SyP Viernes, 22 de Agosto
26 diciembre, 2010 17:37 Imprimir

Lecciones de introduccion al psicoanalisis: XIV parte

Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010.

X. Deseo y Goce

 

Comercial Ala, la prueba de la blancura, censurado por apologia al Clu Clux Clan

Cuando el objeto falta porque no está indicado por el deseo del Otro es fundamental. La necesidad del Otro para que haya objeto de deseo.

Los objetos de la sexualidad aparecen generalmente como condicionados. A saber, que presentan lo que Freud llama condiciones eróticas.

Sentir deseo por una mujer elegida por el deseo de otro se explica, según Freud, por el Edipo reducido por el perjuicio del tercero. Se desea a la mujer elegida por otro para fastidiarlo, para perjudicarlo. Ya que la explicación es edipica, el perjudicado es el padre. Pero hay más que eso ya que si no está el otro hombre de por medio, la mujer no sería deseada. El deseo del tercero es aquí el que introduce el objeto y lo torna objeto del deseo (recuerda la labilidad de la pulsión respecto al objeto). Podríamos decir que este deseo del tercero es una defensa contra la labilidad de objeto de la pulsión. Si la pulsión no da el objeto, entonces, ante la posibilidad de una nada de objeto, me defiendo mirando a donde mira el otro. Y allí encuentro al objeto.

Esto nos introduce a un universo donde los objetos aparecen inducidos por deseos de otros. Pero hay algo más interesante aun; decir que se desea el objeto introducido por el deseo de un tercero, es decir que uno se identifica con el tercero. En la triangulación edipica, me enamoro de mi madre y me identifico con mi padre, que en verdad es quien desea a mi madre. O utilizo el deseo de mi padre por mi madre, para darme a mi madre como objeto sexual. Pero entonces, el polo de la identificación es el que en verdad dirige: porque su deseo hace aparecer el objeto del deseo. El objeto de la identificación coincide con el objeto de la agresión. Esto es perjuicio del tercero. El objeto del deseo no surge de la pulsión sino del deseo del Otro.

Condición erótica quiere decir las propiedades exigidas al objeto para que el objeto se torne apto para el goce. Lo importante de las condicione eróticas es el carácter compulsivo y de todo o nada de la condición. La condición determina lo que se torna apto para disparar el deseo y el goce del sujeto con respecto al objeto. Si esa condición no se da, el sujeto esta como trabado.

Displacer se interpreta por su contrario, y así el disgusto hay que interpretarlo como resultado de las barreras que el sujeto se pone para acceder a sus propios objetos de goce. Tanto disgusto como displacer son formaciones reactivas. Indican el afecto contrario al de la conducta. Las formaciones reactivas son apariciones masivas de lo reprimido a traves de su contrario. El disgusto supone placer, significa que el goce que proporcionaría la relación con el objeto esta obturado, hay una represión. Por ejemplo, el rechazo, el disgusto, la vergüenza, son afectos negativos, son deseos en forma negativa y actitudes pasivas frente al objeto. Pero la verdad del disgusto es el placer; la verdad de la vergüenza es el exhibicionismo, que es activo.

Loading ... Loading ...

El goce aparece en relación con las condiciones eróticas, porque las condiciones eróticas son las que determinan las propiedades del objeto para que el objeto se torne apto para el goce, no para el deseo. El goce es el usufructo real del objeto. Si el deseo pertenece al subjuntivo, el goce pertenece al indicativo.

El placer hay que oírlo como un principio conservador, relacionado con la homeóstasis en la relación, con el intercambio equilibrado de presiones. El placer seria que la exigencia del objeto o la tensión frente al objeto no fuera ni demasiado alta, ni demasiado baja. Podemos pensarlo como un principio conservador aristotélico, puesto que la ética de Aristóteles es una ética del término medio.

