SyP Viernes, 29 de Agosto
4 diciembre, 2010 19:45 Imprimir

La elaboración Lacaniana de la Neurosis Obsesiva: El caso del Hombre de las Ratas (IV parte)

La agresividad del obsesivo debe entendérsela no como un impulso en bruto para destruir al otro, sino que está formulada verbalmente, articulada en un anhelo de muerte. Se trata del deseo de la muerte del Otro, y aun de la demanda de muerte del Otro. De este modo, la ambivalencia obsesiva queda planteada, en términos de demanda, como una demanda de muerte del Otro y una demanda de amor que va en el sentido exactamente contrario, ya que el amor tiene el efecto de hacer existir al Otro.

Párrafos seleccionados del libro de Mazzuca, R., “Seminario: La elaboración freudiana de la neurosis obsesiva: 6. La elaboración Lacaniana”. - En Cizalla del cuerpo y del alma. La neurosis de Freud a Lacan, Berggasse 19, Buenos Aires, 2006.

La clínica de Lacan no es siempre la misma. Hay una primera clínica, al comienzo de su enseñanza, que produce un retorno a las estructuras freudianas: neurosis, psicosis, perversión. Es una clínica de las modalidades del deseo y de las estructuras subjetivas. Pero Lacan transforma sus categorías clínicas al final de su enseñanza. Junto con una nueva concepción del síntoma introduce la diferenciación entre síntoma y sinthome, y de este modo, se bosqueja una clínica de los goces y los tipos de síntoma. Llamamos a la primera clínica: clínica del deseo, es decir, del deseo insatisfecho (histeria), imposible (neurosis obsesiva) y prevenido (fobias). Son modalidades de constitución y funcionamiento del sujeto, modos de ser sujeto. En tanto el sujeto es efecto de la estructura. (Diagnosticar estructura psicótica no es equivalente a diagnosticar psicosis). La otra clínica, la del goce, es una clínica del síntoma en el sentido y definición que asume este concepto en la última parte de la obra de Lacan. La clínica del deseo es una clínica del sujeto y una clínica del Otro, puesto que el deseo se plantea siempre como social, en tanto el Otro forma parte de la estructura del deseo (el deseo es el deseo del otro). En la clínica del goce, por el contrario, el síntoma no es social, es autista. Esto nos lleva a distinguir síntoma de sinthome, entendiendo por sinthome cuando el síntoma esta puesto en una función de anudamiento que articula el goce autista en la relación con el Otro.

Tesoretito en la vía publica. Una muestra de Amor

La demanda y el deseo en la relación del sujeto con el Otro:

La agresividad del obsesivo debe entendérsela no como un impulso en bruto para destruir al otro, sino que está formulada verbalmente, articulada en un anhelo de muerte. Se trata del deseo de la muerte del Otro, y aun de la demanda de muerte del Otro. De este modo, la ambivalencia obsesiva queda planteada, en términos de demanda, como una demanda de muerte del Otro y una demanda de amor que va en el sentido exactamente contrario, ya que el amor tiene el efecto de hacer existir al Otro. Este es el callejón sin salida de la estructura obsesiva: es irresoluble; en la medida en que se trata de dos términos contradictorios se impone la lógica de la imposibilidad, la satisfacción de uno impide el cumplimiento del otro. Se trata de un movimiento de oscilación, de columpio. La demanda de muerte requiere ser formulada en el lugar del Otro, en el discurso del Otro. El hecho de que este Otro sea el lugar de la demanda implica en efecto la muerte de la demanda. La demanda no puede formularse sino con los significantes que existen previamente en el Otro, de allí que el sujeto dependa del Otro tanto para satisfacer la necesidad como para disponer de los significantes de la demanda. Esta imposibilidad en el registro de la demanda se reencuentra también en el deseo del obsesivo, cuando desea la muerte del Otro, ya que se dirige a destruir al Otro pero, estructuralmente, requiere del lugar del Otro para sostenerse como deseo.

¿Qué espera el obsesivo? La muerte del Amo. ¿De qué le sirve esta espera? Se interpone entre él y la muerte. Cuando el amo muerta todo empezara. El obsesivo no asume su ser-para-la-muerte, está en suspenso. Esto es lo que hay que mostrarle.

