satisfacciones en los sintomas…. [SEGUIR LEYENDO]

  • SistémicaTerapias "Psi" Terapia Sistémica Individual (I parte)

    Terapia Sistémica Individual (I parte)

    Boscolo L, Bertando P.: “Terapia sistémica individual”. Capítulo 3 de la primera parte “El proceso terapéutico”. Amorrortu editores. 2000. El diálogo Como se mencionó en el capítulo 1, con el desarrollo de la narrativa y del construccionismo social en estos últimos años, se ha difundido el uso del término “conversación” para definir el complejo de los intercambios lingüísticos entre el terapeuta y el cliente. La mayor parte de los autores que adhieren a estas ideas atribuyen los efectos de la … [SEGUIR LEYENDO]