XI. Freud contra Jung

Jung construyo un sistema simbolista idealista, que trataba de describir los acontecimientos reales de la sexualidad del niño como construcciones ulteriores de la vida del adulto. Como si el adulto a posteriori inventara la sexualidad infantil, que no habría existido en realidad. El niño de Jung es un niño inocente, mientras que el niño de Freud no lo es.

En la interpretación junguiana se asciende hacia los arquetipos y la relación sexual se disuelve. En Freud, la interpretación apunta hacia la relación primitiva sexual en la triangulación edipica. La sexualidad infantil, profundamente edipica, para Freud tiene que ser real. Para Jung, son solo construcciones de los adultos.

Si veo ciertas formas y las entiendo como manifestaciones de una verdad preexistente, esto es la base de todo sistema idealista. Se trata de lo que se debería llamar el discurso del amo. El teórico detenta el saber, está cerrado, porque solo hay manifestaciones de formas ya constituidas. Se obtura la historia y la constitución de esos objetos marcados por las condiciones eróticas, los objetos del goce. No puede hacerse su historia porque no hay sexualidad infantil.

La articulación fundamental en el hombre es lo simbólico, no las formas, no los arquetipos en el sentido junguiano, sino lo simbólico como lugar donde se articula la estructura significante y nos remite a esta sexualidad articulada en relación con el falo donde lo que hay son faltas de objeto. El analista es el lugar donde el paciente deposita el saber.

Loading ... Loading ...

XII. Consecuencias de la castración

Freud hablaba de otra peculiaridad en la elección de objeto, que es la de ciertos tipos que se enamoran de prostitutas, en una preferencia por el objeto degradado moralmente; degradado en tanto apto para el goce, igual degradación que sufre el objeto cuando solo se toma una parte de él, parcialización del objeto, en el sentido de que es solo una parte del objeto lo apto para el goce.

La condición que se repite está basada en el siguiente juicio: “Si es capaz de hacerlo con un hombre, lo hace con todos. Ella no es mi madre, es una puta”. El niño se niega a aceptar que los mayores tienen relaciones sexuales. Cuando llega a aceptarlo, aun sigue sosteniendo que la madre no y, cuando acepta que la madre también, todavía es mayor la herida narcisista, porque hay otro objeto del deseo de la madre, un objeto que no es el mismo. Entonces hace ese razonamiento. Pero como la madre es modelo de toda elección ulterior de objeto, esto es determinante. Esta aparición de la madre puta cumple la condición de defender narcisisticamente al sujeto porque niega la identidad de la madre y preserva la ilusión fálica.  El objeto de goce es una consecuencia de una defensa narcisista exitosa. Esta operación constituye casi por sí misma la definición del objeto fetiche; un objeto que cumple cierta condición como modelo de elección erótica y que es además, ciertamente, un objeto en el sentido fuerte del término.

El pasaje del momento biológico al momento de la constitución libidinal del objeto, se produce por medio del apoyo o apuntalamiento de la pulsión sobre las funciones de autoconservacion. La tendencia cariñosa, apuntalada sobre el modelo del objeto de la primera dependencia, sobrevaloriza el objeto; mientras que la tendencia sexual degrada el objeto por una operación de estructura y por las propiedades de la tendencia pulsional, el objeto del deseo aparece en cierto modo como degradado. Las dos tendencias no se concilian. El objeto del deseo no se concilia con el objeto del amor. Lo que debe hacer un psicoanalista no es promover objetos de amor, sino dejar expresar los objetos del deseo. Porque los objetos del amor pueden en verdad aplastar los objetos del deseo, y es causalmente por eso que el sujeto enferma.

Loading ... Loading ...