Este anhelo de muerte se combina con la posición temporal del obsesivo: la espera y la postergación. El obsesivo encuentra en el Otro a su amo y, como un esclavo, vive esperando su muerte. Esta posición de espera es una coartada del obsesivo para no comprometerse con su deseo. Evita el acto. La desviación hacia el pensamiento del gasto de energía destinado al actuar, constituye la esencia de la obsesión.

Creer que el impedimento proviene del Otro, no es el único medio que usa el obsesivo como coartada ante el deseo. También usa la creencia en su propia impotencia. Cultiva su impotencia: cree que no puede, para postergar su deseo, o para evitar encontrarse con el deseo del Otro. Y cuando este deseo es el deseo del Otro sexo, cultiva la sospecha de su homosexualidad. Las fantasías de homosexualidad en el obsesivo son siempre coartadas para aliviarse de la angustia en el encuentro con el deseo del otro en las relaciones con el Otro sexo. Tiene una función imaginaria de coartada exactamente en el mismo sentido que la espera de muerte del amo. Interpretarla en la cura como homosexualidad latente, y no como fantasma usado como justificación, es ya legitimarla y entrar en el juego de la coartada obsesiva.

Christopher Reeve quedo reducido al Batimovil, por su mala fortuna con los Caballos

La reducción del deseo a la demanda:

Otra manera de evitar el deseo del Otro, es reducir el deseo a la demanda. Hacerse pedir, ordenar, etc.; de ahí que el obsesivo viva pidiendo permiso y haciéndose autorizar por el Otro. O a la inversa, espera sus prohibiciones, y hace de la prohibición misma el objeto de su deseo. De este modo, resulta un deseo cuyo cumplimiento es imposible, pero no extinguido. Es su modalidad de sostener el deseo: un deseo a distancia para que ese deseo subsista. Se hace pedir por el otro y se ocupa en satisfacer la demanda del otro. Al obsesivo le encanta que le pidan, dice Lacan. Son distintas maneras de hacer existir o sostener a un Otro consistente. Porque el Otro es siempre inconsistente por desear, no se puede ser amo del deseo. Por eso el obsesivo puede ir más lejos, además de querer reducir el deseo del Otro a demanda, puede querer hacer que el Otro deje de desear.

El regalo y el desafío contribuyen a mantener consistente al Otro de la demanda. El desafío se relaciona con una conducta del obsesivo que es la hazaña o la proeza dirigida al reconocimiento del Otro. El rival imaginario no es el que cuenta, sino el Otro, el tercero, aquel para quien el sujeto actúa y al que, como espectador invisible, le ha sido adjudicado el papel de registrar la hazaña.

En el caso del hombre de las ratas, existe una cadena de las palabras, que Lacan ubica en el eje simbólico del esquema L: remite, por una parte, a la falta de fe que presidio el matrimonio de su padre (que hace resonancia en el plan matrimonial desencadenante de la neurosis), y por otra parte, al abuso de confianza con el camarada militar con quien el padre quedo en deuda por el dinero prestado y no devuelto (que hace eco en las vicisitudes de la imposibilidad del pago de los quevedos). Ambas, como mito individual, forman parte del texto del gran delirio de las ratas con que el sujeto llega a la consulta de Freud.

En el eje imaginario se reconocen las figuras idealizadas del padre y de la mujer, amados y odiados a la vez. Ambas cadenas se cruzan, y en la trama de los fantasmas se conjugan en una pareja de imágenes narcisistas, la sombra del padre muerto y el ideal de la dama de sus pensamientos.

Freud cuando interpreta apunta a la cadena simbólica y, al deshacer su eficacia, obtiene el resultado de hacer caer la trama imaginaria de la neurosis.

Mientras en la histeria se promueve el lugar del Otro como lugar del deseo, el obsesivo promueve la relación con el objeto como condición absoluta del deseo; el fantasma.

Vivir en un mundo hecho con significantes, tiene que ver con los actos: no hay otro cumplimiento del deseo que no sea en los actos, a menos que sea cumplimiento alucinatorio como en el sueño o una satisfacción fantaseada.

El objeto anal es el primer soporte de la subjetivación porque es aquello por lo cual el sujeto es requerido a manifestarse como sujeto, es decir, que tiene que entregar lo que es como resto irreductible a lo simbólico. Pero, para darlo en las condiciones adecuadas, tiene que comenzar por retenerlo, contra la acción de la necesidad y del goce de expulsarlo. De aquí que la forma plena del deseo en el nivel anal, surge como deseo de retener, y está ligada inicialmente a la inhibición de la función corporal y del goce que esta implica.

Este mismo desplazamiento del objeto anal como don, para detener al sujeto antes de la angustia de castración, se produce en la estructura obsesiva también en el nivel escópico bajo la forma de la imagen. Si el amor toma para el obsesivo esa forma exaltada de amor idealizado que representa una negación de su deseo, es porque él cree que lo que se ama de él es su imagen, que la da al otro.

SEGUIR LEYENDO

Deja tu comentario Facebook

Deja tu Comentario


29 julio, 2014 18:59

Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

5 diciembre, 2012 21:34

Localización subjetiva

29 julio, 2012 17:32

El caso Schreber 2.0

25 octubre, 2011 9:55

Cine y Psicoanálisis

29 septiembre, 2011 10:19

Ensayo breve sobre La Perversión

21 septiembre, 2011 11:10

¿Como armar una Biblioteca Perversa?

Otras Noticias

  • CienciasNeurociencias De una Copia Fiel

    De una Copia Fiel

    Copias eferentes y descargas corolarias Artículo extraido de la web: http://carmesi.wordpress.com/2011/04/13/copias-eferentes-y-descargas-corolarias/   Hace unos dias un coche que iba marcha atrás me atropelló aunque por suerte solo pasó su rueda por encima de mi pie, gracias a la intervención de un amigo que iba conmigo y logró empujarme “in extremis” salvé la rodilla de lo que amenazaba con ser un impacto seguro. Al cabo de 24 horas el pie se me puso morado por el pisotón y comenzó a dolerme (aunque no … [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaNeurociencias Adelantos sobre Epigenética

    Adelantos sobre Epigenética

    Creíamos hasta ahora, que nuestros padres y abuelos simplemente nos pasaban sus genes. Y punto. Que las experiencias que habían acopiado en sus vidas no se adquirían y se inutilizaban perpetuamente. Porque confiábamos en que los genes se transmitían inalterables de generación en generación. Sin modificaciones. Sin tocar el núcleo celular inmaculado. No habíamos arribado al conocimiento de la epigenética, de las epimutaciones … … [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurosis ObsesivaPsyko Patologias

    La Neurosis Obsesiva: El caso del Hombre de las Ratas (I parte)

    El conflicto de ambivalencia entre el amor y el odio hacia el padre, es en la neurosis obsesiva la base de la duda compulsiva y de la irresolución característica de la posición del obsesivo. “Si contra un amor intenso se alza un odio casi tan intenso como él, la consecuencia inmediata es una parálisis de la voluntad, una incapacidad de adoptar resolución alguna en cuanto a todos aquellos actos cuyo móvil haya de ser el amor.” La neurosis obsesiva tiende a hacer el mayor uso posible del mecanismo de desplazamiento para defenderse, en consecuencia la indecisión se extiende a toda la actividad del sujeto. Queda instaurado el régimen de la obsesión y de la duda…. [SEGUIR LEYENDO]

  • HisteriaNeurosis ObsesivaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias La Empatia en Las Neurosis. La Identificación Histérica

    La Empatia en Las Neurosis. La Identificación Histérica

    Mesa del Congreso AAP octubre 2008: La empatía en el psicópata, el perverso y el neurótico. La pseudoempatía del neurótico y la identificación histérica. Roberto Mazzuca Presentación En la distribución de temas de esta mesa me ha tocado ocuparme de la cuestión de la empatía en la neurosis. Me gustaría comenzar afirmando que, entre las diversas estructuras clínicas, la neurosis es aquélla que en mayor medida carece de la capacidad de establecer relaciones de empatía. Sin embargo, quien me ha precedido … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasToxicomanía Toxicomania y Psicoanálisis

    Toxicomania y Psicoanálisis

    Las propiedades farmacodinamicas no son condición suficiente pero sin duda necesaria para que exista toxicómano. Esa entrada en la toxicómana es el resultado de un encuentro entre la negación de la falta de objeto con la contingencia de ese real químico (flash-viaje-trance místico trascendental) que la droga provee. No es un objeto a través del cual la pulsión se satisface, es el objeto donde la satisfacción se produce, por eso es exclusivo y necesario…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Neurociencias Así funcionan las neuronas espejo