La pulsión es siempre parcial -está siempre referida a objetos parciales-, en el sentido de que cuando aparece lo hace sobre el fondo de una caída de la función biológica, considerada como una totalidad. Las zonas erógenas son zonas de auto-contacto, que no sirven desde el punto de vista de la función biológica. Esa imagen de Freud de los labios besándose a sí mismos (chupeteo) –en el nenito, como origen de la zona erógena, como bordes que se tocan- muestra como se origina la sexualidad a partir del apoyo. Como necesariamente el objeto de la pulsión es un objeto de nada, esta pulsión que no lleva a ningún lado y que se sostiene mal, se apoya en los lugares donde nostálgicamente el cuerpo “recuerda” que hubo un objeto.

Descarga Articulo en Word
SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

1 Comentario

  • Me parece muy importante el analisis que Masotta hace del deseo y del goce pero no es muy claro en la cuestion del trabajo de genero ya que el esta haciendo referencia al padre como soporte del deseo del hijo y no de la hija y esto cambia la perspectiva dl enfoque,autores como Castoriadis no plantean el edipo desde la tesis del deseoy prohibicion delhijo por la madre sino desde la perspectiva de sujeto social, la totetimacion viene a representar en este caso a un sujeto atravezado por la intitucion social o como el lo refiere por el imaginario social intituyente y no clasicamente se ha postulado.

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

29 septiembre, 2011 10:19

Ensayo breve sobre La Perversión

21 septiembre, 2011 11:10

¿Como armar una Biblioteca Perversa?

Otras Noticias

  • MasoquismoPerversiónPsicoanálisisPsyko PatologiasSadismo El Psicópata y El Perverso

    El Psicópata y El Perverso

    La canallada y los canallas de nuestro tiempo Juan Pablo Mollo El texto comienza con una referencia de Lacan sobre la canallada: “proponerse como Otro del Otro para manipular el deseo de los demás”, para ubicar, seguidamente, su forma contemporánea: el sistema evaluativo. Posteriormente, se establece una correlación entre la posición canalla con la noción de psicopatía y su distinción con la posición perversa. Finalmente, se proponen algunas figuraciones contemporáneas posibles de pequeños y grandes canallas: dirigentes, predicadores, el político … [SEGUIR LEYENDO]

  • GrupalTerapias "Psi" Entre la hendidura y el encierro, Marcelo Percia.

    Entre la hendidura y el encierro, Marcelo Percia.

    Un delgado rayo de luz o hendidura para poner en marcha una transformación. Creo que en eso piensa Lacan cuando sugiere que para el pasaje de un significante a otro es necesario suponer el significante –hendidura!- del nombre del padre. ¿Qué se pone en marcha? Un escape que no termina. Un deslizamiento que no se agota… [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria

    Anorexia-Bulimia: Parte XIII

    El discurso capitalista es la supresión de la dimensión de la falta. No hay en efecto en este discurso – en esta forma histórica de lazo social – objeto perdido, sino reciclaje constante del goce en un sistema -aparentemente sin perdida…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Histeria La Falicización de la Vagina

    La Falicización de la Vagina

    Ahora las mujeres se la miden. También se la comparan (en el anonimato de la web) para ver quien la tiene más mejorcita y atractiva. “Al revés” del hombre, pareciera ser que la vulva “debería lucir siempre joven”, así se pueden vender las micro bikinis y micro calzitas sin adquirir el diagnostico de “Trastorno por vulva deforme. Código DSM-IV: F29 [298.9]). Lacan ya nos anticipó que el goce masculino no escapa a la histeria femenina y parecería que muchos de ellos no se atreven a pasar al Otro goce… … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La Angustia en la obra de Freud: III parte

    La Angustia en la obra de Freud: III parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) ¿Cuándo vuelve a retomar Freud su teoría de la angustia? Cuando se enfrenta con el caso del pequeño Hans. El pequeño Hans es un historial publicado en 1908, cuyo análisis, había sido llevado unos meses atrás por el padre de Hans. No nos vamos a meter mucho en las particularidades de este historial, si en la teoría que en … [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsiquiatríaPsyko Patologias Clinica de Las Psicosis: “La Perdida de La Realidad”