    Así funcionan las neuronas espejo

    Las neuronas espejo suponen la disolución de la barrera entre el yo y los otros por Vilayanur S. Ramachandran, Neurólogo, Director del Center for Brain and Cognition Una parte de nuestro cerebro está escaneando continuamente lo que el otro hace. Las neuronas responsables de ello son las denominadas «neuronas espejo», descubiertas por casualidad, como ocurre muchas veces en la ciencia. En la década de los noventa del siglo pasado, un equipo de investigadores dirigidos por Giacomo Rizzolatti estaba analizando el … [SEGUIR LEYENDO]

  • DSM-IVEsquizofreniaPsicosisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos Generalizados del Desarrollo Esquizofrenia de comienzo en la infancia

    Esquizofrenia de comienzo en la infancia

    Kaplan, H; Sadock, B: “Sinopsis de psiquiatría. Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica”, Caps. de Psiquiatría infantil: 49 (Esquizofrenia de inicio en la infancia) Octava Edición, Editorial Panamericana. ESQUIZOFRENIA DE COMIENZO EN LA INFANCIA Según el DSM-IV el inicio de la esquizofrenia se produce habitualmente entre los últimos años de la adolescencia y la mitad de los treinta, pero este trastorno puede aparecer tan precozmente como los cinco o seis años. Aunque las características son las mismas para niños que … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

    Myle Cirus & Justin Bieber 2014 Love Tour LATINOAMERICA

    Myle Cirus, Traducida al español como Mariela Claudia Cirus, oriunda de Glew, provincia de Buenos Aires. Tuvo más de un problema psiquiatrico en su trayectoria como estrella del pop & rock generación 2000 / 2014 y el ciberespacio no refugia a El Olvido…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (III parte)

    Clínica Psicoanalítica: Introducción a la Trenza (III parte)

    Ancla 2. Encadenamientos y Desencadenamientos I. Revista de la Cátedra II de Psicopatología. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Introducción de la Trenza. Fabián Schejtman. Reparaciones: Breve Síntesis Sintetizo, ahora, los órdenes de reparaciones propuestos antes de dirigirme ya a los casos clínicos. Las reparaciones pueden ser, entonces, hebras, broches, espirales o bucles. A su vez pueden plantearse en trenzas borromeas o no borromeas –es decir, neuróticas o psicóticas-. Y por fin, pueden ubicarse en el punto de cruce … [SEGUIR LEYENDO]

  • CognitivaTerapias "Psi" La Terapia Cognitiva (IV parte)

    La Terapia Cognitiva (IV parte)

    Keegan, E.: “Escritos de psicoterapia cognitiva”. Parte II (Introducción a la terapia cognitiva) . Eudeba, año 2007, Buenos Aires. Resumen: Emoción y cognición en terapia cognitiva: Contrariamente a lo que muchos legos creen, las emociones humanas no son innatas, sino adquiridas, construidas en la relación con los otros seres humanos que conforman la familia y la comunidad de esa nueva persona. Toda emoción entraña un color afectivo ligado a cierta respuesta fisiológica. Pero tanto el nombre de la emoción, como … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introducción al psicoanálisis: II parte

    Lecciones de introducción al psicoanálisis: II parte

    El niño, ese investigador incansable de cosas sexuales, nada quiere Saber de aquello mismo que motiva su investigación: la diferencia de los sexos. Esa relación al Saber, bien temprana, propia del sujeto infantil, es constitutiva de la sexualidad. En este sentido, por lo demás, la histeria es bien relevante para el psicoanalista: por definición hay que entender por “histérico” o “histérica” al sujeto incapaz de determinar el objeto de su tendencia sexual. ¿A quién amo, a él o a ella? ¿Qué quiere decir que sea yo mujer? Tal las preguntas básicas de la histérica…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos de la Conducta Alimentaria Anorexia-Bulimia: Parte IV

    Anorexia-Bulimia: Parte IV

    Se come siempre en la mesa del Otro, donde el comer no es simplemente aplacar el hambre sino que es además y sobre todo la asunción de las reglas de la convivencia, del estar juntos, del gusto, de la tradición familiar y cultural. Por eso las anoréxico-bulímicas rompen las reglas de convivencia…. [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisPsyko PatologiasTerapias "Psi"Trastornos Narcisistas No Psicoticos Trastorno Narcisista: Perfil clínico y Psicodinámico