    Clinica de Las Psicosis: “La Perdida de La Realidad”

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. La música de las Psicosis: Disonancias, Contrapuntos, Equilibrios. Leonardo Leibson La “pérdida de la realidad” y su construcción Freud propuso para la psicosis una lógica en dos tiempos, de los cuales el primero constituye la enfermedad y el segundo el intento de curación. Lacan retomara esta lógica, acentuando que con respecto a la psicosis “el problema no es el de … [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaHisteriaNeurosis ObsesivaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsicosomáticaPsyko Patologias Conceptos Psicoanaliticos

    Conceptos Psicoanaliticos

    El cuerpo no es algo primario; sino que se construye. Esto significa que no nacemos con un cuerpo acabado, tal como el que tenemos. Para hacer un cuerpo hace falta un organismo vivo, la carne y los huesos, pero además hace falta una imagen que se adicione…. [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaMasoquismoPerversiónPsyko PatologiasSadismo Neurobiología del Psicópata (VI parte)

    Neurobiología del Psicópata (VI parte)

    Semiología Psiquiátrica y Psicopatía NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA Dr. Eduardo A. Mata Neurofisiológicos Desde hace tiempo se ha argumentado que la baja respuesta cortical puede ser una causa determinante de comportamiento criminal. Aunque estas teorías no han estado inicialmente dirigidas a explicar la violencia, una variedad de fuentes indican que los ofensores violentos, en particular, pueden ser corticalmente bajoalertables. El alerta reducido se lo supone vinculado con la búsqueda de sensaciones; como consecuencia, a esta teoría se la analiza conjuntamente con … [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaDSM-IVPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria

    Otros Trastornos de la Conducta Alimentaria

    El Trastorno por ingesta compulsiva (denominado “binge eating”) se caracteriza por atracones recurrentes, en ausencia de la conducta compensatoria inapropiada típica de la bulimia nerviosa. El Video a continuación es un impactante ejemplar de esto:… [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaPsiquiatríaPsyko PatologiasTerapias "Psi"Trastornos del Ánimo Terapia cognitiva de la distimia y de los Trastornos Bipolares

    Terapia cognitiva de la distimia y de los Trastornos Bipolares

    Keegan, E.: “Escritos de psicoterapia cognitiva”. Parte III  (Terapia cognitiva de los trastornos mentales). Eudeba, año 2007, Buenos Aires. Resumen: Terapia cognitiva de la distimia: Uno de los desafíos clínicos que plantea la distimia es su inicio temprano. Mientras que el paciente que padece un trastorno depresivo mayor recurrente cuenta con la posibilidad de comparar su estado presente con un bienestar previo, el paciente distímico usualmente no tiene ese punto de referencia. En virtud de esto, es habitual que las … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Los tres tiempos lógicos del Complejo de Edipo – por Jacques Lacan

    Los tres tiempos lógicos del Complejo de Edipo – por Jacques Lacan

    “Lacan hizo un gran esfuerzo a lo largo de su enseñanza para ubicar a los padres del Edipo más allá del mito, en una lógica. Al seguir su derrotero, la perspectiva, que parece inicialmente complejizarse, se despeja finalmente, desmalezando nuestra practica de prejuiciosas intuiciones”. Flesler. … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaPsyko Patologias Trastornos Fóbicos: Agorafobia, Fobias Sociales, Fobias específicas y Trastorno de Ansiedad Generalizada

    Trastornos Fóbicos: Agorafobia, Fobias Sociales, Fobias específicas y Trastorno de Ansiedad Generalizada

    Vallejo Ruiloba, J. y Gastó Ferrer, C.: “Trastornos afectivos: Ansiedad y depresión”. Parte 1: Ansiedad (Cap. 2, 3 y 4). Parte 2: Depresión (cap. 12, 13 y 19). Editorial Masson. España. Trastornos Fóbicos: Las fobias son miedos que se consideran patológicos en función de su intensidad y anacronismo. Marks (1969) sistematizo el estudio y la clasificación de las fóbicas, destacando cuatro características definitorias que las distinguían del resto de los miedos normales: El miedo era desproporcionado a la situación que … [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria ANOREXIA EN LA TV