    Trastorno Narcisista: Perfil clínico y Psicodinámico

    Fiorini, Héctor: “Perfil clínico y Psicodinámico del trastorno narcisista”, en Estructuras y Abordajes en Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos. Aires, Nueva Visión, 1998. Apuntes del texto: Las líneas tradicionales, de una psicopatología de las neurosis, de las psicosis y de las perversiones, han sido enriquecidas con estudios clínicos y psicodinámicos centrados en la indagación de formas de narcisismo patológico. Estas configuraciones han recibido, dada su diversidad, diferentes nombres: trastornos narcisistas de la personalidad, patologías de la identidad, del sí mismo (self), caracteres … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsiquiatríaPsyko Patologias Construcción de un Diagnóstico Multidimensional

    Construcción de un Diagnóstico Multidimensional

    Fiorini, Héctor: “Diferentes Niveles del Diagnóstico”, en Estructuras y Abordajes en Psicoterapias Psicoanalíticas, Buenos Aires, Editorial Nueva Visión, 1993. Una aproximación fecunda se apoya en la indagación de diferentes niveles del diagnostico. Esos diferentes niveles pueden desplegarse agrupándolos en diez categorías diagnosticas que pasamos a enumerar y especificar sumariamente: Diagnóstico Clínico: comprendemos aquí las categorías de la clínica psiquiátrica. Destacamos la importancia de tomar en cuenta este diagnostico, ya que del mismo se desprenden opciones estratégicas: medidas de continencia ambiental, … [SEGUIR LEYENDO]

  • AutismoPsiquiatríaPsyko PatologiasTrastornos Generalizados del Desarrollo Trastornos Generalizados del Desarrollo

    Trastornos Generalizados del Desarrollo

    Kaplan, H; Sadock, B: “Sinopsis de psiquiatría. Ciencias de la conducta. Psiquiatría clínica”, Caps. de Psiquiatría infantil: 41 (Trastornos generalizados del desarrollo) Octava Edición, Editorial Panamericana. TRASTORNOS GENERALIZADOS DEL DESARROLLO El DSM-IV define los trastornos generalizados del desarrollo como una alteración grave y generalizada de varias áreas de desarrollo como interacción social y comunicación, conductas estereotipadas, intereses y actividades. Estas alteraciones se apartan de lo normal al considerar el nivel mental y de desarrollo del individuo. Se incluyen en este … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psyko PatologiasTerapias "Psi"Toxicomanía Tratamiento en Adicciones

    Tratamiento en Adicciones

    Son pacientes que presentan asimismo graves trastornos en la esfera sexual. El estilo de su sexualidad, mas allá de la búsqueda del placer por efecto de la elación toxica, denuncia el predominio de las pulsiones parciales y una actividad erótica con prevalencia de determinadas zonas erógenas. La actividad sexual genital puede estar postergada, inhibida o directamente anulada…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Lecciones de introduccion al psicoanálisis: IX parte

    Lecciones de introduccion al psicoanálisis: IX parte

    Masotta, O.: “Lecturas de psicoanálisis. Freud, Lacan” 1ª ed. 7ª reimp. –Buenos Aires: Paidos, 2010. V. Identificaciones: En el estadio del espejo el sujeto se defiende de la atomización, de la indefensión, reprime los datos propioceptivos para alienarse en su unidad imaginaria. Se identifica a la unidad imaginaria guestáltica especular. Para Lacan esta es una matriz en la que se constituye el yo. El yo en su constitución sería el resultado de esa alienación que es defensa contra el cuerpo … [SEGUIR LEYENDO]

  • Anorexia-BulimiaPsicoanálisisPsyko Patologias Anorexia-Bulimia: Parte III

    Anorexia-Bulimia: Parte III

    La anorexia-bulimia ponen en causa el vacio (como un estomago recipiente a llenar o vaciar) pero no todavía el vacio como causa, como valor de falta. Es entonces el vacio, el fundamento del objeto y no el objeto que constituye el vacio. El vacio constituirá el fundamento del deseo del sujeto, la causa del deseo del sujeto…. [SEGUIR LEYENDO]

  • EsquizofreniaParanoiaPsicoanálisisPsicosisPsyko Patologias La clinica de Las Psicosis: I Parte

    La clinica de Las Psicosis: I Parte

    El analista ha debido pasar, en la experiencia de su propio análisis, por su fantasma, lo ha atravesado y ya sabe en carne propia que el sentido común no conduce a lo real, que el sentido común engaña, que quien se ata al sentido común permanece en la realidad de los fantasmas compartidos, los más comunes, los mas banales, los mas estériles…. [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteriaHisteria de AngustiaNeurasteniaNeurosis de AngustiaNeurosis ObsesivaPsicoanálisisPsyko Patologias La Angustia en la obra de Freud: Ultima parte