    ANOREXIA EN LA TV

    Cuando hablamos de anorexia vera, de tipo melancólico, estamos en el terreno de las psicosis. Aquí la anorexia-bulimia funciona como un pasaje al acto en cuotas. El sujeto reducido a puro desecho, objetalizado, sale de la escena, con lo cual el Otro y el sujeto desaparecen; solo por consecuencia lógica el Otro es agujereado, cavado y mostrándose en falta…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisVoyeurismo

    Cine y Psicoanálisis

    A partir de la conjunción entre cine y psicoanálisis se analizan los alcances de la posición inevitablemente voyeurista del espectador cinematográfico y su relación con la crítica feminista. Desde una perspectiva lacaniana se atiende a la función de la imagen tanto en la intrincada relación mirada – productor y espectador, como en la discusión de lo que se conoce como el régimen especular del cine. Tras estas re-visiones teórico-estéticas se abordan -finalmente- las construcciones de las fantasías en el film noir de los 90′…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La angustia en la obra de Freud: VI parte

    La angustia en la obra de Freud: VI parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Vamos a tomar para la elaboración de la tercera versión de Freud sobre la angustia, fundamentalmente dos textos, “Inhibición, síntoma y angustia” del año 1926, y la segunda conferencia que da sobre la angustia, en 1933, que en realidad no la da, sino que la escribe, ya que Freud tenía el cáncer de mandíbula muy avanzado y no podía hablar, … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Mas allá del Principio de Placer (IV parte)

    Mas allá del Principio de Placer (IV parte)

    Mario Fischman: “Lectura de Lacan del Fort-da. Seminarios II y VII. Índice razonado de los Escritos” en Puntuaciones Freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992.   Resumen: Este sujeto en tanto efecto del significante da cuenta de lo que va a ser el aforismo de Lacan de esta primera época. Aforismo central que es: el inconsciente está estructurado como un lenguaje. Lacan dice que la … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introducción al psicoanálisis: III parte

    Lecciones de introducción al psicoanálisis: III parte

    Masotta, O.: “Lecciones de introducción al psicoanálisis” Ed. Gedisa, Barcelona, 2006. III. Lapsus y querer decir. Comunicación y comprensión. El significante. El chiste es modelo. Cuando Freud quiere introducir a su audiencia al concepto psicoanalítico por excelencia, el inconsciente, no lo hace hablando sin más de la represión de la sexualidad, sino que trata de mostrar las lagunas del discurso inconsciente, llama la atención más sobre fenómenos de palabras que sobre las cuestiones del sexo. Sin embargo, se lo ve: … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La Angustia en la obra de Freud: Ultima parte

    La Angustia en la obra de Freud: Ultima parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Me gustaría introducirlos, en el problema de la angustia en la enseñanza de Lacan. Lacan tiene dos definiciones de la angustia: La primera dice que “la angustia es la señal ante el deseo del Otro” y la otra definición dice, “la angustia aparece cuando falta la falta”. Ambas definiciones parecen contradictorias, porque si la angustia es la señal ente … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Pulsion y Deseo en la obra de Freud: II parte

    Pulsion y Deseo en la obra de Freud: II parte

    PULSIÓN Y DESEO EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia Dictada el 3 de octubre de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Les pido que desde hoy lean muchas veces, las página 557 a 559, de  La Interpretación de los Sueños, donde Freud se va a ocupar de explicar que es un deseo inconciente. Comienza preguntándose por qué el inconciente sólo puede prestar la fuerza necesaria para el cumplimiento de deseo. Por qué sólo puede aportar la fuerza y no … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía Una paciente tóxica (un caso clínico de adicciones – abordaje psicoanalítico)

    Una paciente tóxica (un caso clínico de adicciones – abordaje psicoanalítico)

    UNA NEUROSIS EN SUSPENSO (DEL ESTRAGO AL SÍNTOMA) Marcelo Mazzuca y Carolina Zaffore     La práctica del psicoanálisis nos fuerza hacia un movimiento continuo que avanza del caso a la teoría, retornando en espiral nuevamente sobre la experiencia. El siguiente material clínico nos servirá para seguir interrogando algunos aspectos de las toxicomanías ya planteados en nuestra comunidad de trabajo. En esta oportunidad, la respuesta que el tóxico puede brindarle a un sujeto frente a la coyuntura de la elección … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomaníaTrastornos Narcisistas No Psicoticos Narcisismo y Deficit

    Narcisismo y Deficit

    Fenichel dijo que el origen y naturaleza de la adicción no reside en el efecto químico de la droga sino en la estructura psicológica del paciente que busca en el consumo los efectos de satisfacer el arcaico anhelo oral que es al mismo tiempo sexual, una necesidad de seguridad y de conservación de la autoestima (se percibe la droga como protección narcisista)…. [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias El caso Joyce: Síntoma y Sinthome

    El caso Joyce: Síntoma y Sinthome

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Síntoma y Sinthome. (Fabián Schejtman) Joyce, el síntoma Si algo define a la cadena borromea es que en ella se trata de al menos tres eslabones que se sostienen juntos sin valerse para ello de la interpenetración. Soltando cualquiera de los anillos, los otros también se soltaran, ya que se mantienen enlazados por obra, únicamente, del tercero, que viene a ser cada … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko Patologias Mas Allá del Principio de Placer (VII parte)

    Mas Allá del Principio de Placer (VII parte)

    Juan Carlos Cosentino: “Capítulo IV de Mas allá del principio de placer” en Puntuaciones Freudianas de Lacan: Acerca de Mas allá del principio de placer. Compiladores: J.C. Cosentino y D.S. Rabinovich. Ed. Manantial, Buenos Aires, 1992. Resumen: La protección antiestimulo: los sueños traumáticos Freud destaca para la neurosis traumática dos rasgos: el centro de gravedad de la causación se sitúa en el factor de la sorpresa, en el terror (es necesario sorpresa y consecuentemente terror para que se produzca una … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" Donald Winnicott: El Valor de las Primeras Entrevistas

    Donald Winnicott: El Valor de las Primeras Entrevistas

    Winnicott, Donald: “El valor de la consulta terapéutica”, en Exploraciones psicoanalíticas II. Paidos, 1991. Apuntes del Texto: El aprovechamiento de la primera entrevista, o de las primeras entrevistas: No diría que un análisis cabal es siempre mejor para un paciente que una entrevista psicoterapéutica. El tratamiento psicoanalítico a menudo deja intacta la sintomatología por un periodo durante el cual las repercusiones sociales pueden complicar infinitamente la cuestión; por otra parte, dicho tratamiento quizás exija apartar al niño de un hogar … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsiquiatríaPsyko Patologias Deprivación, Delincuencia y Tendencia Antisocial

    Deprivación, Delincuencia y Tendencia Antisocial

    Winnicot, D: “Deprivación y delincuencia” Segunda Parte, Cap. 14; La tendencia antisocial. Paidós, Bs.As, 2005. Cap. 14: La tendencia antisocial [Trabajo leído ante la Sociedad Psicoanalítica Británica el 20 de junio de 1956] La tendencia antisocial se puede estudiar tal como aparece en el niño normal o casi normal, en quien se relaciona con las dificultades inherentes al desarrollo emocional. He observado como fracasan en el psicoanálisis de los niños antisociales los analistas de cualquier orientación. El psicoanálisis solo tenía … [SEGUIR LEYENDO]