    La Angustia en la obra de Freud: Ultima parte

    LA ANGUSTIA EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD (Conferencia dictada el 7 de Junio de 2007 por el Lic. Gustavo Kroitor) Me gustaría introducirlos, en el problema de la angustia en la enseñanza de Lacan. Lacan tiene dos definiciones de la angustia: La primera dice que “la angustia es la señal ante el deseo del Otro” y la otra definición dice, “la angustia aparece cuando falta la falta”. Ambas definiciones parecen contradictorias, porque si la angustia es la señal ente … [SEGUIR LEYENDO]

  • PsicoanálisisTerapias "Psi" ¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica? (II parte)

    ¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica? (II parte)

    Fiorini, Héctor y otros: “¿Qué hace a una buena psicoterapia psicoanalítica?”, en Psicoanálisis, focos y aperturas, Psicolibros, Montevideo, 2001. Apuntes del Texto: Actitudes negativas del terapeuta para un buen desarrollo del proceso analítico: En este punto es necesario señalar los riegos de ser un terapeuta cerrado. Y creo bueno tener presente un trabajo de J. Haley muy aplicable cuando el analista queda absorbido por una teoría y no está abierto a su experiencia con los pacientes. Algunos riesgos en las … [SEGUIR LEYENDO]

  • FobiaHisteria de AngustiaPsicoanálisisPsyko Patologias Histeria de Angustia o Fobia

    Histeria de Angustia o Fobia

    La designación «histeria de angustia»; se la propuse al doctor W. Stekel cuando emprendió la exposición de los estados neuróticos de angustia (1908), y espero que adquiera carta de ciudadanía. Ella se justifica por el pleno acuerdo entre el mecanismo psíquico de estas fobias y el de la histeria, salvo en un punto, pero un punto decisivo y apto para establecer la separación: Y es este: la libido desprendida del material patógeno en virtud de la represión no es convertirla, no es aplicada, saliendo de lo anímico, en una inervación corporal, sino que se libera como angustia…. [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis Construcción de los Conceptos Psicoanalíticos: Fantasma y Deseo

    Construcción de los Conceptos Psicoanalíticos: Fantasma y Deseo

    Osvaldo Umérez.: Deseo – Demanda. Pulsión y Síntoma.  JVE Ediciones – Colección Psiqué, 1999, Bs. As. Primer Seminario: “El deseo y la Demanda en la dirección de la cura” 26 y 27 de septiembre de 1997. Segunda Charla: Sacar al sujeto del “yo deseo” quiere decir hacerlo sujeto, y esta es la primera operatoria del análisis. Sin esta operatoria no hay análisis. La operatoria que ubica a un sujeto en el análisis es la que lo saca de la ubicación … [SEGUIR LEYENDO]

  • Psicoanálisis La trama del síntoma y el inconsciente: VI parte

    La trama del síntoma y el inconsciente: VI parte

    Schejtman, F.: “La trama del síntoma y el inconsciente”. Serie del bucle, 2006, Bs. As. Nudos    Se trata, en lo que sigue, de acompañar un tramo de esa búsqueda Lacaniana, el que se extiende entre los Seminarios 22 y 23, y que conduce a Lacan a plantear como necesario el anudamiento borromeo de cuatro consistencias: a agregar a lo real, simbólico y lo imaginario, “sus tres”, el síntoma -como se sabe, con una nueva grafía: “sinthome”- como una cuarta … [SEGUIR LEYENDO]

  • BiologíaMasoquismoPerversiónPsiquiatríaPsyko PatologiasSadismo Neurobiología del Psicópata (III parte)

    Neurobiología del Psicópata (III parte)

    Semiología Psiquiátrica y Psicopatía NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA Dr. Eduardo A. Mata Buschsbaum y Silverman desarrollaron una técnica para comparar los componentes de potenciales evocados tempranos. Este componente PE representa la reacción cortical temprana que ocurre entre 100 y 140 ms después del estímulo. Los individuos que muestran una amplitud marcadamente incrementada de los PE como función de un estímulo crecientemente incrementado (curva positiva), son llamados aumentadores, en tanto que aquellos que muestran poco incremento o aún disminución en la amplitud … [SEGUIR LEYENDO]